La nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal permite cometer delitos

0
(Tiempo de lectura: 4 min)

El Consejo de Ministros acaba de anunciar que se dispone a aprobar la próxima semana la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal. Gracias a ella, por primera vez los cuerpos y fuerzas de seguridad podrán cometer delitos para combatir otros delitos. Esto incluye, enviar archivos ilícitos, infiltrarse en foros de delincuentes e incluso cometer delitos virtuales. El fiscal Jorge Bermúdez revela en qué puede afectar la nueva Ley a la hora de investigar a los criminales.

Para empezar, en ella se sigue facultando a los cuerpos de seguridad, bajo autorización judicial, a hacerse pasar por delincuentes. De igual manera pueden usar la llamada “entrega vigilada” de mercancías ilegales. Incluso, recalca Bermúdez, se pueden cometer pequeños delitos, siempre y cuando sean proporcionales a lo que se persigue.

La nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal abre la puerta a la posibilidad de atrapar a los cibercriminales más buscados. Esto sería posible usando sus mismos métodos delictivos. Esta ampliación del ámbito de acción alcanzan a los delitos cometidos mediante las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs). Así pues, el concepto de entrega vigilada, por ejemplo, se amplía también a los archivos informáticos. 

Jorge Bermúdez nos habla de la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal

Jorge Bermúdez es reconocido en España como uno de los mayores expertos en legislación sobre delitos informáticos. Como tal,  esta semana ha expuesto ante un auditorio de hackers en Madrid los grandes cambios de la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal

Recordó el fiscal que, durante décadas, los cuerpos de seguridad se habían tenido que regir por normativas “del siglo pasado”. En su opinión, estas sólo permitían la intervención postal, telefónica y telegráfica de las comunicaciones de los delincuentes. No obstante, la legislación española ha ido adaptándose a los nuevos tiempos. 

Bermúdez ratifica que, “mucha jurisprudencia se ha creado a través del Tribunal Supremo y Constitucional. Esto ha permitido, por ejemplo, interceptar comunicaciones de redes de narcotráfico. Asimismo, se ha posibilitado la detención de grandes organizaciones en España que introducían droga, por ejemplo, a través de Galicia”.

Lo cierto es que los cuerpos y fuerzas de seguridad que habían perseguido a los delincuentes en el ciberespacio tenían hasta ahora muchas limitaciones. Estas contrastaban groseramente con la impunidad con la que actuaban éstos últimos. Ahora se espera que artículos, como el 588 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal les pondrá fin. Se trata de un artículado denso, casi como un”minicodigo” de investigación tecnológica, resaltó Bermúdez.

Novedades que trae el nuevo código

Entre las novedades de este nuevo código destaca que “desaparece la limitación de sólo poder interceptar redes de comunicaciones físicas. En su lugar se permite hacerlo a través de medios lógicos y virtuales. Esto significa, en pocas palabras que se pueden intervenir, por ejemplo, llamadas por Skype. Esta innovación por otro lado, presenta retos a los cuales se verán enfrentados los investigadores. Solo por mencionar una, tendrán que justificar al juez que necesitan intervenir una llamada en particular.

Con esta nueva normativa también se podrán usar “medidas extremas” para delitos informáticos, no considerados como “graves” por el Código Penal actual. Por ejemplo, hasta ahora, pedir a las operadoras de telefonía datos de llamadas era complicada. Esta limitación ha impedido la resolución de muchos casos debido a trabas legales. Cosas como identificar al titular de la IP desde donde se cometía un delito era una verdadera odisea.

En este sentido la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal obliga a las operadoras de telecomunicaciones y servicios de información a colaborar con la autoridad. Así pues, ellas están obligadas a facilitar datos de llamadas que puedan llevar a una captura. Esto es muy importante porque, hasta ahora, en muchos casos no lo hacían. Basan su negativa en la Ley de Protección de Datos y las sanciones a las que se exponían por incumplirla. 

Las violaciones que la nueva ley permite

La nueva ley establece la obligación de cualquier experto informático de colaborar con los agentes para investigar los medios empleados por los criminales. Algunos representantes judiciales ya se preguntan “¿Estamos hablando de un hacking judicial?. En respuesta, los que la ven con buenos ojos aseguran que en todo caso, se hará de forma amable. Concluyen diciendo que en este tema posiblemente no se pueda “doblar el brazo” de “buena manera a una persona para que colabore”.

Igualmente, la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal dará luz verde a la figura del agente infiltrado. De esta manera, un agente encubierto, podría introducirse en foros de criminales haciéndose pasar por uno de ellos. Podrán incluso utilizar fotos incautadas para ofrecer la identidad más realista de los delincuentes. De esta manera se podrían atrapar, por ejemplo, a los responsables de redes de pederastas o grupos de delincuencia organizada. En resúmen, se estarían cometiendo delitos de menor importancia, siempre acordes con la causa final que se persigue. 

Con la vieja ley en la mano, hasta ahora los agentes no podían acceder a esos foros. Sin embargo, en casos de delitos tradicionales, como el narcotráfico la vieja ley permitía la infiltración de agentes. O sea que la novedad en este caso es que se extiende hasta los delitos informáticos.

Otra de las “infracciones permitidas” es la posibilidad de usar dispositivos como los micrófonos de los teléfonos móviles para grabar conversaciones. En este caso, contarían con el acceso remoto, que es una ventaja de estos dispositivos modernos. Asimismo, considera Bermúdez que el uso de tecnologías como el GPS favorecerá a la justicia.

Otras novedades próximas a ser incorporadas

Quedan aún al margen de esta ley reformada, muchas otras herramientas que se usan en otros países. Este es el caso de los llamados “troyanos policiales”. Se trata de un software malicioso que se podría emplear por parte de los cuerpos de seguridad para investigar y recabar pruebas. Tales programas se instalan en los teléfonos y equipos informáticos de presuntos delincuentes. Ello permitiría, entre otras cosas, activar la webcam del teléfono o el móvil de un delincuente. Así pues, ciertos hechos delictivos en proceso podrían ser grabados. 

De hecho, la nueva ley hace pensar de que en un futuro los responsables de ciberseguridad de las empresas estarán capacitados para realizar funciones policiales. Estas dentro del ámbito de sus empresas para protegerlas, si la situación lo exige. De hecho, con la nueva Ley de Seguridad Privada, se permite a los vigilantes de seguridad hacer detenciones, hasta que esté presente un agente.

Por supuesto, el fiscal recalcó que estas nuevas normas siempre se aplicarán garantizando los derechos constitucionales de las personas. Como un ejemplo, “no se puede obligar a nadie a entregar las claves de encriptación de su móvil”. Esto ni siquiera bajo la presunción de la existencia de pruebas que le incriminan”. Ante todo la ley es clara, ya que dice que “cualquier persona tiene derecho a no incriminarse”.

Recalcó Bermúdez que esta nueva normativa surgió para hacer que el trabajo de los cuerpos de seguridad sea más eficaz. Mencionó especialmente al yihadismo, el robo de de las bases de datos de las empresas y la pederastia. Para concluir aseguró el fiscal Bermúdez que el actual derecho procesal parece cada vez más ciencia ficción. En conclusión hay que mantener la mente abierta.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here