(Tiempo de lectura: 4 min)

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) considera la Comunidad de Madrid como un “paraíso fiscal” dentro de España por el hecho de haber eliminado el impuesto de patrimonio. El organismo internacional, que representa a las principales economías occidentales del mundo, ha publicado esta semana un informe donde se asegura que existen evidencias en España de que la Comunidad de Madrid “hace las funciones de paraíso fiscal interno” por tener un tipo del 0% del impuesto de patrimonio. De hecho, el informe asegura que se ha detectado un traslado masivo de grandes fortunas en España hacia la Comunidad de Madrid para poder ahorrarse impuestos.

Según el informe, la reintroducción del impuesto sobre patrimonio en 2011 en toda España y el tipo del 0% que decidió aplicar la Comunidad de Madrid ha hecho que “la proporción de individuos ricos en la región de Madrid se había incrementado un 10% en comparación con otras regiones”.

Más concretamente, la OCDE calcula que entre 2011 y 2015 en Madrid se asentaron más de 6.000 grandes fortunas, que antes vivían en otras zonas del Estado español. La OCDE asegura que la presión fiscal en la Comunidad de Madrid es inferior a la media española, y muy inferior a otros territorios del Estado, como Catalunya. Y esta baja presión fiscal es especialmente evidente entre las grandes fortunas. La OCDE no solo identifica el tipo 0 del impuesto de patrimonio como una herramienta de paraíso fiscal de Madrid, sino que también contribuye a esta baja presión fiscal el impuesto de sucesiones, que es inferior al de otras zonas del Estado. El informe también asegura que España es el tercer país de la OCDE con una herencia media más elevada.

La reforma fiscal del gobierno de España busca terminar con las diferencias tributarias entre comunidades autónomas

Justamente por estas variaciones abismales en tributación según las comunidades autónomas, el gobierno de España trabaja con una reforma fiscal que harmonice los impuestos en todo el país. De hecho, la reforma fiscal que prepara el ejecutivo central afectaría principalmente al impuesto de patrimonio, sociedades y sucesiones. A pesar de que todavía no se conocen los detalles sobre la nueva propuesta tributaria, el ejecutivo de Pedro Sánchez pretende aplicar un sistema más progresivo que permita una subida de impuestos para los patrimonios altos. De hecho, el grupo de expertos que prepara la reforma tributaria identifica “la necesidad de aplicar de forma más coordinada la fiscalidad sobre la riqueza entre los distintos territorios”.

Por otro lado, el gobierno también tiene sobre la mesa una reformulación del impuesto de sociedades. La recaudación del tributo que grava los beneficios de las empresas en España se ha desplomado en la última década. Un fenómeno producido en muchos países desarrollados y que se pretende reformar de forma estructural. De hecho, el Gobierno de España ve con buenos ojos la propuesta del gobierno de Estados Unidos, que apuesta por una imposición mínima para empresas a nivel global. El objetivo pasa por aplicar un impuesto de sociedades a todas las grandes multinacionales, independientemente de su resultado neto de explotación.

En todo caso, la administración de Pedro Sánchez tiene dudas sobre el momento en el que aplicar esta reforma fiscal. Una reforma fiscal que también afectaría a las cotizaciones sociales, las cotizaciones de los autónomos, el IRPF, el impuesto de matriculación, la aplicación de peajes y la creación de nuevos impuestos verdes, entre otros.

El sector empresarial rechaza los nuevos impuestos y asegura que la presión fiscal en España “ya es alta”

A pesar de la baja presión fiscal existente en España respecto a otros países de la Unión Europea, según Eurostat, los empresarios españoles niegan la mayor y aseguran que los impuestos aplicados a las empresas ya son suficientes. De hecho, la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf) asegura que el tipo efectivo que pagan en el Impuesto sobre Sociedades las empresas se situaba en 2018 en el 22,6%. Un porcentaje que, según Aedaf, es muy parecido al tipo nominal (25%) y que desmiente el mantra de los pocos impuestos que pagan las empresas.

El sector empresarial no quiere ni oír a hablar de nuevos impuestos para las empresas. En este sentido, el Instituto de Empresa Familiar (IEF) alertó que las empresas de España no están en condiciones de soportar más impuestos en estos momentos. “Entendemos y apoyamos los esfuerzos para reequilibrar nuestras cuentas públicas. Solo pedimos estabilidad y disponer de un marco tributario que no nos penalice competitivamente. Un marco que n ponga en riesgo nuestra continuidad empresarial”, aseguró el presidente de IEFE, Marc Puig, durante la presentación del Observatorio de la Empresa Familiar. Un Observatorio que detectó que durante el 2020 el número de empresas familiares que registraron pérdidas se triplicaron.

Cepyme pide condonar préstamos ICO y quitar impuestos a las Pymes con problemas de facturación

En todo caso, todo parece indicar que la reforma fiscal del gobierno no se aplicará hasta que la economía se haya estabilizado. Y en este período, las patronales piden la ayuda pública para salvar a pequeñas y medianas empresas asfixiadas por los estragos de la Covid-19. Hace unas semanas la patronal de pymes en España, Cepyme, pidió al ejecutivo que condonara los préstamos ICO y bajara los impuestos a las pymes con mayores problemas económicos. Y ayer el Consejo de Ministros aprobó un código de buenas prácticas para reestructurar los créditos a empresas y autónomos avalados por el ICO. La medida, que se aplica en el marco del apoyo a la solvencia de las empresas aprobado en marzo, estará dotada con 3.000 millones de euros y permitirá a las empresas con mayores problemas quitarse parte del crédito concebido.

La condonación de la deuda podrá ser del 50% del principal avalado y que se encuentre pendiente de pago, siempre que la caída de la facturación de la empresa en 2020 fuera entre el 30% y el 70%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here