(Tiempo de lectura: 3 min)

Daimler, propietaria de Mercedes-Benz, tomará una fuerte participación en el fabricante de automóviles británico Aston Martin.

Según lo confirmó la semana pasada, el fabricante de automóviles alemán aumentará su presencia en la propiedad de Aston Martin durante los próximos tres años: del 2,6 por ciento al 20 por ciento, ocho veces más.

Con este movimiento, Aston Martin tendrá acceso pleno a las tecnologías y componentes de Mercedes-Benz, incluidos los sistemas de propulsión híbridos y eléctricos de nueva generación.

Aston Martin no está pasando un buen momento económico y financiero, más allá de las complicaciones derivadas del coronavirus. 

Así es, la marca de vehículos más utilizados por el legendario agente secreto británico James Bond está teniendo dificultades desde antes de la pandemia, al no poderse adaptarse a las nuevas tendencias de la industria automotriz.

Otras marcas de lujo europeas supieron antes como asegurarse una cuota de mercado en ese segmento, algo que Aston Martin no parece haber encontrado.

En problemas

Hay que recordar que la compañía salió a la bolsa en octubre de 2018 y desde entonces sus acciones perdieron las dos terceras partes de su valor. Ha sido un verdadero desastre.

Mercedes, líder entre las marcas de automóviles de lujo, logró que un ex directivo de esa compañía, Tobias Moers, se convirtiera en el jefe de Aston Martin a mediados de 2020 y, ahora se conoció que la compañía alemana tomará más participación en la firma inglesa.

De acuerdo con la confirmación oficial, Mercedes-Benz pasará de tener el 2,6 por ciento actual hasta el 20 por ciento, pero no será inmediato, sino de forma progresiva hasta finales de 2023.

El acuerdo permitirá a ambas empresas tener un intercambio de piezas y tecnología. En rigor, esto existe desde 2013, pero ahora será mucho más fluido.

En un comunicado, el presidente y máximo accionista de Aston Martin, Lawrence Stroll, dijo que se trata de un “gran paso adelante” para la marca y de una “consolidación de la asociación a largo plazo con Mercedes-Benz AG”.

Ventajas de Mercedes

Entre otras ventajas, la compañía alemana tendrá derecho a nombrar a un director no ejecutivo para la junta de Aston Martin una vez que se haya producido el primer tramo de aumento de participación.

Aston está entregando por estos días su primer vehículo deportivo utilitario, el DBX. 

Días atrás, en su informe contable del tercer trimestre fiscal de 2020, reportó pérdidas por 33 millones de euros, frente a una ganancia de 48 millones de euros del mismo periodo de 2019.

Los ingresos en el mismo lapso de tiempo cayeron a la mitad: 137,7 millones de euros.

Aston Martin tiene como objetivo un gasto de capital anual de 277 millones a 332 millones de euros por año desde ahora y hasta mediados de la década.

En cuanto a la producción de vehículos, espera producir unas 9.900 unidades por año, con ingresos de alrededor de 2.215 millones de euros y beneficios ajustados de 554 millones de libras. Este último número, no antes de 2024.

Está mejor, pero falta

La mayor presencia de Mercedes en Aston Martin es una buena noticia para las acciones de la marca inglesa. 

Ya en agosto, cuando se dijo que Moers reemplazaría a Andy Palmer como CEO de Aston Martin, los papeles de la compañía británica subieron alrededor de un 40 por ciento en la Bolsa de Valores de Londres en un sólo día, para luego estabilizarse en alrededor de un 20 por ciento más.

Al mismo tiempo, Keith Stanton, director de fabricación de Aston Martin, fue nombrado director de operaciones para ayudar al presidente de la compañía, Stroll, durante la transición.

La reorganización se produjo después de que Stroll, un multimillonario canadiense, se convirtiera en presidente de Aston Martin en marzo al inyectar 600 millones de euros en efectivo para salvar a la compañía.

Uno de los problemas más graves que tendrá Aston es la caída de las ventas de artículos de lujo producto de la incertidumbre por la pandemia de covid-19.

La firma de investigaciones especializada en la industria automotriz, IHS Markit, dijo en un reporte de septiembre de este año que las ventas de vehículos en todo el mundo disminuirán un 22 por ciento en 2020, hasta menos de 70 millones de unidades.

El retroceso estará liderado por una caída de aproximadamente un 28 por ciento en los Estados Unidos.

Aún no hay confianza en Aston Martin

Más allá de todo el esfuerzo por lograr lo contrario, los inversores siguen sin estar convencidos del esfuerzo de reestructuración de Aston Martin.

Aunque repuntaron con la llegada del ex Daimler, las acciones de la firma británica siguen muy abajo de las expectativas de una marca que esperaba igualar en cotización al fabricante de automóviles italiano Ferrari.

La venta de automóviles de lujo en el mundo están lideradas por Mercedes-Benz, que vendió 2,3 millones de unidades (datos de 2018), seguida por BMW y Rols-Royce, que en el mismo año comercializaron 1,9 millones de vehículo.

En el tercer puesto está la alemana Audi, con 1,8 millones; y cuarta, Lexus, con 698 mil vehículos vendidos en 2018.

Más atrás, Jaguar, Land Rover y Volvo.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here