(Tiempo de lectura: 4 min)

Las mujeres de la Unión Europea tienen una pensión un 29% que la de los hombres. Así lo asegura un estudio reciente publicado por Eurostat, la agencia pública de estadística de la Unión Europea. Los datos, que corresponden a 2019 concluyen que la brecha de género en pensiones solo se ha reducido cinco puntos en los últimos diez años en toda Europa. Y, de hecho, los datos de Eurostat muestran que la brecha de género habría aumentado en siete países.

No sería el caso de España, que sí ha conseguido reducir mínimamente la brecha de género en la última década. En todo caso, los datos de Eurostat muestran que la brecha de género en pensiones en España es ligeramente superior a la media europea y llega hasta el 30%. Luxemburgo es el país de la Unión Europea con una brecha de género en pensiones más alta, y llega hasta el 44%. La brecha de género también es susceptiblemente superior a la media de la Unión Europea en Malta y los Países Bajos.

De hecho, es Malta el país donde más se incrementa la brecha de género en pensiones de la Unión Europeo. Al otro lado de la balanza encontramos Grecia, que ha sido el país que más ha disminuido el agravio salarial entre hombres y mujeres en la última década. En términos absolutos, Estonia, con un 2% es el país de la Unión Europea con menor brecha de género entre hombres y mujeres, seguida de Dinamarca.

Esta lenta reducción de la brecha de género en pensiones en la Unión Europea tiene un efecto directo en el riesgo de pobreza de las mujeres. Según Eurostat,  la tasa de riesgo de pobreza entre las mujeres pensionistas se sitúa en el 17%. Un porcentaje considerablemente superior a la media de los hombres (13,1%).

La tasa de riesgo de pobreza entre pensionistas sube tres puntos en cinco años

Estos malos datos sobre la brecha de género entre las pensionistas de la Unión Europea también afectan a la tasa de riesgo de pobreza de los pensionistas, que se incrementa considerablemente.  Los datos de Eurostat también muestran que la tasa general de pensionistas en riesgo de pobreza ha aumentado del 12,3% en 2014 hasta el 15,1% en 2019.

Y si bien Estonia es el país con menor brecha de género en la pensión, su país vecino, Letonia, es el país de la Unión Europea donde hay más pensionistas en riesgo de pobreza. De hecho, los datos  muestran una tasa del 54% de pensionistas del país. La tasa de riesgo de pobreza también es alta en Estonia (a pesar de contar con una brecha de género ínfima)  y Bulgaria. Por el contrario, el riesgo de pobreza entre pensionistas es baja en Luxemburgo, con tan una tasa de tan solo el 7%. Otros países con tasas de riesgo de pobreza baja son Eslovaquia, Francia y Dinamarca.

En el caso de España, en este caso la tasa de riesgo de pobreza de los pensionistas se sitúa ligeramente por debajo de la media europea, y ocupa la novena posición con menos pensionistas en situación de riesgo de pobreza de la Unión Europea.

La brecha salarial entre hombres y mujeres en la Unión Europea apenas mejora un punto en una década

Pero la brecha de género en la Unión Europea no se limita únicamente a la pensión. Según datos de Eurostat y epdata.es, la brecha salarial entre hombres y mujeres en la Unión Europea se situaba en 2018 en el 15,7%. La tendencia en este campo muestra una tímida disminución desde 2012, cuando se situó en el 17,4%. Sin embargo, los datos no muestran una clara tendencia a la baja. Y de hecho, la Comisión Europea teme que el impacto de la Covid-19 en la economía comunitaria rompa la tendencia a la baja en la diferencia salarial entre hombres y mujeres.

Los datos de la Unión Europea muestran una brecha de género estructural en todos los Estados Miembro. Y de hecho, no se puede establecer una tendencia clara sobre la reducción de la brecha de género y el funcionamiento de la economía del país. El ranking de brecha de género lo lidera Estonia, con una tasa del 22,7%, seguida de Alemania (20,9%) y la República Checa (20,1%). España se encuentra con una tasa de brecha de género cercana a la media de la Unión Europea (14%). Y tan solo cuatro países cuentan con una tasa de brecha de género inferior al 10%: Polonia (8,8%), Eslovenia (8,7%), Bélgica (6%), Luxemburgo (4,6%) y Rumanía (3%).

España no alcanzará la igualdad salarial entre hombres y mujeres hasta 2046 

Y a pesar de los esfuerzos de los ejecutivos para regular los efectos de la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, la igualdad total se encuentra todavía lejos de alcanzarse. Según un estudio de la Confederación Europea de Sindicatos las mujeres de la Unión Europea deberán esperar una media de 86 años para conseguir la igualdad salarial. El informe constata que si el ritmo de reducción de la brecha de género sigue con la misma tónica en los próximos años, España podría alcanzar la igualdad salarial dentro de 25 años, en 2046. El informe de la Confederación Europa de Sindicatos constata que la brecha de género se ha reducido tan solo un 1% en los últimos ocho años. De hecho, según las previsiones del informe, España sería uno de los primeros países de la Unión Europea en alcanzar la igualdad salarial. Países como Luxemburgo, Bélgica y Hungría lo podrían conseguir antes, en la próxima década.

En cambio, los pronósticos son mucho más pesimistas para países como la República Checa y Alemania, que no alcanzarían la igualdad salarial hasta dentro de un siglo, en 2121. El caso más extremo sería Francia que, según el estudio, tardaría 1.000 años en eliminar la brecha de género, debido a los escasos avances conseguidos en la última década.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here