(Tiempo de lectura: 2 min)

La compañía de indumentaria deportiva Lululemon anunció la adquisición de Mirror, la startup creadora del espejo inteligente para hacer ejercicios en el hogar.

La compra se hará efectiva en la segunda parte del año por un monto de 500 millones de dólares, según informó la propia empresa de ropa de deportes.

El kit más popular de Mirror consta del espejo y de una app con rutinas físicas que se comercializa actualmente a casi 1.500 dólares.

El acuerdo se produce justo cuando todo lo relacionado con el entrenamiento en el hogar tiene una gran demanda.

La pandemia de Covid-19 limitó drásticamente la movilidad de la gente y las posibilidades de los gimnasios de ofrecer sus servicios, lo que literalmente “paralizó” la actividad física de miles de millones alrededor del mundo.

La solución para muchos fue (y sigue siendo) el desarrollo de actividades físicas en sus casas, con el uso de equipamiento como el producto que vende Mirror.

Una oportunidad de negocio

Según Calvin McDonald, director ejecutivo de Lululemon, “la compra de Mirror es una oportunidad para construir sobre la visión de mejorar nuestras capacidades digitales e interactivas y profundizar nuestras raíces en la vida deportiva”.

Lululemon ya había invertido en Mirror. Fue en 2019, cuando le confió 34 millones de dólares a la startup con base en Nueva York para que siguiera desarrollando su exitoso producto.

Además de Lululemon, Mirror recaudó un total de 74,8 millones de inversores como Point72 Ventures, Spark Capital, First Round Capital, Lerer Hippeau y BoxGroup. Karlie Kloss y el fundador de Creative Agency y Kevin Huvane.

La startup que será propiedad de Lululemon, fundada en 2016 por un ex bailarín de ballet profesional, vende pantallas montadas en la pared y conectadas a Internet.

También ofrece una membresía mensual de 39 dólares, y en plena pandemia se convirtió en una alternativa muy popular al gimnasio entre consumidores de alto poder adquisitivo.

Lo mejor está por venir para las marcas deportivas

La compra de Mirror demuestra que a pesar de la crisis derivada del coronavirus, las compañías están viendo que luego de superado el problema habrá un creciente interés por la actividad física.

La decisión de Lululemon de ampliar su negocio en lo que bienestar se refiere está en línea con la opinión del CEO de Adidas, Kasper Rorsted, que en mayo dijo que a pesar de la situación actual, la industria de artículos deportivos resurgirá en el mediano plazo a partir de Rorsted dio el ejemplo de lo que pasó en China luego del confinamiento más estricto: la gente salió a hacer deportes y, por supuesto, a comprar Adidas.

Lululemon y Mirror están tratando de capitalizar la crisis sanitaria. Si bien el confinamiento perjudicó las ventas en las tiendas físicas de Lululemon, su negocio en línea creció a medida de que el trabajo de los hogares alimentó la demanda de los clientes por ropa cómoda.

Las acciones de la compañía con sede en Vancouver, Canadá, se duplicaron desde los mínimos alcanzados en marzo, lo que le da una capitalización de mercado de 38 mil millones de dólares.

Los consumidores, confinados en sus casas y sin posibilidades de ir a los gimnasios, recurrieron a servicios como el de Mirror y de Peloton, otra de las marcas líderes. En este caso, pionera en bicicletas de entrenamiento conectadas a Internet.

McDonald dijo en la presentación de la intención de compra de Mirror que el mercado de los servicios de entrenamiento en el hogar está creciendo “exponencialmente”.

La compra llega justo en el mejor momento de Mirror, cuando la startup planeaba generar más de 100 millones de dólares en ingresos este año.

El servicio de su app ofrece clases de una amplia variedad de actividades, desde boxeo hasta meditación, y es utilizado por grandes celebridades, como Alicia Keys, por ejemplo.

Lululemon planea financiar la adquisición a través de una combinación de efectivo y créditos a baja tasa de interés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here