(Tiempo de lectura: 3 min)

Luego de casi seis años de pérdidas consecutivas, el especialista en productos tecnológicos de Corea del Sur, LG, ha tomado una dura decisión: no dedicará más energía en la fabricación y venta de móviles.

La idea ya rondaba las oficinas en Seúl desde comienzos de 2021, cuando el gigante tech había dado a conocer públicamente sus intenciones de desprenderse de esa división por pérdidas que acumulaban, hasta ese entonces, unos 4 mil millones de euros en poco más de cinco años.

LG no ha sido un jugador pequeño en el universo de los teléfonos inteligentes. De hecho, llegó a ser el tercer mayor fabricante en el año 2013, sólo detrás de Apple y Samsung.

También fue uno de los primeros en incluir cámaras de gran angular y en intentar (sin éxito) liderar la llegada de los teléfonos plegables y de los móviles con pantalla giratoria.

Sin embargo, la historia no ha sido condescendiente para la compañía surcoreana en el último lustro en un mercado que, según la definición de la propia empresa, se volvió “increíblemente competitivo”.

Problemas 

A diferencia de sus viejos rivales, como Samsung y Apple, y de su nueva competencia china, Huawei, Opo y Xiaomi, los jugadores más relevantes en el mercado de smartphones, LG ha tenido graves problemas hardware y de software.

Según distintos reportes de medios especializados de surcorea, en los últimos meses LG ha estado tratando de vender una parte del negocios de móviles, pero ha fracasado.

Mientras, las pérdidas no han dejado de crecer.

Más allá de los traspié, lo cierto es que sigue siendo la segunda marca más vendida en Corea del Sur y la tercera en los Estados Unidos, aunque en este mercado se ha visto beneficiada por las complicaciones que tienen las empresas chinas.

Las prohibiciones a Huawei por parte del gobierno de los Estados Unidos fue positivo para LG, pero no suficiente como para salvar el negocio. 

En un comunicado oficial, LG dice este lunes 5 de abril: “La decisión estratégica de LG de dejar el increíblemente competitivo segmento de los teléfonos móviles va a permitir concentrarnos en espacios de mercado de más crecimiento, como el de las autopartes para automóviles eléctricos, los aparatos conectados, las casas inteligentes y todo lo relacionado con la IA y el universo robótico”.

LG y un negocio cambiante

En 2020, LG vendió 27,9 millones de smartphones en todo el mundo. Una cifra insignificante si se la compara con el resultado de su connacional Samsung, que comercializó 255 millones de unidades, de acuerdo con datos de Counter Point.

El segmento de los móviles es el menos importante entre los cinco en que se divide LG y hasta 2020 sólo representaba el 7,5 por ciento de los ingresos totales.

En la actualidad, tiene una cuota de mercado global que no supera el 2,1 por ciento.

Sus últimos intentos por resaltar estuvieron relacionados con productos disruptivos, siempre en busca de lograr ser líder de algún cambio importante en la industria, pero no pudo conseguir nada. 

Por ejemplo, en 2020 lanzó Wing, un teléfono con forma de letra T que tiene una pantalla grande que gira para dejar expuesta otra más pequeña debajo, pero no le fue nada bien.

Televisores y automóviles eléctricos

Por estos días, el negocio de LG está asentado en el robusto negocio de los productos electrónicos de consumo masivo, especialmente en los electrodomésticos y en los televisores planos.

De hecho, LG es la segunda compañía del mundo en la fabricación de TV detrás de Samsung. 

Por el lado de los automóviles, a finales del año pasado LG presentó en sociedad una empresa en conjunto con Magna International para fabricar componentes para los coches eléctricos.

Según explicó LG este lunes, seguirá vendiendo todos los aparatos que tiene ya fabricados y seguirá ofreciendo soporte técnico y actualizaciones de software para los clientes actuales.

Espera liquidar la división en julio de 2021.

De acuerdo con el comunicado, LG va a utilizar toda su experiencia en la producción de teléfonos para desarrollar tecnologías vinculadas con la movilidad, como 6G, con la idea de que la ayude a ser más fuerte y más competitiva en otras áreas comerciales.

¿Quiénes ganan con la salida de LG?

Los expertos en el mundo de los teléfonos celulares entienden que los grandes ganadores con la salida de LG del negocio serán varias empresas.

En primer lugar, su rival en Corea del Sur, Samsung. Y en segundo término, todas las compañías chinas, en especial Oppo, Vivo y Xiaomi.

El negocio no está pasando su mejor momento a nivel mundial, los fabricantes de móviles tuvieron graves complicaciones durante los meses más cerrados de los aislamientos y las ventas cayeron un 9,9 por ciento en 2020.

Una de las causas principales fue el problema del suministro de insumos y, la otra, el cierre de los comercios, además de la caída relativa del salario en los países menos desarrollados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here