(Tiempo de lectura: 3 min)

En el marco de las elecciones, comenzó mal la semana en Chile. Hubo una fuerte caída tanto en la renta variable como en la renta fija.

Ni el dólar se salvó, que registró un alza importante, la mayor en un año.

La reacción de los mercados se debe a la amplia derrota del oficialismo chileno, una alianza de centro derecha y promercado que no llegó al tercio de los votos en la elección de constituyentes, que serán los encargados de redactar una nueva constitución. 

La actual es de 1980 y fue redactada cuando aún el dictador Augusto Pinochet estaba en el poder.

De esta manera, la gran caída de los activos financieros de ese país es la respuesta a la derrota de sectores de centro derecha y al avance de los independientes y de la izquierda, que se quedaron con buena parte de los votos.

El problema con la falta de representatividad del oficialismo es que no tendrá posibilidad de veto antes las propuestas más radicalizadas que se espera promueva la izquierda.

¿Chile y un cambio de rumbo?

La coalición encabezada por el actual presidente Piñera “Vamos Chile” obtuvo una pequeña porción de los votos contabilizados el pasado domingo.

Los resultados, en cambio, fueron notablemente favorables a las representaciones independientes y a la izquierda. 

Esto se vio reflejado casi de inmediato en los activos financieros de las empresas chilenas, que sufrieron un notable ajuste tras la consideración negativa por parte del mercado.

En lo relacionado con el ala cambiaria, el peso chileno padeció una devaluación importante de un 2,4 por ciento, la mayor en once meses.

Chile

Esto contrasta con el escenario previo.

La moneda se había mantenido fuerte en el último año, incluso desde marzo del 2020, cuando se inició la pandemia, hasta antes de las elecciones constituyentes.

En ese lapso, había escalado un 18 por ciento, cotizando en 716,8 pesos.

Esto demuestra que la devaluación del peso chileno no es algo habitual, como sí lo es en la vecina Argentina.

Acciones en baja

El principal índice bursátil de Santiago (Ipsa) tuvo una caída del 9,33 por ciento, lo que significa el mayor descenso en un día desde que la pandemia devastó los mercados a principios del año pasado. 

Lo mismo ocurrió con los ETF de acciones chilenas, que tuvieron un retroceso de casi el 10 por ciento, también el mayor desde marzo del año pasado.

En lo que respecta a los ADR, también sufrieron una fuerte caída, con mermas de entre el 10 y 11 por ciento.

Las acciones del ala financiera en Banco de Chile y de Santander Chile, los dos mayores bancos del país, encabezaron las pérdidas. 

Otros resultados negativos: las acciones de las energéticas se desplomaron un 10 por ciento, también las que forman parte del conglomerado industrial químico y minero, que bajaron 9,8 por ciento. 

Embotelladora Andina, que envasa Coca-Cola, y la Compañía de Cervecerías Unidas (CCU), una de las mayores cerveceras de América Latina, cayeron 7 por ciento.

Por último, Itaú Corp-Banca y la línea aérea Latam retrocedieron 6,2 y 5,6 por ciento, respectivamente.

La deuda

La deuda externa chilena cayó un 2,5 por ciento producto del inesperado resultado electoral.

Se observó, además, una ampliación en la prima que exigen los inversionistas para sostener la deuda sobre los bonos del Tesoro de Estados Unidos, el llamado riesgo país, que pasó de 5 puntos básicos a 132 unidades.

El desplome da lugar a que el rendimiento de la deuda tome impulso, ya que la parte más corta de la curva se desplazó hacia arriba 10 puntos y la parte media subió unos 10 puntos básicos respecto de la última semana. 

Qué pasó en Chile

La elección de los 155 constituyentes que llevarán a cabo la reforma constitucional es producto directo de las protestas de octubre del 2019 en las que pedían por un país más justo.

El encargado de la investigación de Ashmore Group, Jan Dehn, dijo que los ciudadanos chilenos quieren terminar la era Pinochet del todo, por lo que necesitan hacer una clara reforma constitucional, pero no se sabe bien a dónde quieren dirigirse.

La banca de inversión JP Morgan, en un informe, publicó que la heterogeneidad por parte de los independientes y la extrema izquierda ganandole a los moderados chilenos, demuestra que hay un cansancio de la política tradicionalista y se esperan meses de gran incertidumbre de cara al futuro del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here