(Tiempo de lectura: 4 min)

La crisis generada por el estallido de la Covid-19 tendrá un efecto directo, aunque no de forma inmediata, en las insolvencias de las empresas españolas. Así lo asegura el Consejo General de Economistas en el informe Atlas Concursal 2020 presentado hoy. El informe, elaborado por el órgano ‘Registro de Economistas Forenses (REFOR)’ del Consejo General de Economistas, calcula que el índice de solvencia para 2021 en España se podría situar cerca del 40%. Un porcentaje altísimo que superaría a la media de los indicadores internacionales, que cifran la solvencia media en el 35%.

Así, España está identificada como uno de los países donde más podría subir la insolvencia en 2021. De hecho, el Consejo General de Economistas alerta que el número de insolvencias en empresas previstas para 2020 podrían superar a los niveles del 2009, con el estallido de la crisis económica y financiera.

La entidad de economistas justifica estas previsiones por el hecho de la existencia de una moratoria concursal hasta finales de 2020. Una moratoria concursal que aprobó el Gobierno español en el mes de julio con el objetivo de evitar una avalancha de concursos de acreedores y un colapso de los juzgados mercantiles. De este modo, los economistas advierten que en 2021 se pueden ver reflejados los efectos de insolvencia en las empresas provocadas por el cese de actividad y el hundimiento de la facturación durante el 2020. Más concretamente, el Consejo General de Economistas prevé que la avalancha de insolvencias se empiece a ver en el segundo trimestre de 2021 debido a que es cuando hará un año de la solicitud de préstamos ICO por parte de miles de empresas. En este sentido, los economistas también advierten de un previsible “colapso” en los juzgados mercantiles.

El Consejo General de Economistas avisa de una “economía concursal sumergida”

El informe Atlas Concursal del Consejo General de Economistas asegura que los datos obtenidos no encajan con los obtenidos por otros países de la Unión Europea. En 2019, el informe detectó un total de 4.464 concursos de acreedores. Este número de insolvencias  de empresas suponía un incremento del 3% respecto a los datos de 2018. Sin embargo, las cifras de insolvencias en España se encuentran “notablemente” por debajo de otros países del continente europeo. Este desfalco entre las cifras de España y de otras potencias europeas lleva al Consejo de Economistas a temer una “economía sumergida concursal”. “Algo falla o hay una economía sumergida concursal. El número de concursos real es mucho mayor, pero no van por la vía del concurso de acreedores”, ha asegurado hoy Alberto Velasco, uno de los autores del informe, durante la presentación del Atlas Concursal 2020.

La posición del Consejo General de Economistas en relación a la solvencia de las empresas es radicalmente opuesta a la del Gobierno español. En este sentido, los economistas recomiendan a las empresas con problemas de solvencia acudan al concurso de acreedores “cuanto antes”. De hecho, los economistas avalan el concurso de acreedores como una herramienta para hacer reactivar a empresas con problemas contables estructurales o de liquidez. Por otro lado, los economistas alertan que, si bien la moratoria ha servido para evitar el colapso momentáneo de los tribunales, juega en contra de la viabilidad de las empresas con problemas. “Cuando acabe el año nos vamos a encontrar con compañías sin patrimonio, sin actividad y que irán directamente a liquidación”, ha advertido el secretario técnico del Registro de Economistas Forenses, Isaías González.

Las microempresas siguen liderando las tasas de insolvencia de España

El Atlas Concursal  del Consejo General de Economistas muestra como las microempresas siguen siendo las compañías mayoritarias en el ámbito concursal. Según los datos del informe, las micropyme suponen el 52% del total de concursos de acreedores realizados en España. Sin embargo, los datos del informe alertan de la poca fiabilidad de los datos debido a la posible “economía sumergida concursal”. Los poco más de 4.000 casos de concursos acreditados en 2019 distan mucho de los datos ofrecidos por países como Francia, Alemania o Reino Unido. Según asegura Europa Press, en 2019 Francia registró más de 52.000 concursos de acreedores, Alemania unos 20.000 y el Reino Unido más de 18.000. Incluso Portugal, con una población y dimensión mucho menor a la de España, registró en 2019 más de 5.000 concursos de acreedores.

En este sentido, todavía preocupa más los hundimientos en concursos de acreedores que se han producido en la primera mitad de 2020. Según los datos del Consejo General de Economistas, se ha producido un descenso del 28,7% en concursos de acreedores en España durante los primeros seis meses del año. En el caso de las personas físicas el hundimiento es todavía mayor y llega al 36,6%.

España será el país de la Unión Europea donde más crecerá la insolvencia de sus empresas en 2021. Según estimaciones internacionales, Estados Unidos será el país donde más aumentará la insolvencia de las empresas con un incremento del 57%. Otros países duramente golpeados por la Covid-19 como Brasil (+45%) y el Reino Unido (+43%) también contarán con incrementos notables. En cambio, la insolvencia subirá menos en China (+20%), Francia (+25%) y Bélgica (+26%).

El Banco de España alerta de la subida de la morosidad sin precedentes

Y muy ligado a la insolvencia de las empresas se encuentran los índices de morosidad del tejido productivo del país. Una morosidad que  según un informe de Credit Back, podría llegar al 10% de la facturación de las empresas españolas. Una cifra récord. En este sentido, el Banco de España ha alertado que ya hay signos evidentes de un repunte importante en la morosidad. De hecho, el supervisor español asegura haber constatado “un alza en los créditos dudosos” desde el mes de marzo que podrían llegar al 23% anual. Según el Banco de España la morosidad podría ser especialmente alta en sectores como la hostelería, la restauración o el ocio. Y avisa que el impago por parte de las empresas se puede disparar una vez venzan las moratorias y avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

“La terminación de los programas de apoyo podría hacer, si no se introducen nuevas medidas mitigantes, que se produjera una concentración de los impagos en el momento en el que venzan las moratorias en el caso de los hogares, y cuando finalice el plazo de carencia de los avales en el caso de los empresarios individuales y de las sociedades no financieras”, asegura el Banco de España en un artículo publicado esta semana en el Boletín económico de la entidad.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here