(Tiempo de lectura: 3 min)

Desacuerdo total entre el Gobierno de España y la patronal para alargar los ERTE hasta el mes de septiembre. Tras la última reunión mantenida ayer, la CEOE ha rechazado la oferta del ejecutivo español. Según fuentes de la patronal, la propuesta del gobierno “sigue centrando las ayudas en la activación en lugar de en los trabajadores que todavía no se pueden incorporar a su actividad laboral”, debido al impacto de la Covid-19 en el funcionamiento de la economía. El acuerdo vigente de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) finaliza el próximo 30 de mayo, lo que pone contra las cuerdas al gobierno y agentes sociales para alcanzar un acuerdo.

Las intensas negociaciones entre las patronales, los sindicatos y el gobierno no han servido para desencallar una situación que pone en riesgo el futuro laboral de miles de trabajadores de España. El principal escollo entre el ejecutivo central y las patronales pasa por las exoneraciones de las cuotas de la Seguridad Social. Según fuentes sindicales, el Ministerio de Seguridad Social quiere rebajar las exoneraciones que llevan más de un año vigentes. Por otro lado, el gobierno propone bonificar a aquellas empresas que reactiven puestos de trabajo que todavía están afectados por ERTE.

El Gobierno sigue confiado en que los cuatro días que restan para que finalice la prórroga de los ERTE pueden ser suficientes para llegar a un acuerdo. “No se contempla la posibilidad de que no haya acuerdo”, aseguró ayer la portavoz del gobierno español, María Jesús Montero. Pero el ejecutivo sigue centrado en incentivar a las empresas que reduzcan su plantilla afectada por ERTES. “Lo que toca es poner el acento en los incentivos que permitan que las personas que están en ERTE se puedan reincorporar a sus puestos de trabajo”, aseguró ayer Montero.

Tensión en el gobierno por la falta de acuerdo con los agentes sociales

Y si bien los principales escollos para un nuevo acuerdo pasan por la posición de las patronales, también los sindicatos se muestran en contra de la nueva propuesta de exoneraciones del gobierno español. Y entre el gobierno español también se vislumbran diferencias de criterio claras entre el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Seguridad Social.

De hecho, tanto las patronales como los sindicatos culpan al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luís Escrivá, como el culpable de no haber alcanzado todavía ningún acuerdo. Los agentes sociales acusan a Escrivá de haber dinamitado las conversaciones por las exigencias trasladadas a las patronales y los sindicatos. Unas exigencias que, según patronales y sindicatos, perjudican tanto a las empresas como a los trabajadores. Los agentes sociales aseguran que la reincorporación de trabajadores en situación de ERTE no depende de “ningún incentivo”, sino de la coyuntura económica y la evolución de la pandemia.

Y para echar más leña al fuego, Escrivá ha dejado entrever la posibilidad de alargar los ERTE sin que exista un acuerdo a tres bandas con los sindicatos y las patronales. “El gobierno está siendo extraordinariamente generoso con los ERTE”, ha asegurado hoy el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del gobierno de España. En declaraciones a Onda Cero, Escrivá ha asegurado que el acuerdo con los agentes sociales “no es el fin”. “Lo que voy a hacer es intentar convencer el otro lado de cuál es el interés general y de todos”, ha añadido.

400.000 trabajadores afectados por ERTE podrían dejar de cobrar la prestación si no se prorroga el acuerdo

En estos momentos parece poco probable que no se alarguen los ERTE, pero no parece tan claro que se realice con un acuerdo total con los agentes sociales. Las declaraciones de Escrivá de esta mañana abren la puerta a una posible prórroga de los ERTE sin acuerdo a tres bandas. Una posibilidad que, en cambio, desde el Ministerio de Trabajo no se contempla. En todo caso, el ejecutivo de Pedro Sánchez ya se prepara para convocar un Consejo de Ministros extraordinario para el próximo lunes 31 de mayo, día en que finaliza la prórroga de los ERTE pactada hasta ahora.

Ante esta situación, el Gobierno estima que el futuro de los ERTE afectaría todavía a 400.000 trabajadores que tienen su puesto de trabajo suspendido temporalmente. La prórroga, prevista para el 30 de septiembre, sería la cuarta aprobada y llevaría a un año y medio de vigencia de los ERTE en España.

España ha consumido ya el 85% de las ayudas de la Unión Europea para costear los ERTE

Las exigencias del ejecutivo central para rebajar las exoneraciones a la Seguridad Social de los ERTE no son gratuitas, sino que se produce por los pocos recursos del gobierno para hacer frente al gasto extraordinario que supone. De hecho, el gobierno recibió justo ayer una remesa de 3.370 millones de euros procedentes de la Comisión Europea para sufragar los ERTE. Sin embargo, esta podría ser una de las últimas partidas que pueda recibir España. Más concretamente, se calcula que el Estado español ha consumido ya el 85% de los 100.000 millones de las ayudas SURE aprobadas por la Comisión Europea en 2020.

Según los últimos cálculos, España podría recibir todavía unos 19.000 millones de euros este 2021. Una cifra que no sería suficiente para sostener los ERTE mucho más allá del 31 de septiembre, si no baja drásticamente el número de trabajadores afectados. Por este motivo el ejecutivo quiere incentivar la salida de trabajadores de ERTE, de los cuales muchos llevan más de un año con su empleo suspendido.

El ritmo de vacunación y las previsiones macroeconómicas para el segundo semestre, junto con el fin de las ayudas europeas para los ERTE hace prever que no se alarguen más del 31 de septiembre. La duda ahora es si los 400.000 empleados afectados por ERTE podrán seguir cobrando su prestación durante los próximos tres meses del año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here