(Tiempo de lectura: 3 min)

La llamada medicina espacial ha dado un pequeño pero significativo paso hacia adelante en un evento ocurrido a principios del 2020. Según informan médicos de la NASA, un astronauta tripulante de la Estación Espacial Internacional fue exitosamente diagnosticado y tratado a distancia. Este astronauta desarrolló un coágulo de sangre en una vena del cuello que fue atendido usando esta medicina espacial.

El equipo de investigación de la agencia espacial no reveló el nombre, edad o sexo del astronauta. Sin embargo, dijo que el miembro de la tripulación de la EEI desarrolló una trombosis asintomática (coágulo de sangre) en la vena yugular. Esta es la vena principal que drena la sangre desde el cerebro hacia el corazón.

En este caso espacial, el poder de la telemedicina fue la herramienta que se usó en este tratamiento de medicina espacial. Desde una cabina en la Estación Espacial Internacional hasta el consultorio del médico en la Tierra: el recorrido de este exitoso suceso.

De haber pasado el hecho en la Tierra, el caso se habría podido remediar rápidamente en la sala de emergencias más cercana. Pero la logística que se necesitó para hacerlo en el espacio fue mucho más complicada. Así lo dijo el equipo de médicos que incluyó al Dr. James Pattarini del Centro Espacial Johnson de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Houston. Otra integrante del equipo, la Dra. Serena Aunon, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Louisiana en Baton Rouge, destaco la importancia del hecho.

¿Cómo se detecto el coágulo de sangre?

Con las constantes planificaciones que se hacen para enviar humanos a la Luna y, eventualmente, a Marte, el tema médico es un permanente dolor de cabeza. Los largos períodos de exposición a la ingravidez representan un reto para los médicos. Estos ya están aprendiendo a tratar dolencias desde la tierra, a pesar de que estas ocurran en el espacio exterior.

En este caso en particular, los médicos, al informar los detalles del incidente, reconocieron que se tuvieron que superar numerosos desafíos logísticos y operativos. En este episodio de medicina espacial, las decisiones médicas tuvieron la participación de múltiples agencias espaciales.

Según los médicos, el descubrimiento del coágulo de sangre del astronauta fue cuestión de pura suerte. El miembro de la tripulación fue sometido a un estudio de investigación vascular que incluyó exámenes intermitentes de ultrasonido de los vasos sanguíneos.

Hay que decir que el astronauta no mostró síntomas típicos de bloqueo de las venas, ni dolor de cabeza ni enrojecimiento facial. En la vena yugular se detectó una prominencia durante un examen físico. Un ultrasonido posterior de seguimiento confirmó el coágulo.

Un desenlace feliz

Relataron los médicos que intervinieron en este caso que, inicialmente hubo muchas discusiones de telemedicina con el personal médico en la Tierra. Se decidió entonces que el astronauta sería tratado con el diluyente de sangre enoxaparina (Lovenox). Este medicamento forma parte del equipo médico de la estación espacial.

La dosis posteriormente se redujo para que el astronauta alargara las existencias del tratamiento hasta que otros anticoagulantes pudieran ser enviados a la estación espacial. Cuarenta y dos días después del descubrimiento del coágulo, se realizó un cambio en los medicamentos, de enoxaparina a apixaban (Eliquis).

El coágulo se redujo lentamente durante meses de tratamiento. Sin embargo, el flujo sanguíneo a través de la yugular no había regresado a la normalidad. Esta situación se mantuvo, incluso tres meses después del tratamiento.

Cuando el astronauta finalmente regresó a la Tierra, y a la gravedad normal, el flujo sanguíneo en la yugular volvió a la normalidad. En consecuencia, el tratamiento fue suspendido. Luego de 10 días después de aterrizar, el coágulo había desaparecido.

Enseñanzas para la medicina espacial

El suceso, en opinión de los expertos, ofrece una nueva visión de la forma en que las condiciones de gravedad cero podrían comprometer el flujo sanguíneo. El coágulo del astronauta era una forma de trombosis venosa profunda. Sin embargo, hasta ahora se conocía que estos coágulos se forman con mayor frecuencia en las piernas. Así lo señaló el Dr. Craig Greben, jefe de radiología intervencionista de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York.

Al parecer, la ingravidez que experimentan los astronautas durante las misiones espaciales puede ser otra causa no estudiada de TVP (Trombosis Venosa Profunda). Esto requiere una investigación muy rigurosa, porque puede ser silenciosa y fatal. Todos los viajes espaciales en el futuro podrían estar amenazados, dijo Greben.

Esta aseveración tuvo el apoyo de La Dra. Maja Zaric, cardióloga adscrita al Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. Zaric recalcó que, en este caso, el astronauta estaba en peligro real por el coágulo.

El tamaño del coágulo de sangre y su proximidad al corazón podría haber puesto al miembro de la tripulación en peligro. El coágulo podría haber viajado al corazón causando embolia pulmonar, o extendiéndose hacia la cabeza y las venas cerebrales, dijo Zaric.

Zaric también señaló que los ultrasonidos realizados en otros miembros de la tripulación confirmaron que las condiciones de gravedad cero tiene efectos adversos. Estas pueden cambiar la dinámica del flujo sanguíneo.

En esencia, la gravedad es clave para el flujo sanguíneo saludable. Sin ella se da un movimiento de retroceso y avance dentro de los vasos, dijo Zaric. El equipo de médicos afirmó que la supervivencia del astronauta fue un tributo a la medicina espacial coordinada. Sin embargo, el caso presenta un nuevo reto a los vuelos espaciales.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here