(Tiempo de lectura: 3 min)

Nike dijo que sus ventas en China durante el primer trimestre fiscal 2021 crecieron un 6 por ciento. Esto ha compensado la caída en su otro gran mercado: Estados Unidos, donde cayeron 2 por ciento.

Estos resultados, sumados a la novedad que las ventas digitales de Nike aumentaron un 82 por ciento en la comparación interanual, hicieron crecer las acciones del gigante de la ropa deportiva un 13 por ciento en el cierre de Wall Street el martes 23 de septiembre.

En ese marco, John Donahoe, el CEO de la marca, habló de “gran reacción ante un entorno dinámico” y aseguró que “nadie puede igualar el ritmo de lanzamiento de productos innovadores de Nike”.

La compañía ha utilizado la pandemia de coronavirus como una oportunidad para acelerar su negocio digital. En sintonía, su división de indumentaria femenina creció más del 190 por ciento entre julio y septiembre.

Por otra parte, la marca Jordan luce “más fuerte que nunca”, según el reporte financiero publicado por Nike en su página web.

Las acciones reaccionaron positivamente no sólo por los buenos resultados del primer trimestre fiscal de 2021, sino porque las nuevas perspectivas para el año que viene son alentadoras: Nike espera crecer en dos dígitos en relación con el año previo.

La perspectiva sorprendió porque la mayoría de sus rivales prefirieron no hacer proyecciones escudándose en las complicaciones por los aislamientos derivados de la crisis del coronavirus.

En una conferencia posterior al informe, Donahoe confirmó que “lo digital es la nueva normalidad” y que los consumidores ya tienen “una base digital y no retrocederán”.

Ventas de N

Ingresos

Los beneficios por acción de Nike fueron de 95 centavos de dólar en el cálculo anual, casi el doble de lo esperado por los analistas.

Los ingresos, en tanto, treparon hasta 10.590 millones de dólares en el mismo periodo de 12 meses, frente a estimaciones que no eran mayores a 9.120 millones de dólares.

En el primer trimestre fiscal de 2021 (que finalizó el 31 de agosto), los ingresos netos de Nike subieron 1.520 millones de dólares, desde 1.370 millones que se habían obtenido en el mismo lapso del año anterior.

El dato más alentador para la marca se dio del otro lado del mundo. En efecto, en China las ventas aumentaron un 6 por ciento, muy por encima del pobre resultado en Estados Unidos y Canadá, donde cayeron 2 por ciento.

Igualmente, las ventas en el país de Donald Trump lograron ingresos por 4.230 millones de dólares, muy por encima de las proyecciones previas de los analistas, que las ubicaban en 3.390 millones de dólares.

Los nuevos datos contrastan con los malos resultados de la marca en el último trimestre fiscal de 2020. Hasta el 30 de junio, Nike informó una pérdida inédita, con ingresos que cayeron un 38 por ciento en la comparación entre años. Allí se asentó el “efecto pandemia” con el cierre temporal de tiendas en todo el planeta.

Sin embargo, en el primer trimestre fiscal de 2021, Nike dice que la mayoría de sus tiendas volvieron a abrir y que a pesar de que el tráfico disminuyó respecto a los niveles del año anterior, las ventas online traccionaron para mejorar los números.

Igualmente, Nike sabe que aún falta mucho para completar el recorrido ascendente ya que en numerosos países los minoristas todavía están limitando la cantidad de personas que pueden ingresar a sus tiendas para tratar de ayudar a frenar la propagación del virus.

Por otra parte, también es cierto que cuando la gente ingresa, lo hace con la intención de comprar: según Nike, las tasas de conversión (visitas/compras) han aumentado considerablemente.

En el informe, la compañía dice que está “administrando estratégicamente” el exceso de inventario que surgió por el cierre prolongado de numerosos puntos de venta.

Desarrollos

De acuerdo con los números de Nike, el mayor volumen de inversión está siendo derivado a su sitio web, al desarrollo de sus aplicaciones móviles y a las tiendas físicas propias, a partir del alejamiento de cada vez más consumidores de los grandes centros comerciales (el llamado “apocalipsis retail”).

Por un lado, está abriendo tiendas grandes en sus principales mercados y, por otro, puntos de venta en formato más pequeño que sirven más que todo como centros de recogida de compras en línea (click & collect).

Otras marcas y retailers enfocados en el deporte también han reportado buenos resultados en las últimas semanas, como Lululemon, Dick’s Sporting Goods y Peloton, ya que los consumidores han buscado ropa cómoda y equipo de entrenamiento para pasar los días de aislamiento en sus casas por la crisis del Covid-19.

Nike y las ventas online

Volviendo a las ventas online, la pandemia claramente ha acelerado el potencial digital de Nike. La compañía ha dicho que sus ventas digitales ahora representan el 30 por ciento de sus ventas trimestrales totales, un umbral que Nike esperaba alcanzar para 2023.

Para el semestre que finaliza el 30 de noviembre, Nike espera tener ingresos iguales a los del mismo periodo del año anterior. 

De esta forma, sentará las bases para repuntar en la segunda mitad del año, siempre que no golpee una segunda ola de coronavirus y que los consumidores vuelvan a comprar artículos sin descuentos, como está sucediendo mayoritariamente ahora.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here