(Tiempo de lectura: 3 min)

Las exportaciones desde el Reino Unido hacia los países de la Unión Europea sufrieron un verdadero colapso en el mes de enero, justo cuando comenzaron a implementarse de manera plena las nuevas disposiciones relacionadas con el Brexit (la salida de UK de la UE).

De acuerdo con los datos oficiales de Reino Unido (de la Office for National Statistics, ONS), ese país exportó bienes por valor de 9.400 millones de euros hacia la Unión Europea en el primer mes del año.

Se trata de una caída del 41,1 por ciento en relación con diciembre de 2020.

Las importaciones del bloque europeo, en tanto, retrocedieron un 29,1 por ciento, hasta 18 mil millones de euros.

Los datos también son de enero de 2021 y en comparación con el mes previo, cuando las compañías, tanto de Gran Bretaña como de la UE, compraron un importante conjunto de bienes previendo los problemas del Brexit.

Estas cifras de exportación e importación no abarcan los comercios de oro y de otros metales preciosos.

La merma en la actividad con el máximo socio comercial generó la más profunda caída mensual en el comercio de bienes del Reino Unido desde el año 1998.

El Reino Unido, el Brexit y sus consecuencias

Desde que se produjo la finalización del proceso de salida del Reino Unido de la UE, el último día de 2020, las compañías exportadoras británicas han tenido que soportar mayores controles en las fronteras y engorrosos procesos en las aduanas que han generado retrasos en los envíos hacia los países de Europa.

Eso, seguramente, ha conspirado para que el número final de enero no haya sido algo mejor.

Según el primer ministro británico, Boris Johnson, estas dificultades son transitorias y se solucionarán con el tiempo.

El organismo encargado de las estadísticas británicas dijo que la caída de enero de 2021 se produjo especialmente en los primeros 15 días de ese mes y puede atribuirse al “cuello de botella” de la transición.

Según la misma oficina, luego de la mitad de enero, las importaciones y exportaciones empezaron a crecer.

Por otra parte, el gobierno pidió tranquilidad a los operadores hasta que se conozcan los datos de febrero, en los que entienden que habrá una sensible mejora.

En enero, al mismo tiempo, el Reino Unido también ingresó en una nueva etapa de aislamiento nacional por el avance de la segunda ola de Covid-19, lo que podría haber acentuado aún más el fenómeno.

Coronavirus UK

La crisis del coronavirus no finaliza en el Reino Unido

El producto interno bruto del Reino Unido decreció un 2,89 por ciento en enero si se compara con diciembre de 2020, cuando se había expandido, según datos oficiales.

Si se compara el PIB de enero con el de febrero de 2020, antes de la pandemia, el dato marca un 9 por ciento por debajo.

El más afectado fue el sector de servicios, mientras que el sector industrial se vio más golpeado en los dos primeros meses (marzo y abril), pero luego se recuperó.

Un ejemplo de lo que ha generado el Brexit para las compañías británicas se puede advertir en la industria de la pesca en Escocia, que ingresó en un periodo de crisis inédito porque el pescado fresco no pudo ser exportado de manera regular por las trabas en las aduanas y no llegó a los clientes en Europa.

Los analistas dicen que si bien los retrocesos de enero en las exportaciones e importaciones no se produjeron en un 100 por ciento por el Brexit, se advierte una contracción derivada de las restricciones.

Sectores afectados

De acuerdo con los datos de la ONS, la exportación de alimentos, entre los que están los mariscos, hacia los países del resto de Europa cayó un 63 por ciento en cotejo con el mes previo.

La venta de automóviles también se vio afectada de manera drástica, en este caso, por una baja en la demanda, retroceso en la fabricación y dificultades en la llegada de piezas desde el resto del mundo, especialmente desde Asia.

Puntualmente, muchos de los fabricantes de vehículos se han visto golpeados por una merma en el envío de chips desde China, Japón y Corea, lo que ha generado frenos en la producción y el cierre de algunas plantas.

En paralelo, los productos farmacéuticos enviados desde UK hacia Europa también tuvieron un freno notable, al igual que la venta en el sentido opuesto (desde los países de la UE hacia el Reino Unido), dio a conocer la ONS británica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here