(Tiempo de lectura: 3 min)

Junto con la recuperación económica y el fin de las medidas de aislamiento, la inflación estadounidense se disparó en abril respecto del mismo mes del año anterior.

Así es, los precios al consumidor subieron un 4,2 por ciento en los 12 meses entre abril de 2020 y abril de 2021, un notable incremento respecto del 2,6 que había anotado el mismo indicador en marzo.

Se trata del mayor incremento interanual desde septiembre de 2008, según datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

La novedad se produjo cuando crecen los temores respecto de que el aumento de los precios al consumidor pueda hacer subir las tasas de interés.

Algunos analistas dicen que la tasa inflacionaria podría estar aumentando debido a factores coyunturales relacionados con cuellos de botella en la oferta

Otros hablan de un exceso de dólares en el sistema que inyecta presión a la economía.

Más allá de esto, lo cierto es que la inflación amenaza con ser un problema.

Vehículos y alimentos: más inflación

La inflación, que mide la tasa a la que varían los precios de los bienes y servicios, se vio impulsada especialmente por los precios más altos de los automóviles y de los alimentos durante el mes de abril.

Los precios de los automóviles usados aumentaron un 9,8 por ciento sólo en abril, mostrando la mayor suba mensual desde que comenzaron a tomarse los registros.

Según el gobierno, ese dato representó más de un tercio del salto general de la inflación.

El informe completo de la inflación de abril en los Estados Unidos.

Por su parte, el “índice de precios subyacente”, que excluye los costos de alimentos y energía que en general son más volátiles, aumentó un 3 por ciento en abril respecto del año anterior.

Acciones en los Estados Unidos

Luego de que se conociera el informe, las acciones de la mayoría de las empresas y bonos estadounidenses cayeron.

Las pérdidas fueron globales en medio de las preocupaciones de los inversores de que una mayor inflación podría llevar a la FED de los Estados Unidos a subir las tasas de interés con una aceleración más rápida de la esperada.

Por ejemplo, el Dow Jones retrocedió 1,9 por ciento el martes, el S&P500 cayó un 2,15 por ciento y el índice Nasdaq, centrado especialmente en compañías de tecnología, cayó un 2,65 por ciento.

En marzo, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, había firmado un proyecto de ley de ayuda económica de 1,9 billones de dólares para la enorme mayoría de los estadounidenses, los que recibieron cheques de hasta 1.400 dólares.

Además, el mes pasado, anunció planes que reflejarán un mayor gasto gubernamental en la creació de empleos, en educación y en atención social.

Todo esto ha llevado a una acumulación de ahorros que los estadounidenses está gastando a medida que la economía se reabre, lo que eleva los precios.

Por otra parte, en el caso puntual de los automóviles usados, expertos explican que se debe a que la demanda creció porque cayó drásticamente la fabricación de vehículos nuevos en la pandemia.

Esto se sumó a que millones de estadounidenses comenzaron a hacer trabajo virtual y optaron por mudarse a los suburbios, pero para eso necesitaron comprar automóviles, lo que hizo que subieran de precio.

En los 12 meses entre abril de 2020 y abril de 2020, los vehículos y camiones usados aumentaron 20 por ciento. 

Expectativas

Algunos especialistas dicen que los mercados ya esperaban un aumento de la inflación.

Sin embargo, lo que sorprendió fue el número: 4,2 por ciento en 12 meses fue un dato demasiado alto. Y lo peor es que no se espera que baje en los próximos meses.

Según la FED, los aumentos son temporales y se estabilizarán en la medida que la economía se normalice tras la pandemia de Covid-19.

Otro aumento fuerte fue el de los precios de los boletos de las aerolíneas, por ejemplo, que subieron un 9,5 por ciento desde abril de 2020.

El vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, dijo que estaba “sorprendido” por el salto inflacionario durante una conferencia de la Asociación Nacional de Economía Empresarial.

Sin embargo, agregó que se mantendrá mientras se reabra la economía, para luego normalizarse. Dijo que hay una “demanda reprimida en la economía”, por lo que “puede tomar algún tiempo para que la oferta se eleve al nivel de la demanda”.

Algunos analistas entienden que en los próximos meses los aumentos de precios derivados de la reapertura de la economía son simplemente cuellos de botella de la cadena de producción que desaparecerá luego.

En este sentido, indican que el problema es transitorio y que no se trata del comienzo de una espiral inflacionaria ascendente. Piensan que los aumentos de precios no serán noticia en 2022.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here