(Tiempo de lectura: 3 min)

Mercadona, la más grande cadena de supermercados en España, culminó el 2020 con una facturación de 26.932 millones de euros. En comparación al 2019, el aumento fue del 5,5%. Además, obtuvo un beneficio récord de 727 millones de euros, un 17% más. 

Pese a la pandemia de COVID-19, Mercadona generó puestos de trabajo y sumó 5.000 empleados más a sus filas. Al cierre del año pasado, la empresa contabilizó un total de 95.000 trabajadores en plantilla. Específicamente, tiene 93.300 en España y 1.700 en Portugal. 

De este modo, Mercadona es la compañía que más empleo crea en España. Se ubica por encima de El Corte Inglés, cuya nómina cuenta con 90.000 trabajadores, casi el 4% del total del país. Las 1.639 tiendas de la cadena permanecieron abiertas, pues la alimentación es un sector esencial. No obstante, Mercadona perdió medio punto de cuota de mercado, el cual se ubica actualmente en 26,4%, debido a la falta de turistas. 

La inversión en 2020 fue de 1.500 millones. Dicho monto incluye los 409 millones en primas que se repartió a los empleados al inicio de la pandemia y los 200 millones gastados en medidas de seguridad. 

Por otro lado, Mercadona el año pasado duplicó las ventas en línea y generó ingresos a través de ese canal. Sin embargo, esto solo representa el 1% del total de ventas. Según el presidente de la compañía, Juan Roig, ha sido el mejor año de gestión de Mercadona. 

Mercadona al inicio de la pandemia

Roig explicó en una rueda de prensa semipresencial en Paterna, Valencia, cómo vivió Mercadona la pandemia durante las primeras semanas. En aquel entonces, la empresa hizo 11 comités extraordinarios en un mes, en los que se tomaron “muchas decisiones valientes y otras impopulares”.

En total, fueron tomadas 100 medidas de protección a los empleados y clientes, de aforo, de limpieza, entre otras, las cuales tuvieron un costo de 200 millones de euros. “Se llegó a la conclusión de que salud y economía es como respirar y comer, el ser humano necesita primero respirar y luego comer. La salud es muy importante pero la economía también y en orden de importancia son iguales, aunque secuencialmente primero va la salud”, dijo el presidente de Mercadona.

Por otro lado, debido a la crisis, Mercadona suspendió el servicio de “listo para comer” poco tiempo después de su lanzamiento. También fue interrumpido el servicio online, debido a la gran cantidad de pedidos, y se redujo el horario de las tiendas. Igualmente, la empresa le dio una prima de reconocimiento a los trabajadores “por el compromiso” y se creó un call center atendido por 60 sanitarios de Mercadona para los empleados con síntomas o dudas. 

Además, Juan Roig detalló que el 14 de marzo, fecha en la que se decretó el estado de alarma, hubo que comprar mascarillas a un precio de 1,57 euros para los 95.000 trabajadores. 

“No sabíamos a qué nos estábamos enfrentando y las autoridades tampoco sabían cómo solucionar los graves problemas de la pandemia e iban tomando las decisiones sobre la marcha y como sabían. Lo único que hicieron bien es que nos declararon sector esencial “, señaló. 

El presidente de Mercadona considera que la situación económica en España será complicada, pues su principal motor, el turismo, está parado. También cree que los sectores más afectados necesitan ayudas. “Nosotros desde Mercadona no vamos a pedir ayudas, porque queremos seguir invirtiendo y tener agilidad”.

Desarrollo a pesar de la crisis

A pesar de la crisis sanitaria, Mercadona creció en 2020 y planea seguir expandiéndose. Gracias a una inversión de 170 millones, la sección de listo para comer estará en 850 tiendas. Por su parte, el servicio en línea ya cuenta con 1.400 personas en plantilla entre Barcelona, Valencia y Madrid. En total, ha facturado 176 millones de euros en estas tres zonas. 

“En estas zonas tenemos la mejor página web. Hoy vendiendo online Mercadona gana dinero”, ha dicho el presidente de la compañía. Las ventas online en estas ciudades alcanza el 4% del total.

Respecto a Portugal, Mercadona tiene 1.700 personas en plantilla, 20 tiendas y el año pasado creó 800 nuevos empleos. La facturación de estos establecimientos se ubica en 186 millones de euros.

El aporte de Mercadona supone el 2,2% del PIB español, mientras que pagó 1.933 millones de euros en impuestos el año pasado. Además, el presidente de la empresa destinó 70 millones de euros de sus dividendos a “reactivar la economía en la Comunidad Valenciana y España”. Este año subirá su contribución hasta los 100 millones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here