(Tiempo de lectura: 3 min)

El plazo medio de pagos entre las empresas en España se incrementó en 2020 hasta los 77 días, de media. Así lo asegura el Informe sobre Morosidad publicado por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM). El informe, que realiza un estudio de los plazos de pago entre empresas en España concluye que en 2020 las facturas se pagaron, de media, con una demora de cuatro días más en comparación con el 2019.

Así pues, el informe señala un plazo de pago entre empresas 17 días superior a lo que establece la ley, que marca en 60 días el tope de pago que tienen, tanto las empresas como las Administraciones Públicas. De este modo, la PMcM alerta de un incremento de las dificultades de las empresas, tanto para pagar como para cobrar, lo que supone un incremento del riesgo de la morosidad. Según el informe, la ratio de morosidad se situó en 2020 en el 5,4%, un porcentaje significativamente superior al 3,1% registrado en 2019.

Y lo más preocupante del informe recae en la poca confianza de las empresas en contar con los cobros a tiempo. Según el informe, el 94% de los proveedores no exigieron una indemnización legal por costes de recobro en las facturas que cobraron a más de 60 días. Por otro lado, la mayoría de las empresas tampoco exigen los intereses de demora generados por el impago o el retraso en el pago. Según los datos de la encuesta, el 87% de los proveedores nunca o casi nunca exigen a sus clientes moros los intereses de demora, y al 62% de las empresas se les impone, como norma, plazos de pago superiores a lo que establece la ley.

El 65% de las empresas de España facturaron menos en 2020, según el informe de PMcM

Los datos del informe realizado por la Plataforma contra la morosidad muestran cómo los impagos y los altos plazos de pago afectan a la viabilidad de muchas empresas. Más concretamente, el informe constata que el 16% de las empresas de España considera que su negocio acabará siendo inviable si la actual situación de plazos de pago de sus clientes se prolonga en el tiempo.

Y al incremento de la morosidad se le debe sumar un hundimiento de la facturación en la mayoría de las empresas de España. Según los datos del informe, el 65% de empresas del país redujeron su facturación en 2020. Por el contrario, tan solo el 20% consiguieron incrementar sus ventas, mientras que un 15% mantuvieron un nivel de ingresos parecido al del año anterior.

Esta caída de la facturación también está vinculada al incremento de los plazos de pago entre empresas. La mitad de las empresas contaron con plazos de cobro más largos en 2020, en comparación con el 2019, mientras que tan solo un 1% aseguraron que en 2020 sus plazos de cobro con clientes se redujeron respecto al año anterior.

Los datos de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad sostienen que los datos de plazos medios de pago entre empresas de 2020 rompen la tendencia bajista registrada en 2019. Sin embargo, los datos todavía se encuentran lejos de los peores años para la morosidad en España, que se registraron en 2014 y 2015. En ese período los plazos medios de pago entre empresas llegaron hasta los 89 días de media.

Las grandes empresas, las que pagan más tarde

Entre las empresas que tardan más en pagar, el informe de la PMcM sostiene que son las grandes empresas las que tardan más en pagar. Al menos así lo aseguran el 50% de los encuestados en el informe de la plataforma contra la morosidad. En segundo lugar, se sitúan las pymes (que representan el 26%) y por último las micropymes y los trabajadores autónomos (24%).

La media de 77 días para cobrar una factura se puede disparar hasta más de los 90 días, en algunos casos. Más concretamente, el informe asegura que el 11% de las facturas realizadas en España en 2020 se cobraron a más de 90 días. El mayor grueso de pagos se sitúa entre los 60 y los 90 días, mientras que una minoría (el 41%) cumplen con la legislación vigente y pagan a menos de 60 días naturales.  El porcentaje de pagos a menos de 60 días se hunde hasta el 19% en el caso de los pagos realizados por grandes empresas.

La Administración pública tampoco cumple con la ley y paga a más de 70 días

Pero la morosidad y los largos plazos de pagos no se produce solo entre empresas del sector privado, sino que también se registra en el caso de las Administraciones Públicas. Según el informe de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, los organismos públicos pagaron sus facturas en un plazo de 77 días en 2020. Este plazo supone un incumplimiento flagrante de la legislación vigente por parte de las autoridades públicas. Un incumplimiento que, según los datos de la PMcM hace años que se produce en España. Y si bien en 2020 el plazo de pago a emprsas por parte de la administración pública se ha incrementado, siempre se ha situado por encima de los 60 días desde 2014.

Ante estas cifras, el informe asegura que existe un consenso mayoritario entre los empresarios del país para endurecer las sanciones a los impagos. Así, el 92% de los encuestados asegura que es necesario la implantación de un régimen sancionador para solucionar el actual problema de la morosidad. Pero el pesimismo se hace patente entre los empresarios de cara a los plazos de cobro durante este 2021. El 48% de los encuestados asegura que prevé plazos de pago más largos durante este año, en comparación con el 2020, mientras que el 50% cree que los plazos seguirán más o menos igual, y solo un 2% espera que se acorten los plazos de cobro.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here