(Tiempo de lectura: 3 min)

Europa ya tiene luz verde para su segundo paquete de medidas para hacer frente a la Covid-19. Los gobiernos de Alemania y Francia, encabezados por Angela Merkel y Emmanuel Macron, acordaron ayer un fondo de 500.000 millones de euros para reconstruir la economía del viejo continente.  La propuesta de las dos potencias europeas necesitará la aprobación de la Comisión Europea, el Parlamento europeo y el resto de países miembro, pero supone un gran avance para la solidaridad entre países de la Comunidad.  El fondo de 500.000 millones propuesto por Merkel y Macron supone el 3% del PIB de los países miembro de la Unión Europea.

De hecho, el fondo de 500.000 millones propuesto per Merkel y Macron iría dedicado a los países más damnificados por la Covid-19, especialmente Italia, España y Grecia. Según el presidente francés Emmanuel Macron, la propuesta “supone una respuesta económica fuerte que permitirá luchar contra el desempleo en las regiones más vulnerables de Europa”, con clara alusión a los países del sur del viejo continente.  Por su parte la Canciller alemana, Angela Merkel quiso remarcar el “esfuerzo colosal” que supondrá este fondo de 500.000 millones. De esta forma, la propuesta de Merkel y Macron, a la espera de ser validada por las instituciones de la Unión Europea, se sumaría al plan de 540.000 millones de préstamos que acordaron los ministros de economía del Eurogrupo en abril.

La mutualización de la deuda, la gran novedad

Tras semanas de reuniones entre los dos ejecutivos europeos, la propuesta lanzada ayer para hacer frente a la Covid-19 contempla novedades con respecto a las propuestas anteriores. Quizás, la más llamativa es el mecanismo de mutualización de la deuda. Un mecanismo que, hasta ahora, había contado con la oposición de la CDU, el partido de Angela Merkel. El fondo propuesto por Merkel y Macron de 500.000 millones de euros se financiaría a través de la Comisión Europea. Así pues, sería la propia Comisión Europea la encargada de conseguir este dinero en los mercados para luego inyectarlo en las economías europeas.

ARTÍCULO RELACIONADO

Invertir en bolsa guía

Invertir en bolsa con éxito: Los 4 pasos cruciales para ser un gran inversor

Invertir en bolsa es una actividad que siempre ha estado rodeada de una aura de cierto misticismo e inaccesibilidad. Muchas veces la cultura popular...

De esta forma, la propuesta de Merkel y Macron se asemeja cada vez más a los famosos “coronabonos” reclamados por países como España, Italia o Portugal. De hecho, el mecanismo de financiación contempla la creación de deuda compartida a escala europea. Sin embargo, presenta ciertos matices con la propuesta de los “Coronabonos” Por una parte, la medida será catalagoda de “excepcional”  y delimitado durante el período de crisis sanitaria. Y, por otra parte, el acceso al fondo supone aceptar el compromiso de “aplicar políticas económicas sanas y un programa de reformas ambicioso”. A pesar de que la propuesta todavía está a la espera de ser detallada, se puede entrever una serie de requisitos que los gobiernos de la Unión Europea deberán cumplir para poder acceder al fondo.

En todo caso, el acuerdo entre Merkel y Macron para crear un fondo de 500.000 millones se asemeja más a la propuesta del primer ministro francés que no a la de la Canciller alemana. De hecho, Macron ya había reivindicado la necesidad de redistribución de recursos entre el norte y el sur.

El gobierno español celebra la propuesta de Merkel y Macron

Las reacciones de los estados miembro a la propuesta de Merkel y Macron no se hizo esperar. Y fue generalmente aplaudida por los estados miembro del sur. En el caso español, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, se congratuló de la propuesta de las dos potencias europeas. “Se trata de un acuerdo verdaderamente importante, no sólo porque es un acuerdo entre Alemania y Francia, sino también porque va muy en la línea de lo que habían defendido España e Italia” aseguró Calviño.

También desde Italia se acogió con buenos ojos la propuesta de Merkel y Macron de crear un fondo europeo de 500.000 millones de euros para la reconstrucción del viejo continente.  Así, el gobierno italiano manifestó ayer a través de un comunicado que la propuesta “representa un buen paso hacia adelante que va en la dirección solicitada por Italia desde un principio para dar una respuesta común ambiciosa a la pandemia”.  Sin embargo, el ejecutivo italiano añade que la creación del fondo europeo se deberá complementar y “hacer más consistente en el marco del presupuesto europeo”.

Preocupación por el exceso de deuda de la Zona Euro

A pesar de que la propuesta presentada puede ser un gran alivio para las economías más daminificadas por la Covid-19, la gran preocupación en el sí de la Unión Europea sigue estando en la sostenibildiad de la deuda de los países miembro. De hecho, según las previsiones de la propia Comisión Europea, el déficit público europeo pasará del 0,6% del PIB en 2019 hasta el 8,5% en 2020. Un déficit que podría ser aún mayor en función de la evolución de la pandemia.  Y ante un contexto en el que todavía se arrastraban niveles de deuda generados por la crisis de 2008, el escenario no es muy alentador.

Según sus últimas previsiones, Bruselas asegura que la deuda en la Zona Euro se enfilará hasta el 102,7% al finalizar el 20020. Y en el caso de los 27 Estados Miembro, el nivel de deuda rozaría el 100% del PIB (98,8%).  Se tratan de uno niveles de deuda jamás vistos en la Unión Europea. Y lo más preocupante es la evolución sistemática que vive el nivel de deuda desde hace más de una década. De hecho, el nivel de deuda de la Zona Euro en 2008, antes del estallido de la crisis económica y financiera, se situaba en torno al 60% del PIB de la Comunidad. En doce años este nivel se podría ver doblado. Unas cifras jamás vistas en la Unión Europea y que preocupa la sostenibilidad de la deuda europea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here