(Tiempo de lectura: 3 min)

Grandes marcas especializadas en las ventas minoristas cayeron en quiebra entre 2018 y 2019, como Sears y Toys-R-Us, por ejemplo. 

En 2020, con la catástrofe que ha generado en las economías la pandemia de coronavirus, se sumaron muchas más. 

De acuerdo a un cálculo publicado por la cadena CNBC, con datos de BDO, en los Estados Unidos cayeron en la quiebra 36 comercios minoristas relevantes.

Entre ellas, la cadena de grandes almacenes más antigua del país. Se trata de un récord comparable con lo ocurrido en la crisis de 2009.

Minoristas en aprietos

Antes de la pandemia, muchos de esos retailers ya estaban al borde de la debacle, pero si tenían alguna oportunidad de sobrevivir, la crisis de salud del Covid-19 terminó por sepultarlos.

Los confinamientos (obligatorios u optativos) implementados desde marzo para frenar la propagación del virus se fueron prolongando y muchas de las tiendas que estaban en problemas, y que no vendían alimentos o artículos esenciales, no pudieron sobrevivir. 

Los minoristas que habían iniciado el año 2020 ya en una situación muy difícil, se vieron mucho más golpeados.

Se quedaron sin liquidez y sus ventas cayeron sin freno.

El desastre económico golpeó tanto a las marcas estadounidenses como a las franquicias internacionales, sin distinción. Y las que pudieron sobrevivir, están atravesando procesos de reestructuración inéditos.

El 58 por ciento de los minoristas que se declararon en quiebra en 2020 (hasta agosto) sumaban más de 110 millones de dólares en activos. El dato de BDO es alarmante.

En la lista están compañías tradicionales como Neiman Marcus, JC Penney, Ascena-Retail y TailoredBrands.

FMI: la economía mundial sufrirá el peor golpe desde la Gran Depresión por el coronavirus

Qué pasó

La pandemia aceleró algunas tendencias que ya se habían insinuado en la industria, como el crecimiento exponencial del comercio digital. Aquellas marcas que no estaban preparadas han sido las más perjudicadas.

Los hábitos de los consumidores también cambiaron. En especial, modificaron las prioridades de los artículos que quisieron comprar. Y lo peor, de forma abrupta, por lo que muchas de las empresas no han podido adaptarse.

Por ejemplo, las ventas de ropa cayeron drásticamente, ya que trabajar desde los hogares, sin vestirse muy bien, se convirtió en la norma.

En cambio, los consumidores han buscado comprar cosas para entretenerse en sus casas, como bicicletas y rompecabezas.

Esto ha beneficiado en gran medida a empresas como Amazon, Walmart y Target, que tienen sólidos negocios en línea y venden un poco de todo.

Amazon

Ventas de fin de año

Las ventas navideñas están siendo un punto clave. Muchas marcas, si no venden bien hasta finales de diciembre, directamente desaparecerán. 

Las fiestas de Navidad son siempre un momento decisivo para los minoristas de todo el mundo (Estados Unidos incluido), pero este año lo serán más que nunca.

El lado positivo de todo esto es que el sector minorista está en un punto de inflexión en su historia y quienes lo sepan aprovechar obtendrán una gran ventaja. 

J.C. Penney

J.C. Penney es una de las marcas que elevó su pedido de quiebra en 2020 en los Estados Unidos. Al momento de la presentación, tenía 845 tiendas declaradas.

Después de más de un siglo en el negocio y una caída de ventas de varios años, J.C. Penney solicitó la protección por bancarrota a mediados de mayo.

Agobiada por una enorme deuda, la compañía estaba luchando mucho antes de la pandemia, pero la crisis del Covid-19 exacerbó sus problemas.

Penney empleaba a unos 89 mil trabajadores en febrero de 2020 y luego de la declaración cerró 145 tiendas. 

En diciembre, los activos fueron comprados por Simon Property y Brookfield-Asset Management, después de meses de negociaciones

Igualmente, el futuro de Penney depende de que los compradores vuelvan a los centros comerciales en busca de vestidos, zapatos y bolsos.

Neiman Marcus

Neiman Marcus fue otra de las marcas de alto perfil que cayó en bancarrota en los Estados Unidos en 2020. Fue en mayo, en el inicio de la pandemia.

Si bien la interrupción sin precedentes causada por el Covid-19 fue fatal para la firma, también le ha brindado la oportunidad de reinventar su plataforma.

Como parte de su reestructuración, Neiman cerró numerosas tiendas, incluida una enorme tienda en Nueva York que apenas estuvo abierta durante un año.

Durante los próximos tres años, la compañía espera destinar más de 155 millones de dólares para invertir en sus tiendas.

Neiman tiene la idea de aprovechar el fuerte repunte del mercado de lujo, ya que los consumidores de altos ingresos han seguido gastando en ellos mismos lo que no invierten en viajes y otras actividades sociales.

GNC, el fabricante de suplementos vitamínicos y para la salud con sede en Pittsburgh, Estados Unidos, también se presentó en bancarrota en 2020.

A los pocos meses, el juez de la quiebra autorizó la venta a Harbin Pharmaceutical Group, con sede en China, por 780 millones de dólares.

A través de una enorme reestructuración y con la venta aprobada, GNC ha optimizado su presencia online, mejorado su posición financiera y ahora está mejor posicionada para satisfacer la fuerte demanda de los consumidores de productos de salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here