(Tiempo de lectura: 4 min)

Tras meses de desplomes de la recaudación tributaria sin precedentes, en el mes de septiembre las arcas del Estado recuperaron el ritmo recaudatorio precio a la Covid-19. Según datos de la Agencia Tributaria, durante el mes de septiembre de este año, el Estado ingresó a través de impuestos 11.170 millones de euros. La cifra es prácticamente calcada a la recaudada en el mes de septiembre del año pasado, cuando se recaudaron 11.185 millones de euros.

Las cifras del mes de septiembre en recaudación tributaria, a pesar de ser prácticamente iguales a las de 2019 suponen una mejora respecto a los últimos meses. De hecho, septiembre fue el primer mes desde la llegada de la pandemia en el que la recaudación tributaria se mantuvo a niveles de 2019. Y si bien en el mes de agosto ya se observó un incremento interanual del 1,1%, dicho crecimiento se produjo, según la Agencia Tributaria a la existencia de ingresos extraordinarios. Unos ingresos extraordinarios que sin ellos se habría obtenido una reducción de la recaudación tributaria del -0,7%.

De hecho, la Agencia Tributaria avisa que en el mes de septiembre también se registraron ingresos tributarios extraordinarios. Por eso, el informe de Hacienda alerta que la capacidad recaudatoria del Estado en septiembre todavía se habría visto mermada. Además, los datos todavía no reflejan el impacto de la segunda ola de la Covid-19 durante los meses de octubre y noviembre.  Una segunda ola que podría afectar especialmente a los ingresos tributarios homogéneos, como el IRPF y el IVA, que suponen la principal fuente de recaudación tributaria de las arcas públicas.

Los ingresos por IRPF se estabilizan en el mes de septiembre

Entre los impuestos tributarios homogéneos, el impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es el que sufre una mayor caída, producida principalmente por el hundimiento del consumo. Según los informes mensuales de recaudación tributaria de la Hacienda, en el tercer trimestre de 2020 el IVA cuenta con una caída acumulada del -23,9%. La cifra solo es superada por la partida de “Resto de ingresos”. Por su parte, los ingresos correspondientes al Impuestos sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) cuentan con una caída acumulada del -3,6%. En el caso del Impuesto de Sociedades la caída es algo superior, hasta el -5,2%.

En el caso del mes de septiembre, destaca que se registró la primera tasa positiva en la recaudación de IRPF. Según los datos de la Agencia Tributaria los ingresos por IRPF se incrementaron un 0,9% en el noveno  mes del año. Se trata de la primera vez que la recaudación del IRPF se incrementa desde el mes de mayo. Y entre ellas, donde más creció la recaudación del IRPF fue en los ingresos por retenciones del trabajo, que crecieron un 2,8%. Según asegura el informe, los ingresos vinculados al trabajo se encuentran ya en los mismos niveles que el año pasado. Por otro lado, la Agencia Tributaria también identifica que “desde junio también se nota, como en el resto de impuestos, el impulso de la recuperación de los ingresos afectados por las medidas sobre aplazamientos y suspensión de plazos”.

Los ingresos homogéneos en el IVA se estabilizan en septiembre

Por otro lado, respecto al IVA la Agencia Tributaria también identifica un incremento progresivo de la recaudación. Sin embargo, el informe alerta que  a la hora de analizar la evolución de esta figura, para evitar equívocos, hay que tener muy presente cuáles son los períodos que se incluyen en la recaudación del mes. En este caso la mayor parte de los ingresos de septiembre procede del devengo mensual de julio que fue el primero sin efectos directos del estado de alarma.

Además, la Agencia Tributaria identifica una cierta estabilización en los ingresos del Impuesto de Sociedades en septiembre. Sin embargo, el informe también alerta del “carácter extraordinario” de muchos de los ingresos recibidos por parte de las empresas en el mes de septiembre. Con esto, Hacienda se muestra poco esperanzada en que en los próximos meses el nivel de estabilización del Impuesto de Sociedades se pueda repetir. “En el conjunto del año hay que señalar como hechos relevantes dos: el fuerte descenso de los pagos fraccionados (-24,8%), de los que solo se ha presentado hasta el momento el primero, correspondiente al periodo enero-marzo (el siguiente pago, por los meses entre abril y septiembre, se ingresará en octubre), y el ligero descenso (-2%) de los ingresos brutos por la declaración anual de 2019 (presentada a finales de julio)”, asegura el informe.

El mes de abril, el más negro en la recaudación tributaria de España

Y a pesar de la tímida recuperación de la recaudación tributaria en el mes de septiembre, los datos son mucho mejores de los vividos en abril. El cuarto mes del año fue el peor respecto a la recaudación para las arcas públicas de la última década. En su momento, la Agencia Tributaria identificó una reducción del 32% respecto al mes de abril de 2019. Más concretamente, el informe del mes de abril cuantificaba la reducción en 14.213 millones de euros. El hundimiento de la recaudación tributaria siguió en el mes de mayo con otro desplome, en este caso del -27,6%. En tan solo dos meses las arcas del Estado dejaron de recaudar cerca de 10.000 millones de euros en comparación con el 2019.

Durante esos dos meses la recaudación cayó en picado en todos los impuestos, especialmente en el de Sociedades. Lo ingresado por el Estado del impuesto que pagan las empresas se desplomó un -66,7%. También se generaron fuertes caídas recaudatorias en el impuesto sobre las personas físicas (-14,4%) y en el IVA (-29,3%).

El Gobierno apuesta por subidas de impuestos a grandes empresas y rentas altas

Y ante estas previsiones nefastas para la recaudación del Estado, los nuevos presupuestos presentados por el Gobierno vienen acompañados de nuevos tipos impositivos para incrementar la recaudación. Así el ejecutivo español ha pactado el incremento del impuesto de sociedades para los grandes grupos empresariales, a través de una lmitación de las exenciones existentes en los dividendos y las plusvalías.

Por otro lado, el gobierno también ha aprobado subir 3 puntos el IRPF para las rentas altas, que tributen más de 200.000 euros anuales. El incremento del IRPF a rentas altas afectará a pocas personas. Por otro lado, también se ha aprobado un nuevo incremento del IRPF a las rentas de más de 300.000 euros, que se prevé que afectará a tan solo 16.740 contribuyentes en la próxima declaración de la renta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here