(Tiempo de lectura: 3 min)

Grifols, la compañía farmacéutica española, encadena 16 meses de caídas en la cotización bursátil. En un contexto poco favorecedor por el incremento de las materias primas, el bajo precio de sus acciones se erige como el principal reclamo para invertir y conseguir retornos a medio y largo plazo.

La multinacional española especializada en el sector farmacéutico Grifols ha recibido la aprobación de la autoridad federal alemana (BaFin) para llevar a cabo la OPA sobre su competidora Biotest. La luz verde de supervisión financiera permite a Grífols hacerse con la compañía alemana. Biotest es una empresa especializada en el desarrollo de medicamentos en el campo de la hematología y en la gestión de centros de plasma. La adquisición por parte de Grífols, que llevaba meses estudiándose, ahora está a punto de hacerse realidad.

La luz verde de la autoridad alemana permite a Grífols informar a la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) de la viabilidad de la operación. Según ha informado la compañía catalana, la información ya ha sido enviada al supervisor bursátil español. La oferta de Grifols consistirá en la compra de acciones a todos los accionistas de Biotest. Unas acciones que se han cifrado en un valor de 43 euros para las ordinarias, y 37 euros para las preferentes.

La aprobación de la autoridad federal alemana llega un mes después que Grifols lanzara una oferta para adquirir 1.1000 millones para adquirir Tiancheng, la empresa que controla el 90% de las acciones ordinarias de Biotest. Las previsiones de la compañía calculan que el proceso de aceptación final se alargará hasta el 4 de enero de 2022. Según la compañía, la adquisición de Biotest será estratégica para incrementar y diversificar su acceso al plasma. Un acceso que la compañía quiere utilizar para reforzar su posición de liderazgo en la red global integrada de centros de plasma en Estados Unidos, Europa, China y África.

Grífols: más de un año perdiendo valor en bolsa. ¿Es buen momento para invertir?

La compañía farmacéutica catalana, a pesar del incremento de su negocio, ve cómo su valor en bolsa encadena más de 16 meses de pérdidas. El impacto de la Covid-19 en las cotizaciones de la empresa fueron devastadores. En 2020 Grifols cerraba el año con una caída en bolsa del 23,5%. Una caída que durante el primer semestre de 2021 se atenuó, pero no se revirtió. En los últimos seis meses de 2021, las acciones de Grifols acumulan una caída de cerca del 12%. Pero, ¿por qué en un contexto de pandemia una compañía del sector farmacéutico como Grífols pierde valor?

El primer motivo lo encontramos en la caída sin precedentes de las ventas de Grifols durante el cuarto trimestre de 2020. La facturación de la empresa cayó un -3,8% interanual, afectando directamente sobre su EBITDA y beneficio neto. Los expertos vinculan esta caída a dos fenómenos clave. Por un lado, el aumento del coste de la recogida de plasma, y por otro la incapacidad de Grifols de aprovechar el incremento de inversión sanitario realizado por la Covid-19.

Respecto al incremento del precio de la recogida de plasma, se trata de un fenómeno que se ha consolidado en los últimos años. Según los analistas de Bankinter este fenómeno “impactará negativamente sobre los márgenes a futuro” de la empresa. Por ese motivo, la adquisición de Biotest por parte de Grifols puede ser el inicio de una nueva etapa por la compañía, y hacer incrementar la confianza de los accionistas.

La desilusión ante el fármaco de Grifols contra la Covid-19 desincentiva la inversión

Por otro lado, la compañía de análisis bursátil JP Morgan asegura que Grifols no supo beneficiarse del incremento en la inversión en el sector farmacéutico que genero la crisis de la Covid-19. Los ensayos de Grifols de un fármaco contra el coronavirus todavía no han dado sus frutos. Una apuesta de la compañía que no salió bien y que ha echado para atrás a muchos inversores.

Los bajos precios de las acciones de Grifols, una apuesta arriesgada que puede dar sus frutos

 

En todo caso, parece que el principal reclamo de Grifols para los inversores, actualmente se encuentra en el precio de su acción. Según Morningstar, Grifols se encuentra entre las 26 compañías europeas atractivas para invertir por sus buenos precios. De este modo, según Morningstar, Grifols se encuentra actualmente “infravalorada”. Una valoración que, de confirmarse, haría pensar en un incremento paulatino del valor de sus acciones a medio y largo plazo. Entre el grupo de 26 compañías infravaloradas según la compañía de valoración, también se encuentra Profesgur.

A esto se le debe sumar el incremento del beneficio neto que consiguió Grifols en el primer trimestre del año. La compañía anunció un incremento de su beneficio del 22%, llegando a una cifra total de 267 millones de euros. Pero a pesar de la recuperación de la farmacéutica catalana, los inversores siguen siendo recelosos. Grifols sigue siendo el segundo valor más bajista del IBEX35. Y los analistas no ven una recuperación a corto plazo. Según las previsiones realizadas por Morningstar y Deutsche Bank, el precio real de la acción de Grifols se podría encontrar un 2% por debajo de lo que marca el IBEX35. Un análisis que no antoja una recuperación inmediata de la cotización de la compañía.

Los analistas piden cautela a la hora de invertir en Grifols y alertan que algo no está funcionando en la estructura de la empresa. Sin embargo, la caída del último año y medio en una farmacéutica como Grifols le da margen para crecer a medio y largo plazo. Los motivos por apostar por Grifols en estos momentos se quedan cortos ante la desconfianza del sector. Sin embargo, puede ser una inversión arriesgada, pero productiva, a medio y largo plazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here