(Tiempo de lectura: 4 min)

La crisis generada por la irrupción del Covid-19 y su consecuente rebote en la economía se encuentran dirigiendo al mercado inmobiliario a sucesos que no se veían desde el 2008,  con la detonación de la burbuja inmobiliaria que ocasionó la enorme crisis económica mundial de ese año.

La compañía estadounidense que se dedica a la asesoría financiera, Bloomberg, realizó un análisis con información reservada que da cuenta de ello. 

En este contexto, la encargada de realizar el informe, Niraj Shah, dijo que todos los procesos que están incentivando el resurgir de la economía actual luego del impacto de la pandemia, a su vez, están activando un nuevo inconveniente relacionado con unas potenciales (y muy peligrosas) burbujas inmobiliarias.

El estudio se centra sobre diversas causas de riesgo: la vinculación entre los precios y la renta, la relación entre el costo de vida y el ingreso per cápita, el aumento real de los precios, la suba nominal de esos mismos precios y el avance de los créditos en valores interanuales.

El objetivo es anticiparse a la posible llegada de una nueva burbuja inmobiliaria, porque un evento de esa naturaleza, justo ahora, al salir de la pandemia, sería devastador, creen los analistas.

Riesgo de una burbuja por país

El estudio, además, establece detalles sobre el riesgo de la explosión de una burbuja en cada país. En el podio se ubican países importantes como Nueva Zelanda, Canadá y Suecia, los tres se encuentran situados dentro de la denominada “zona roja” en casi la totalidad de los índices analizados por Bloomberg.

Países nórdicos, como Noruega y Dinamarca, no se ubican a demasiada distancia del podio.

Lo mismo pasa con Estados Unidos y el Reino Unido, ambos con índices como para preocuparse. 

Además de los países mencionados, el ranking incluye en la “zona de peligro” a estas otras naciones europeas: Portugal, Austria, Francia, Holanda, Alemania, Suiza y Bélgica.

En cambio España se encuentra más atrás, ocupando la posición diecisiete.

En el caso particular de España, el peligro que enfrenta es un alza en el crédito, un índice que traerá problemas posiblemente en el futuro. En ese ranking, se encuentra en la cuarta posición.

Por otra parte, España se encuentra ubicada en el medio del ranking de riesgo en función de las relaciones de precios entre renta e ingresos, ambos índices realizados respecto de la sostenibilidad del avance del mercado.

Peor que en 2008

Un dato que alarma es que en muchos de los países miembros del organismo de cooperación internacional Ocde, que contiene a casi 40 de las naciones más ricas del mundo, se encuentra subiendo el grado de riesgo de forma más acelerada de lo que sucedía en 2008.

Igualmente, el sector inmobiliario español por ahora continúa sin estar en una zona de real peligro, dice Bloomberg en su análisis. 

En lo relacionado al crecimiento nominal (descontando la inflación) de las tarifas, España está en un lugar bajo del ránking, comparado con el resto de los países.

Con todo esto, se ubica entre las primeras veinte naciones del ranking: con un 1,8 puntos.

Banco Central Europeo

Una combinación de factores

En el informe, queda establecido que los problemas que han generado este aumento de los riesgos de una nueva burbuja inmobiliaria y que se hayan encendido las alarmas tiene que ver con la intensidad de ciertos factores que no se había visto desde la llegada de la crisis financiera ocurrida hace más de una década. 

La pandemia trajo aparejada una serie de relaciones entre diversas variables, por ejemplo las bajas tasas de interés, los paquetes fiscales sin antecedentes, el ahorro de dinero casi obligatorio por la cuarentena, los confinamientos de la demanda y las posibilidades de que haya una recuperación en la economía en el mundo.

Además, hay que sumarle las condiciones muy diferentes en las que se está llevando a cabo el trabajo hoy en día, que produjo que mucha gente esté en la búsqueda de casas con mayor espacio debido al teletrabajo. Esto hizo que los bancos, especialmente en Estados Unidos y Europa, relajaran sus condiciones para otorgar créditos para los clientes más solventes y que los gobiernos incentivaran la adquisición de casas con exenciones del fisco.

Sin embargo, la autora del informe ha evitado decir que puede ocurrir un nuevo desastre como lo fue el 2008. Dice que el peligro “está en alza” y que “existen motivos para pensar que en los años que siguen la tendencia será más de un “enfriamiento” de la economía.

El tema central es en el momento en que suban los tipos de interés y, con ello, el costo de los créditos.

Allí es donde se va a poner a prueba la resistencia de un potencial nuevo estallido inmobiliario.

Recuerdos del 2008

En función de los sucesos ocurridos en el 2008, los bancos centrales actualmente están generando diferentes acciones de precaución alrededor del mundo.

Un ejemplo es disminuir los riesgos hipotecarios (prestando un menor porcentaje respecto del valor del bien inmueble que se usa como garantía) o quitar incentivos fiscales a los inversores en inmuebles, medidas que ya han tomado los neozelandeses, por ejemplo.

El informe publicado da cuenta que varias exenciones fiscales, las cuales han contribuido con la crisis provocada por el coronavirus, están a punto de llegar a su fin, algo que puede llegar a subir las ofertas de las casas y, así, interrumpir el alza en los precios. 

De igual manera, el peligro de que provoque esa temida nueva burbuja sigue allí y aún más cuando se está produciendo un “apogeo pos pandemia” en todo el planeta.

En casi la totalidad de los mercados que se analizaron por Bloomberg, los precios de las casas continúan subiendo y el indicador de los precios de los inmuebles que elabora el Fondo Monetario Internacional (FMI) –que incluye a casi 60 países– se encuentra muy por encima de lo que se estableció en la crisis de la Gran Recesión. Incluso hay síntomas de que continuarán subiendo. 

Estas señales preocupan debido que, al igual que establece el informe, no hace mucho tiempo se produjeron circunstancias similares en los mercados que nadie vio y que derivaron en un derrumbe sin precedentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here