(Tiempo de lectura: 1 min)

El día de hoy alertó el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que la situación de los refugiados sirios en los países vecinos era cada vez más desesperada. Por un lado sus condiciones de vida se degradaban rápidamente y por el otro no tenían ninguna esperanza de que mejore en el futuro cercano, 

Hoy, cuando se cumplen cuatro años de la guerra civil en Siria, se inicia el quinto sin ninguna esperanza de una solución política. ACNUR, por su parte alertó que la mayoría de los 3,9 millones de refugiados sirios no ven posibilidades de poder volver a su país a corto plazo. Todos ellos están asentados en Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Turquía y tampoco ven opciones de “recomenzar” una vida en el exilio.

Más de la mitad de los refugiados en Líbano habitan viviendas precarias y muchos de ellos subsisten por debajo de la línea de la pobreza. Tras años en el exilio, los refugiados no tienen más ahorros y cada vez más de ellos tienen que pedir limosna. Por otro lado, las mujeres venden sus cuerpos a cambio de dinero, y los niños trabajan. Esta información fue parte de la denuncia del alto comisionado para los refugiados, Antonio Guterres, citada en un comunicado.

Llamamiento a la comunidad internacional para ayuda a los refugiados sirios

Guterres agregó que la crisis de los refugiados sirios es la peor de nuestra era, y debería haber un clamor de respuesta global”. Desgraciadamente, en lugar de eso, la ayuda cada vez es más escasa. Con los llamamientos humanitarios quedándose cortos de fondos, simplemente no hay suficiente ayuda para cumplir con las colosales necesidades.

Por otro lado, en el interior de Siria, la situación se deteriora día a día. Actualmente más de 12 millones de personas necesitan ayuda para sobrevivir. De ellos, casi 8 millones han sido forzados a dejar sus hogares, y la mayoría viven en condiciones muy precarias. Unos 4,8 millones de esas personas se encuentran en áreas de difícil acceso y, de ellas, 212.000 viven bajo sitio.

Una cuarta parte de las escuelas sirias están destruidas o no funcionan, y más de la mitad de los hospitales están destrozados. De hecho, más de 2,4 millones de niños en el interior de Siria no van a la escuela.Entre los refugiados en países terceros, la mitad de los menores no asiste al colegio. Concluye Guterres diciendo que  “tenemos sólo una pequeña oportunidad de intervenir ahora para evitar una generación perdida.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here