(Tiempo de lectura: 3 min)

El Índice General de Producción Industrial (IPI) se disparó durante el mes de abril, con un crecimiento sostenido en relación con las cifras del mes de marzo. Según los datos de la estadística publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la producción industrial en España registra dos meses consecutivos de tasas positivas. Si en marzo la producción industrial ya creció un histórico 15,4%, en abril lo hizo con menor fuerza, pero volvió a subir con un incremento del 1,2%.

Los datos de producción industrial de España son todavía mejores si se comparan con los registros del 2020. A nivel interanual, el índice de Producción Industrial creció un 48,2% en el mes de abril. Este crecimiento exponencial es el mayo incremento registrado desde que se tienen datos. Sin embargo, también se debe tener en cuenta que la producción industrial se derrumbó hasta mínimos históricos en marzo y abril de 2020, sobre todo durante el Estado de Alarma y el Cese de Actividad decretado en el mes de abril del año pasado para contener a la pandemia. De hecho, la producción industrial prácticamente se encontró paralizada durante dos semanas del mes de abril del año pasado. Hecho que explica el crecimiento exponencial registrado este mes de abril.

En todo caso, los datos del INE, muestran buenos datos para el sector industrial de España. Tras las enormes variaciones vividas en 2020, en este 2021 el índice del INE encadena dos meses consecutivos de crecimiento. Un hecho que no se produjo ni en 2020 ni en 2019 y que muestra cierta estabilización de la industria española. Además, todos los sectores presentan tasas mensuales de crecimiento con relación a su producción industrial.

La producción de bienes de consumo duradero, la que más sube

Todos los sectores registraron incrementos interanuales en producción industrial durante el mes de abril. Sin embargo, el mayor avance lo encontramos en los bienes de consumo duradero, con un aumento interanual del 229,7%. Un incremento exponencial producido por la caída en picado de la producción de bienes de consumo no imprescindibles durante el estado de alarma de abril de 2020. También se identifica un crecimiento considerable de la producción de bienes de equipo (+120,4%) y los viene intermedios (+61,3%).

Los datos del mes de abril también demuestran hasta qué punto la producción industrial se hundió durante los peores meses de la pandemia en 2020. Según los datos del INE, por susbsectores, la producción de vehículos de motor ha subido en abril un 929,3% interanual. También sube con fuerza la confección de prendas de ropa (+321,4%) y la fabricación de muebles (+259,9%).

En cambio, a nivel mensual, la producción que más subió en abril fue la de bienes de consumo no duradero, con un incremento del 5,3%. Respecto al mes de marzo, la fabricación industrial sub en todos los sectores. Los bienes de consumo duradero subieron un 1,3%, mientras que la producción de bienes intermedio lo hicieron también un 1,3%. Los sectores donde menos subió la producción industrial fueron en los bienes de equipo (+0,9%) y la producción energética (+0,8%).

La producción industrial se dispara en Navarra, Galicia y el País Vasco

Por territorios, las comunidades autónomas del norte de la península son las que más han incrementado su producción industrial con relación al mes de abril de 2020. De este modo, Navarra registra un incremento espectacular del 79,3% en la producción industrial durante el mes de abril. También se incrementa con fuerza en Galicia (76,4%), el País Vasco (61,9%) y Asturias (60,6%). El crecimiento de la producción industrial respecto al mes de abril de 2020 también es superior a la media en Catalunya, Aragón y la Comunitat Valenciana. En cambio, en el caso de la Comunidad de Madrid se registra un crecimiento más tímido, del 39,6%.

Al otro lado de la balanza encontramos los territorios con menor peso del sector secundario y centralizados en la producción agraria, como Murcia o Extremadura. En este caso, también se identifica un crecimiento cercano al 20%, pero lejos de los registros de los territorios más industrializados del Estado. Esto se debe a la capacidad que tuvieron dichos territorios a mantener su producción centrada en bienes de primera necesidad durante la pandemia, incluso durante el cese de actividad decretado durante diez días en el mes de abril.

El gobierno apuesta para la industria verde para revertir las desigualdades del sector en el Estado

En un contexto de reactivación económica, el ejecutivo español pretende utilizar los fondos europeo para reforzar el sector industrial de España y virarlo hacia las denominadas industrias verdes. Así lo reiteró ayer la ministra de Industria, Turismo y Comercio del gobierno, Reyes Maroto. Según Maroto la reconversión verde de la industria española es inevitable y puede contribuir a revertir los efectos de la España vaciada.

Sin embargo, el sector industrial no acaba de ver con buenos ojos el Fondo nacional para la sostenibilidad del sistema eléctrico (FNSSE) impulsado por el gobierno. En concreto, la Alianza para la Competitividad de la Industria Española ha advertido de que el fondo supondrá un coste energético adicional para la industria de 2.650 millones de euros. Una cifra que, según la entidad, “pone en peligro su competitividad”. “El Fondo puede agravar la situación de la industria española y poner en riesgo su futuro”, asegura la Alianza para la Competitividad de la Industria Española en un comunicado”. La asociación lamenta que en poco más de 13 años se haya perdido un 30% del tejido productivo industrial de España y se haya destruido un 20% del empleo. En este sentido, la Alianza denuncia que el incremento de los costes del gas y la electricidad para el sector no ayuda a relanzar el sector industrial y reclama medidas de apoyo para la industria española.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here