(Tiempo de lectura: 3 min)

Esta semana, el senador estadounidense Bernie Sanders presentó un proyecto de ley para imponer más impuestos a las empresas que, se estima, pagan en exceso a sus altos mandos.

Al mismo tiempo, los accionistas de Starbucks votaron en contra de una propuesta de un pago extraordinario para el CEO de la compañía, una medida poco común que indica que algunos piensan en la junta directiva de la marca de café que Kevin Johnson está cobrando demasiado.

Johnson tiene que cobrar un bono anual de 1,9 millones de dólares correspondiente al año fiscal 2020, el de la pandemia, además de un premio igual de importante -que se pagará en cuotas- y que lo mantendría en el puesto hasta el 2022.

En general, los accionistas no se niegan a los pagos (generosos, por cierto) para los ejecutivos, siempre que estén en línea con el desempeño de la empresa.

En las últimas décadas, los pagos han crecido exponencialmente.

Entre 1980 y 2017, la compensación de los directores ejecutivos creció más del mil por ciento, según un cálculo del Economic Policy Institute estadounidense.

Sin embargo, el impacto en las ganancias debido a la pandemia podría forzar cambios.

Institutional Shareholder Services y Glass Lewis, dos compañías que brindan asesoramiento sobre cómo los inversores deben actuar para garantizar los mejores rendimientos posibles, recomendaron que los accionistas voten en contra de la propuesta de Starbucks.

Ingresos en las grandes compañías

Otra investigación (de Diligent) dice que aproximadamente una cuarta parte de las empresas que forman parte del índice Russell 3000 de firmas estadounidenses hicieron recortes en los pagos de los ejecutivos a raíz de la crisis sanitaria del 2020.

Pero los ajustes se hicieron en gran medida en el salario base de los ejecutivos, no en los bonos anuales.

Según Diligent, los salarios básicos son sólo una pequeña parte del total de los paquetes de remuneraciones de los CEO.

A las grandes cantidades las obtienen de las bonificaciones y de los premios en acciones.

Datos de Equilar dicen que 135 empresas de los EE. UU. que cotizan en las principales bolsas aumentaron la compensación de sus CEO para el año fiscal 2020, mientras que 80 hicieron recortes y 60 no tuvieron cambios.

La pandemia, los CEO y el medioambiente

Por otra parte, uno de los temas más importantes que se analizarán en la pospandemia es la presión para que más empresas relacionen la compensación de los CEOs con la diversidad o los objetivos medioambientales de la compañía.

Una encuesta a miembros de juntas de empresas publicada por Diligent y Corporate Board Member dice que el 10 por ciento de los directores deberían vincular sus compensaciones a las llamadas métricas “ESG” relacionadas con el ambiente.

Volviendo al proyecto de Sanders, el presidente del Comité de Presupuesto del Senado estadounidense quiere subir los impuestos a las empresas con coeficientes de salario medio de CEO por encima de 50 a 1.

Según el ex candidato a presidente en las primarias demócratas, dijo que es un momento de enorme desigualdad de ingresos y riqueza y que los estadounidenses exigen que las grandes corporaciones, las más rentables, paguen “una porción justa de impuestos” y traten a sus empleados con la dignidad y el respeto que merecen.

El plan de AstraZeneca

Un caso polémico surgió estos días, cuando AstraZeneca dijo que elevará a su junta de accionistas una estrategia de pagos hasta 2024 con la idea de alinear sus políticas salariales con el progreso de la empresa. La idea es analizar lo ocurrido en la pandemia y marcas retribuciones que sean equivalentes a los de su competencia.

La compañía de capitales británicos y suecos incrementó un 160 por ciento sus beneficios en el año del coronavirus. Se elevaron hasta 2.590 millones de euros. La facturación, en tanto, creció un 8,9 por ciento, hasta los 21.900 millones de euros.

El máximo ejecuivo de AstraZeneca recibió más de 17 millones de euros, por encima de los obtenido en 2019. A esto, se sumarán nuevos incrementos previstos para los próximos ejercicios.

Vacuna de astrazeneca

Para tener un punto de comparación, Pablo Isla, el mayor ejecutivo de Inditex, la empresa española con mayor valuación en bolsa, recibió ingresos globales por 5,9 millones de euros. Fue luego de haber recortado un 50 por ciento sus pagos variables.

Hay que marcar que hay fuertes diferencias entre ambas empresas. AstraZeneca desarrolló una de las vacunas contra el Covid19 y la otra debió cerrar la mayoría de sus tiendas y vendió notablemente menos de lo esperado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here