La OPEP y sus aliados acuerdan un aumento de 500 mil barriles desde enero

Con este acuerdo se sella un compromiso entre los países productores para buscar la estabilidad de los precios.

0
(Tiempo de lectura: 4 min)

Después de cuatro días de intensas conversaciones y consultas, finalmente la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados acordaron un aumento en su producción de crudo de medio millón de barriles diarios.

El pequeño aumento es un claro indicio de los temores de los grandes productores mundiales, Arabia Saudita y Rusia, cuyas finanzas han resultado seriamente afectadas.

La segunda ola de coronavirus en Europa y América y la tercera en Asia presagian que por ahora y al menos hasta el primer trimestre de 2021, no habrá una recuperación sustancial de la demanda de crudo mundial.

Tras los desacuerdos que marcaron el inicio de la reunión de la OPEP + esta semana, este pacto establece un compromiso entre los productores de crudo para tratar de estabilizar los precios en un nivel aceptable. Más allá de sus intereses individuales.

Países productores y empresas petroleras golpeados

La pandemia de covid-19 y sus efectos sobre la demanda global desde principios de 2020, oscureció las expectativas del mercado petrolero. La contracción de la demanda y el colapso de los precios han obligado al segundo y tercer productor mundial (Arabia Saudita y Rusia) a buscar una fórmula para equilibrar los precios.

La caída de los precios del crudo también ha golpeado muy duro a las grandes compañías petroleras que se han reducido a niveles históricos. Empresas como  Royal Dutch Shell PLC y Exxon Mobil Corp. han arrastrado grandes pérdidas a lo largo del año, que las ha obligado a recortar miles de empleos.

Por primera vez en años además Shell y BP PLC debieron recortar sus dividendos recientemente. Mientras otras como Chevron Corp. ha dicho que hará economías recortando sus gastos operativos.

La incertidumbre del mercado petrolero ha crecido a medida que el coronavirus sigue propagándose a un ritmo alarmante en Europa y Estados Unidos. Si bien los precios del crudo se han recuperado hasta un 25% en el mercado internacional en las  últimas semanas, todavía han una brecha con respecto a los niveles de precios de principios año.

Una puesta por el aumento de la demanda

Con China libre de su propio virus y otras economías asiáticas recuperándose con fuerza, la demanda de petróleo ha aumentado en esa región. Esto ha alentado a los inversores petroleros a apostar por un crecimiento de la demanda y los precios a mediano plazo. A medida que las vacunas contra el covid-19 se apliquen y disminuyan los contagios en el mundo.

De hecho, ya el Reino Unido autorizó esta semana la aplicación de un programa de vacunación de emergencia. Así comienza en Occidente la primera campaña de vacunación masiva, que seguirá este este mes en EE.UU, Brasil y otros países de América.

Los 13 miembros de la OPEP y otros 10 países que lidera Rusia autodenominados OPEP + que no forman parte del cártel, esperan que los precios se recuperen pronto. Para estabilizar los precios del crudo, la OPEP y sus aliados acordaron a mediados de abril sacar unos 9,3 millones de barriles de su producción conjunta.

Muhamad bin Salman, ministro de Petróleo de Arabia Saudita y el presidente ruso, Vladimir Putin.

5,2 millones de barriles menos a partir de enero

Actualmente, están produciendo unos 7,7 millones de barriles de crudo por día menos. Esto ha impulsado el precio del marcador estadounidense, el West Texas Intermediate, que se cotiza por encima de los $ 45 dólares el barril y se mantiene desde que los precios colapsaron y el petróleo llegó a no valer nada.

Los países productores tenían previsto –según lo acordado en las negociaciones de después de abril- reducir de 7,7 millones de bpd a 5,2 millones la producción, a partir del 1 de enero de 2021.

Pero la incorporación y elevación de su cuota de producción de otros países que tenían su producción disminuida como Libia, Irán y Venezuela, y la presión de los Emiratos Árabes Unidos e Irak por elevar la producción, hicieron que se acordara un ligero aumento de 500 mil barriles. Arabia Saudita y Rusia eran partidarios de no aumentar la producción.

Los precios del crudo siguen aumentando

Luego del acuerdo el precio del WTI en Nueva York cerró con un alza de 0,6%, a $45,64 por barril. En la sesión anterior, el WTI había subido un 1,6%, luego de la extraordinaria ganancia de 27% obtenida el mes pasado.

El anuncio de la efectividad de las vacunas y de un programa de vacunación masiva próximo a ser aprobado fue el principal impulsor de los precios. Pero a principios de esta semana, los precios del crudo aumentaron debido a las expectativas por la reunión de la OPEP +.

Mientras que el Brent del Mar del Norte en Londres también subió el jueves. El precio del marcador europeo cerró la jornada con un aumento de 46 centavos a 48,71 dólares (cerca de un 1%). En noviembre, la subida del Brent fue de 28%.

Sobre el acuerdo alcanzado por el cártel petrolero y sus aliados, el analista de OANDA de Nueva York, Ed Moya, comentó:

“La OPEP + necesitaba a toda costa evitar una rabieta, por lo que una pequeña subida en enero era aceptable para los saudíes. Un aumento mensual de 500.000 barriles por día en enero reemplazará el aumento de 1,9 millones que está actualmente en vigor”.

Explicó que ahora “la OPEP + decidirá mensualmente cuánto más petróleo debería entrar en funcionamiento”. La organización no se preocupó por el exceso de oferta y aprobó un pequeño aumento de 0,5 millones de su producción lo que permitirá “que las existencias disminuyan en los próximos meses”, agregó.

El acuerdo se puede romper en cualquier momento

Sin embargo advirtió que “si la recuperación económica mundial es más fuerte de lo esperado, se puede esperar un cumplimiento terrible el próximo año y, finalmente, se dará por terminado el pacto OPEP +”.

El pequeño ajuste de solo 500 mil barriles le da un margen de maniobra a la OPEP + bastante amplio. Si las cosas empeoran en el mercado sencillamente retrocede. La organización ha aprendido –presionada por la pandemia- a afinar sus mecanismos de negociación y a pensar con cabeza fría sus movimientos.

La OPEP se ha vuelto más ágil que en todas las décadas anteriores desde su creación en 1961. Así lo revela esta reunión y las anteriores organizadas con poco tiempo y a través de Zoom.

Durante la reunión Irán, uno de los países que se oponían a mantener la producción, suscribió el acuerdo de apoyar lo que la mayoría decidiera. Teherán, sin embargo, tiene problemas para colocar su petróleo debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos.

No se sabe cuánto pueda durar este acuerdo alcanzado por la presión que todos sienten al ver disminuidos sus ingresos debido a la caída de la demanda y los precios. Ahora dependerá de lo que haga el entrante presidente de los EE.UU Jor Biden. Si levanta las sanciones contra Irán, bombeará más petróleo.

La OPEP aprende de sus errores

En cuanto al rápido incremento de la producción de libia, el ministro de Energía de Arabia Saudita, Abdulaziz Salman, no pareció estar preocupado. Arabia Saudita lidera la OPEP y lo que haga o deje de hacer tiene consecuencias para todos los demás miembros de la organización.

Lo que se parece un hecho es que la OPEP, y particularmente Arabia Saudita, han dejado las rabietas. El tozudo enfrentamiento entre los saudíes y los rusos a principios de año les enseñó a comportarse más en un mundo cuya energía ya no dominan del todo.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here