(Tiempo de lectura: 4 min)

Los efectos económicos de la pandemia producida por la Covid-19 tendrán una repercusión récord en el Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea. Según las últimas previsiones de la Comisión Europea, la economía del viejo continente se contraerá un 7,4% durante el 2020. Se trataría del mayor descalabro de la economía de la Unión Europea de su historia. El impacto de la Covid-19 en la Zona Euro sería todavía mayor, y su PIB disminuiría un 7,7% este año, según las estimaciones de la Comisión Europea.

Según declaró ayer el Comisario Europeo de Economía, Paolo Gentiloni, en estos momentos ya se puede afirmar que “la Unión Europea ha entrado en la recesión económica más profunda de su historia”. El impacto económico de la Covid-19 será, al menos en 2020, mayor que el sufrido en 2009 con el estallido de la crisis financiera propiciada por la quiebra de Lehman Brothers. En ese ejercicio, la economía europea cayó un 4,5%, una depresión que ya fue histórica y sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial en su momento.

Sin embargo, las buenas noticias pasan por las previsiones de duración de la crisis económica. Si bien en 2009 el período de recesión en Europa se alargó más de cuatro años, se calcula que la crisis producida por la Covid-19 tenga impacto real solo en 2020. De hecho, según las previsiones de la Comisión Europea, la economía de la Unión se recuperaría en 2021 y lo haría con fuerza. El año que viene el PIB del club de los 27 estados miembro avanzaría un 6,1%. Un incremento que mitigará el descalabro económico sufrido en 2020 pero que, según la propia Comisión Europea, “no será suficiente para compensar las pérdidas de este año”.

ARTÍCULO RELACIONADO

4 razones para comprar acciones de Amazon en pleno COVID-19

Las acciones de Amazon llevan años siendo la "niña bonita" del mercado bursátil por la estabilidad y rentabilidad continua que han ofrecido desde que...

El desempleo se disparará más de dos puntos

El descalabro económico del 7,4% del PIB previsto en la Unión Europea durante este 2020 tendrá dos principales verdugos: el desempleo y el paro. La Comisión Europea prevé que la tasa de paro crezca más de dos puntos porcentuales en la Eurozona.  Concretamente, subiría del 7,5% registrado en 2019 al 9,6% al finalizar el 2020. Bruselas también prevé que en 2021, con los indicadores económicos otra vez al alza, se disminuya la tasa de paro, pero lo haría a una velocidad inferior al incremento sufrido en 2020. Así, en 2021 el paro se situaría en el 8,6%.

Como ya es previsible y ya sucedió en la crisis económica y financiera de 2009, la Comisión Europea alerta que el impacto en el desempleo será desigual entre los Estados. En concreto, el Comisario de Economía prevé que el impacto será significativo en países con “gran cantidad de contratos temporales o dependientes del turismo”, con clara referencia a España, Italia y Grecia. La Comisión Europea también prevé “enormes dificultades” para los jóvenes para incorporarse al mercado laboral, sobre todo aquellos que quieran lograr “un primer empleo”.

La deuda pública, a niveles récord

El incremento del paro y el descalabro de la actividad económica tendrán un impacto directo en la deuda y el déficit de los Estados Miembro. Un impacto que también se verá aumentado, según la Comisión Europea por el incremento de la inversión pública que suponen los paquetes de apoyo a empresas y trabajadores que los Estados miembro están llevando a cabo para mitigar los efectos económicos y sociales de la crisis de la Covid-19.

De este modo, la Comisión Europea prevé un aumento récord del déficit público de los países de la zona euro a raíz de la caída del PIB. En concreto estima que el déficit público pasará del 0,6% del PIB en 2019 al 8,5% en 2020. Como consecuencia de las previsiones de crecimiento económico para 2021, la Comisión también prevé una recuperación del déficit para ese año, que se situaría en el 3,5%.

Pero todavía más preocupante para la Comisión Europea resulta incremento de la deuda pública que sufrirá, tanto la Zona Euro como el conjunto de la Unión Europea en 2020. Bruselas estima que la deuda pasará del 86% del PIB en 2019 al 102,7% en 2020 en la Zona euro. En el global de los 27 Estados Miembro la deuda pública se situaría en el 98,8%. Se tratan de unos niveles de deuda históricos para la Unión Europea. Nunca antes se había llegado a un nivel de deuda superior al 90% del PIB.

De hecho, la crisis de la Covid-19 echará a perder todos los esfuerzos de contención de gasto público y de cumplimiento de los niveles de déficit establecidos desde 2012. En 2008, antes del estallido de la crisis económica y financiera, el nivel de deuda de la Unión Europea y la zona euro se situaba en torno al 60% del PIB. Los efectos de la crisis hicieron disparar la deuda hasta el máximo histórico del 87% vivido en 2014. Desde entonces, el nivel de deuda de los Estados Miembro se había ido reduciendo.

Un impacto desigual entre países

La incidencia de la Covid-19 en las economías comunitarias serán altamente desiguales, en función de los países. Según las estimaciones de la Comisión Europea los países del sur y las economías con fuerte peso del turismo serán los más afectados. Grecia, con una reducción del PIB del 9,7% será el país de la Unión Europea más golpeado por la Covid-19. Le seguirán Italia (-9,5%), España (-9,4%), Croacia (-9,1%) y Francia (-8,2%).

Por el contrario, los países del norte y del este del continente serán los menos damnificados. Así, Polonia sufrirá un descenso de su PIB de apenas el 4,3%. Luxemburgo (-5,4%), Austria (-5,5%), Dinamarca (-5,9%), Alemania  (-6,5%) y Holanda (-6,8%) también contarán con un decrecimiento relativo durante este 2020.

En el caso de España, el impacto de la crisis de la Covid-19 también tendrá efectos devastadores para la deuda y el desempleo. Según la Comisión Europea, el déficit del Estado español se disparará un 10,1% en 2020. Un incremento que hará situar el nivel de deuda pública española en máximos históricos hasta llegar al 115,6%. En relación al desempleo, la Comisión Europea calcula que en España llegará al 18,9%. Una tasa de paro que, si bien no llegará a los máximos de 2013, igualará los datos obtenidos en 2016. La peor noticia es que el desempleo en España tardaría más de un año en recuperarse. Así, la Comisión Europea calcula que en 2021 se situaría en torno al 17%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here