(Tiempo de lectura: 2 min)

La recesión producto del coronavirus será más grave de lo que se esperaba en la eurozona.

Así de simple, así de duro.

De acuerdo con nuevas previsiones de la Comisión Europea (CE), el bloque se contraerá un récord de 8,7 por ciento en 2020, para luego crecer un 6,1 por ciento en 2021.

Si se coteja con lo calculado en mayo, la situación se agravó: antes, el pronóstico de la misma CE hablaba de una caída de 7,7 por ciento para este año y de un crecimiento del 6,3 en el próximo.

¿Quiénes la pasarán peor? Francia, Italia y España, dice la CE.

La revisión del pronóstico tiene relación con lo que está pasando en el otro lado del Atlántico, donde los Estados Unidos padece un agravamiento de la situación de la pandemia y un aumento descontrolado de las infecciones.

A esto hay que sumarle que varios estados europeos han retrasaado o revertido las restricciones de desconfinamiento, haciendo cambiar las previsiones macroeconómicas para lo que resta del año.

“Continuamos navegando en aguas tormentosas y enfrentamos muchos riesgos, incluida otra ola importante de infecciones”, dice el duro informe de la CE.

Las anteriores previsiones de crecimiento para Francia, Italia y España se redujeron a partir de que el impacto del coronavirus se está prolongando más de lo esperado inicialmente, y la CE ahora espera desaceleraciones superiores al 10 por ciento este año en cada una de esas naciones.

Por el contrario, Alemania, que tuvo menos muertes por Covid-19, tendrá una contracción de 6,3 por ciento, menos pronunciada que el pronóstico de mayo, que hablaba de un 6,5 por ciento.

Eurozona: malas previsiones, pero sin segunda ola

Este nuevo pronóstico de la CE supone que no habrá una segunda ola de infecciones que conduzca a nuevas restricciones de bloqueo.

Si esto llegara a suceder, todo el escenario va a cambiar. 

Por ahora, la CE imagina un terreno en el que persistan las medidas de distanciamiento social, pero sin rebrote, y que las medidas de política monetaria y ayuda fiscal sigan durante la etapa de recuperación.

Sin contar una potencial nueva ola de Covid-19, las cicatrices igualmente serán permanentes, incluido el desempleo y las esperadas insolvencias corporativas. Muchas de ellas producto de un acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Reino Unido que se dilata en el tiempo.

Coronavirus UK

Para la CE, si no se acuerda por el Brexit, habría incluso un menor crecimiento, especialmente en el Reino Unido, lo que podría traccionar hacia abajo al resto de Europa.

Infecciones en suba

A nivel mundial, la tasa de infecciones aún sigue en aumento, particularmente en los Estados Unidos y en los países emergentes, con Brasil como el más complicado. 

Todo esto ha deteriorado el panorama global, por lo que se espera que “actúe como un lastre para la economía europea”, dice el informe de la CE.

Aunque Estados Unidos ha implementado políticas fiscales y monetarias audaces, dice el estudio, se espera que la tasa de nuevas infecciones en ese país siga en aumento y afecte la confianza de los consumidores y de las empresas, según publica BBC.

En el país de Donald Trump, los planes de algunos estados de comenzar una reapertura rápida fueron suspendidos. Se han impuesto nuevas restricciones a bares, restaurantes y otras empresas de la industria hotelera, que era algo que había ayudado a que la economía estadounidense agregara 4,8 millones de empleos en junio.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here