(Tiempo de lectura: 5 min)

La casi segura decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados de mantener las actuales cuotas de producción, impulsó los precios del petróleo comenzando la semana. El cártel petrolero y sus aliados iniciaron este lunes una reunión para discutir si mantienen o no los actuales recortes en la producción.

De esta forma, las pérdidas anteriores registradas en los precios del crudo fueron revertidas y los precios de recuperaron ligeramente en los mercados de Estados Unidos y Europa.

Las perspectivas sombrías del mercado petrolero mundial están influenciadas por los nuevos cierres pandémicos y el inesperado aumento de la producción OPEP en noviembre. La reacción de los mercados es una consecuencia de la percepción generalizada de que la organización optará por mantener los actuales niveles de bombeo durante un tiempo más.

Los países miembros de la la organización esperaban que a principios de 2021 se volviera a los niveles de producción del primer trimestre de este año. Tal como se acordó en la cumbre de la OPEP realizada en abril para recuperar los precios del crudo, luego del colapso sufrido al comienzo de la primera oleada de coronavirus.

Primeros efectos de las vacunas anticovid-19

A las 2:15 (GMT), los futuros del West Texas Intermediate subieron a $ 45,68 el barril (0,2%). Lo que representa un dólar más con respecto a la cotización del barril a media mañana de este lunes. Mientras que el marcador para Europa Brent bajó a $ 48,16 (0,2%), pero conservando aun la mayor parte de las ganancias obtenidas la semana pasada.

De esta forma, los precios del crudo nuevamente se acercan a los niveles anteriores a la pandemia. Esto es debido a los recientes anuncios de varias compañías farmacéuticas relacionados con la efectividad de varias vacunas contra el covid-19 y su pronta salida al mercado.

Aunque durante sus palabras de apertura de la reunión virtual de ministros de este lunes, el presidente de la OPEP, Abdelmajid Attar, comentó que “está claro que un despliegue global de vacunas llevará tiempo y su efecto probablemente comenzará a ser significativamente evidente en la segunda mitad de 2021″.

Attar agregó que los productores deben estar conscientes sobre la probabilidad de que las mismas condiciones del mercado de este año “continúen en el primer trimestre de 2021”. Así mismo, recordó que las expectativas de la OPEP es que este año cierre con una caída de unos 9,8 millones de barriles diarios en promedio.

Más covid y bloqueos = menos demanda

La nueva ola de coronavirus recorriendo el mundo y las medidas de bloqueo ordenadas nuevamente, han frenado la demanda. Sobre todo en Europa y América del Norte, las dos regiones más afectadas del mundo con nuevas infecciones.

La contracción de la demanda de crudo se hizo evidente durante el pasado fin de semana. En los días que siguieron a la Acción de Gracias se registró una fuerte caída del tráfico de pasajeros en Estados Unidos. Los aeropuertos vieron reducirse a la mitad el número de boletos vendidos en comparación con el año pasado. De 2.8 millones de pasajeros en 2019 la demanda descendió a solo 1.8 millones.

Sin embargo, la Asociación de Automóviles de América, tiene otra explicación. Señala que la mayor parte de la ausencia de pasajeros en los aeropuertos pudo haber sido porque la gente prefirió viajar por tierra en lugar de hacerlo en avión.

Varios ministros presentes en la reunión de la OPEP comentaron que todavía no hay consenso sobre los niveles de producción. La organización está debatiendo si se abre el grifo nuevamente como estaba previsto o se mantienen limitados en los siguientes meses.

Oposición a prolongar los recortes

El ministro de petróleo de Irán, Bijan Namdar Zanganeh, anticipó que no sería “una reunión fácil”. En declaraciones recogidas por la agencia de noticias SHANA, el ministerio de petróleo iraní reveló que varios países se oponen a extender el recorte de la producción y esto lo dificulta”.

Entre esos países están Irak, que ha logrado recuperar parte de su producción recientemente y los Emiratos Árabes Unidos. Además, ambos países son los mayores productores de la OPEP después de Arabia Saudita.

Los dos han manifestado su oposición a una mayor moderación de la producción junto con Kazajstán, un productor no OPEP. Pero, Arabia Saudita y Rusia (segundo y tercer mayor productor mundial) parecen estar de acuerdo en mantener los recortes.

Ambos productores a principios de año protagonizaron la guerra de precios que hundió los precios del crudo. La semana pasada los antiguos rivales se comunicaron para acordar una posición conjunta. El Kremlin publicó un resumen de la conversación telefónica entre el presidente ruso Vladimir Putin y el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

Los libios también juegan

El caso es que antes de la reunión llegaron informes sobre el aumento de la producción petrolera de la OPEP. Tal como se venía especulando, el bombeo de crudo libio aumentaría más rápido de lo previsto. Esto elevó la producción OPEP en más de 750 mil barriles diarios en noviembre.

Con este son cinco los aumentos consecutivos de producción de la organización este año. En noviembre los 13 países miembros de la OPEP produjeron en conjunto 25,31 millones de bpd. El aumento se debió mayormente al aumento de la producción de crudo en Libia a unos 700 mil bpd.

Datos de agencias de noticias, fuentes de la OPEP y compañías petroleras indican que la producción de crudo subió. El mínimo de producción estimada para junio fue de 22,69 millones. Este es el nivel más bajo de bombeo de la OPEP registrado desde la guerra del Golfo de 1991.

Algunos miembros del cártel como Arabia Saudita han mantenido su producción estable con respecto a octubre. Junto con Kuwait, pero no así Emiratos Árabes Unidos (EAU), que habría aumentado la producción de crudo en 90 mil barriles diarios.

Libia, que no está incluida en los recortes OPEP acordados, habría aumentado en un 102% la producción en noviembre. Mientras que otros dos países como Irán y Venezuela, exonerados del cumplimiento de cuotas de producción, también aumentaron.

La producción de crudo de Libia se ubicó de nuevo en 1,25 millones de bpd. Este es mismo nivel que el país tenía antes de que su puerto fuera bloqueado en enero. El caso libio plantea otro problema para los demás países de la OPEP en esta reunión de dos días (lunes y martes).

Falta de consenso y otras complicaciones para la Opep

Cualquier decisión que tomen los demás miembros de la OPEP + deberá tomar en cuenta la posición y la producción libia. El productor árabe dijo que no se someterá a las cuotas y los recortes OPEP por ahora. Lo hará cuando haya logrado estabilizar su producción en 1,7 millones de bpd.

La búsqueda de consenso para mantener las actuales cuotas y fortalecer los precios del crudo se está complicando. La Opep tiene por delante el desafío del aumento de la producción de Libia y otros países. En un momento en que las previsiones en torno a una mayor demanda de petróleo en el corto plazo luce incierta.

El aumento de los contagios de coronavirus y los bloqueos pandémicos le están dificultando las cosas al cártel. Sin embargo, el mercado tiene la expectativa de que la organización extienda los actuales recortes de 7,7 millones de bpd al menos tres meses más.

Exxon es pesimista sobre aumentos de precios del crudo

Desde el punto de vista de las compañías petroleras privadas, tampoco las perspectivas de aumento de la demanda son buenas. Exxon Mobil Corp. recortó sus perspectivas de subida de los precios del crudo para la próxima década.

Así lo indican algunos documentos internos de la empresa publicados por The Wall Street Journal. Las expectativas de precios futuros del crudo en los próximos siete años del gigante petrolero son de entre un 11% y un 17%.

En un ejercicio de planificación financiera realizado en otoño, Exxon consideró que los efectos de la pandemia se prolongarán. Por otro lado, la industria tendrá que lidiar con una mayor competencia con otras fuentes de fuentes de energía renovable.

Con una producción creciente de coches eléctricos y mayores regulaciones para las emisiones, el futuro del petróleo parece incierto. Ya no son solo los precios, sino la propia de los combustibles fósiles durante la próxima década.

Exxon suele no publicar sus opiniones relacionadas con los precios de los productos básicos. A pesar de que algunos inversores han tratado de que la empresa cambie esta política. Argumentan que esta información es necesaria para comprender mejor sus planes y el valor de los activos de la compañía a futuro.

Hace unas semanas atrás también la Agencia Internacional de Energía (AIE), había manifestado expectativas pesimistas sobre el crudo. Refiriéndose específicamente a las vacunas contra el coronavirus, la AIE dijo que estas no influirían en la demanda de petróleo en 2021.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here