(Tiempo de lectura: 5 min)

Finalmente ocurrió lo que el mercado ya había previsto que pasaría con el gigante del comercio electrónico chino Alibaba. La compañía tecnológica fue duramente sancionada el sábado duramente por la Administración Estatal de Regulación del Mercado de China. Ahora deberá pagar una multa de 18.0 mil millones de yuanes ($2.750 millones).

El argumento para imponer la fuerte sanción, equivalente al 4% de las ventas de la compañía en 2019, fue la presunta infracción de las leyes antimonopolio del país y haber abusado de su posición dominante en el mercado durante varios años. Pero nadie duda que las verdaderas razones detrás del castigo son otras realmente.

El fundador de Alibaba Group Holding Ltd, Jack Ma,  pagó muy caro su osadía de criticar las regulaciones impuestas por el gobierno chino contra las compañías de tecnología. Semejante atrevimiento suponía un desafío para el gobierno de XI Jinping, cuyo poder ha aumentado en los últimos tiempos.

Sin embargo, el castigo a Alibaba que cotiza en Nueva York, de alguna forma se convirtió en una bendición. Las acciones de la empresa de comercio electrónico china se dispararon un 7,8% en la bolsa de Hong Kong este lunes. De alguna forma la pérdida de la empresa se ha visto compensada.

El multimillonario chino Jack Ma, cofundador y propietario de Alibaba.

Jack Ma se inclina

Tras conocerse la decisión, al multimillonario Jack Ma no le quedó otra opción que agachar la cabeza. La compañía anunció que aceptará la sanción (una de las mayores multas de la historia mundial). Pero adelantó que el castigo no supone un grave daño financiero para la empresa.

El conglomerado chino dijo también que en el futuro tomará acciones para corregir cualquier violación a la ley. Facilitará la entrada para otros comerciantes y reducirá los costes comerciales que estos deben enfrentar por ingresar en otras plataformas de e-commerce chinas.

Con estas acciones que conducirían a Alibaba a no detentar más la «exclusividad comercial» en el mercado, quedaría resuelta la principal queja del gobierno chino. De acuerdo con los críticos de la empresa, este sistema fue justamente el que permitió que Alibaba se convirtiera en la más grande compañía de comercio electrónico de China.

Alibaba recibió un mazazo seguido de fuerte respaldo de los mercados chinos de Hong Kong, luego que la compañía aceptó la multa. Las acciones subieron como espuma hasta un 9% comenzando la semana, pero finalmente cerraron en 7,80% este lunes.

En un comunicado, la compañía dijo que aceptaba “la sanción con sinceridad y aseguraremos nuestro cumplimiento con determinación”. Añadió que en lo adelante garantizará operar “de acuerdo con la ley con la máxima diligencia” e indicó que “continuará reforzando sus sistemas de cumplimento y construyendo crecimiento con innovación”.

El gobierno recorta las alas a las tecnológicas

El gobierno chino estaría tratando de meter en cintura a las grandes compañías de tecnología que se han vuelto muy poderosas. La sanción contra Alibaba, más que un problema de incumplimiento de la ley antimonopolio, (cuya actuación las autoridades permitieron por tanto tiempo), es un mensaje a los demás magnates tecnológicos de China.

El Amazon de China ha crecido y diversificado demasiado en los últimos años. De ser una megatienda online para el comercio minorista, ha extendido sus actividades a los pagos digitales, otorgamiento de créditos y la oferta de servicios en la nube.

La persecución contra el gigante de internet chino comenzó en octubre de 2020. Durante una reunión con los principales organismos reguladores de China, el cofundador de la compañía, Jack Ma, dijo que las regulaciones del gobierno estaban impidiendo la innovación.

Desde ese momento comenzó el ataque contra Alibaba. Aunque los reguladores argumenten que la firma estaba limitando la competencia al obligar a algunos vendedores a usar solo su plataforma.

Los temores del PCCH

El jefe de investigación de Bocom International, Hong Hao, dijo que la multa a Alibaba (la mayor impuesta por China) se verá como un caso de sanción por prácticas monopólicas, “por ahora”. Ya el mercado había anticipado que esto podría ocurrir. Pero desliza que hay que ver “las medidas más allá de la investigación”.

China no solo tiene en la mira a Alibaba, sino también a grandes compañías de tecnología del país, cuyo poder y creciente influencia ha comenzado a despertar temores en el liderazgo del Partido Comunista Chino, que gobierna con mano dura desde 1949.

En marzo, otras 12 emblemáticas firmas fueron sancionadas por celebrar acuerdos que violaban las leyes antimonopolio. Algunas de las compañías multadas fueron la compañía de videojuegos Tencent, el Google chino Baidu, la compañía de transporte Didi Chuxing, SoftBank, dedicado a los servicios financieros y ByteDance, la dueña de Tik Tok.

Disciplina y obediencia de las empresas

Al anunciar la milmillonaria multa y el final de la investigación, el regulador de China dijo que Alibaba había abusado de su posición de dominio en el mercado desde 2015. Sin embargo, lo que no mencionó el regulador es que esta práctica era casi normal en el sector tecnológico.

La investigación contra Alibaba y la acusación de ejercer prácticas monopólicas comenzó justo después que Jack Ma criticó al gobierno. Casi en paralelo con las decisiones adoptadas por el Partido Comunista Chino en su última asamblea general

China ha prometido que se convertirá en una potencia tecnológica autosuficiente. Por otro lado, la tecnología constituye el eje principal de los planes de crecimiento, expansión y hegemonía de China para los próximos años.

Para ello necesita la disciplina y obediencia de sus súbditos tecnológicos. Algo que al parecer no tenía claro Jack Ma al lanzar sus fuertes críticas al régimen dictatorial asiático.

Ant Group entra también por el redil

La persecución contra el millonario tecnológico chino no se limita al negocio minorista. También se extendió a la filial del conglomerado comercial, Ant Group (conocida antes como Ant Financial y Alipay).

La compañía de FinTech es, actualmente, la mejor valorada en el mundo. Por algo es la empresa unicornio más valiosa del grupo. Esta semana, el banco central de China informó que el gigante financiero Ant solicitará próximamente ser una sociedad de cartera financiera.

Para esto, deberá someterse a las mismas regulaciones que rigen a los bancos chinos. Las sanciones contra Jack Ma por criticar las regulaciones impidieron la oferta pública inicial de Ant Group Co.

A través de un comunicado, el Banco Popular de China informó sobre la convocatoria a una reunión a los representantes de Ant, en la que estarán presentes cuatro agencias reguladoras para el sector bancario del país.

“Plan de rectificación integral y viable”

El banco menciona la formulación de un “plan de rectificación integral y viable” para Ant el cual estuvo bajo la supervisión de las agencias reguladoras del estado durante los últimos meses.

Ant estaba en vías de una venta pública de acciones por unos 34.000 millones de dólares y cotizar en las bolsas de Shanhay y Hong Kong, pero ya las autoridades chinas habían dictado la orden de bloquear cualquier iniciativa de Ma.

El grupo financiero entonces tuvo que someterse a las reglas. En enero se informó que Ant se convertiría en una compañía de servicios financieros y tendría que cumplir con las mismas normas que rigen para los bancos.

La compañía propietaria de la aplicación de pago móvil y estilo de vida Alipay, ahora tendrá que corregir sus prácticas de “competencia desleal” en su negocio financiero y mejorar la forma como trabaja internamente.

Algunos de los cambios serán: reducir los riesgos de liquidez en cada uno de sus productos de inversión. Al igual que los activos que administra Yu’e Bao, la empresa filial que colecta los fondos de los clientes Alipay.

Igualmente, Ant debe acabar y compartir el “monopolio de la información” que mantiene sobre los datos de sus consumidores, señaló el banco central en su comunicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here