(Tiempo de lectura: 2 min)

El segundo trimestre de 2020 también fue malo para los bancos, un segmento de negocio que, en general, suele salir fortalecido de las crisis.

De acuerdo con estimaciones compiladas por Bloomberg y con algunos datos no oficiales disponibles sobre la actividad financiera minorista en los Estados Unidos, los bancos sintieron (y mucho) el impacto del Covid-19.

Luego de un primer trimestre con algunos algunos problemas, el segundo cuarto del año fue verdaderamente caótico para algunas entidades.

Cayeron los préstamos, retrocedió la devolución de los créditos previos y aumentó el volumen de dinero en cuentas a la vista, alternativa que no deja grandes márgenes de acción a las entidades.

Bancos complicados

Entre enero y marzo fue un periodo deficiente para las entidades bancarias, pero el aislamiento, de manera efectiva, sólo impactó en una parte del tercer mes del año.

Es por esto que se esperan con mucha atención el detalle oficial de lo sucedido en el segundo trimestre, en especial en los meses de abril y de mayo, en los que gran parte de los Estados Unidos estuvo bajo aislamiento.

El desempleo es uno de los problemas que afecta los bancos, ya que muchos consumidores no pueden devolver sus deudas ni tomar nuevos préstamos.

Al mismo tiempo, el cierre de comercios en todo el país está lastimando una piedra angular del crecimiento de los bancos en los últimos años: cargos por servicio y tarifas por el uso de tarjetas de crédito.

Wells Fargo está siendo el mayor perdedor entre los principales bancos: cayó más del 50 por ciento.

La compañía dará a conocer sus resultados contables la semana que viene y allí se podrá saber el verdadero impacto. Pero no se esperan buenas noticias.

La entidad, cuya base de operaciones está en la ciudad de San Francisco, también prepara recortes de empleo para lo que resta de 2020.

Qué se puede esperar

Al mirar hacia adelante, la perspectiva ahora depende de si las empresas y comercios continúan el proceso de reapertura o no.

Hace unas semanas, la perspectiva en los Estados Unidos era positiva gracias a una constante baja en los nuevos casos de coronavirus.

Sin embargo, las últimas noticias no son nada alentadoras: en los últimos días se registraron más de 50 mil casos de Covid-19 en el país de Donald Trump.

Este resurgimiento del brote podría obligar a los diferentes estados a retrasar o volver hacia atrás las aperturas, lo que redundará en más problemas para los bancos.

Los nuevos brotes en los Estados Unidos se dieron en California, Texas, Florida y Arizona, donde de teme la aparición de una segunda ola.

Si bien los ingresos netos de los bancos continuarán siendo positivos, se espera que la crisis del coronavirus genere turbulencias. Hay que estar muy atentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here