(Tiempo de lectura: 5 min)

Hollywood y la industria del entretenimiento mundial han sido apresados por sorpresa. El cierre masivo de salas de cine ha retrasado cientos de estrenos a nivel mundial y ha hecho que el famoso Box office (o informe de ganancias por película) haya llegado a cero. Sin cines abiertos y sin público, no hay posibilidades para vender y consecuentemente, no hay negocio para operar. Empresas como Disney, Universal Pictures, MGM y otras grandes productoras han decidido aplazar los estrenos de películas como Mulán, 007, Black Widow y otras más que ya tenían fecha de salida. Estas cancelaciones son tan sólo la punta del iceberg de toda la industria. Galas de premios, conciertos, eventos de benéficos, obras de teatro y musicales se encuentra en una pausa indefinida mientras que la gente que trabaja en ellos necesita recibir ingresos.

Dónde unos agonizan otros aprovechan para crecer

A pesar de este sombrío panorama, existe también una ventana de oportunidad para el mundo del entretenimiento. Millones de personas a nivel mundial están, hoy en día, encerradas en sus casas. Es un momento imperdible para los servicios para el hogar de entretenimiento se consoliden en el mundo. Netflix, por ejemplo, será uno de los obvios ganadores ya que cuenta con el mayor número de usuarios a nivel global y cuya demanda ha sido tan alta que ha tenido que reducir la calidad de sus videos para no saturar la mismísima World Wide Web. Otros servicios más nuevos, pero altamente competitivos como Disney Plus, Amazon Prime Video y Hulu, están buscando pescar la atención de millones de clientes potenciales.

Netflix ha sido uno de los grandes beneficiados por la pandemia del COVID-19.

Este empuje al entretenimiento móvil o “casero” ha estado en boca de analistas que acuñan el término Economía de la atención para referirse al nuevo commoditie de hoy en día: la atención de las personas. El tiempo libre de las personas es limitado y las opciones que tenemos cada uno de nosotros como consumidores son amplias y atractivas. Las compañías de videojuegos quieren que juguemos con sus títulos, los servicios de streaming quieren que veamos su contenido y las redes sociales hacen todo lo posible para mantenernos enganchados en sus páginas. La cuarentena mundial es una oportunidad irrepetible para incrementar sus ganancias y ellos lo saben. Pero antes hablemos de los riesgos de la industria.

Los esfuerzos del sector tradicional para adaptarse al nuevo panorama

El periodo promedio en el que una gran producción hollywoodense permanece en las pantallas grandes es 90 días. Después de ese periodo, las películas comienzan su distribución en el mercado mediante servicios de alquiler en formato digital o venta en formato físico. También es posible que se distribuyan mediante streaming y, en algunas ocasiones, se vuelven a lanzar al cine en países donde se pudo estrenar.

Esta tendencia parecería que está a punto de cambiar. Universal Pictures acaba de anunciar que varios de sus estrenos “Trolls World Tour”, “The Hunt” y “The Invisible Man” estarán disponibles para alquiler de 48 horas en su portal. Según los comunicados, está opción será temporal y se espera que el público vuelva a asistir a las salas de cine cuando todo esto termine. Las empresas que viven de las proyecciones en el cine y no tienen alternativas en streaming tendrán que recurrir a otras estrategias de distribución en un momento en que la competencia en el entretenimiento está en un punto álgido.

¿Hay oportunidades para los inversores?

Ante este panorama, ¿cuál es la estrategia a seguir por los inversores? Una pregunta que debemos deshilvanar para encontrar la respuesta. Vayamos por partes. Las empresas más famosas como Netflix y Amazon sufrieron una caída de sus acciones en los pasados días al igual que todas las compañías de las bolsas de valores de Estados Unidos. Sin embargo, la caída duró muy poco para algunas de ellas que rápidamente volvieron a encontrar su valor en poco tiempo. Netflix llegó a cotizar $290 dólares por acción el 17 de marzo y en tan sólo dos semanas recuperó su valor previo y hasta el día de hoy se encuentra en $368 dólares por acción. Sin duda el precio actual es muy poco atractivo para comprar, aunque es altamente probable que la acción seguirá subiendo mientras la cuarentena obligue a millones de personas en el mundo a permanecer en sus casas.

En el gráfico podemos ver las cotizaciones de Netflix durante la la crisis del COVID-19.

Amazon Prime Video es otra historia. Ya que es una división de Amazon, invertir directamente en la plataforma pensando en el crecimiento de su servicio de streaming no es posible. La acción de Amazon actualmente llegó a cotizar en $1689 dólares por acción el 16 de marzo y actualmente cotiza en $1,963. Al igual que Netflix, el precio recuperó en unos días su valor previo a la bajada general que tuvimos en marzo. Por lo que tenemos que revisar otras opciones de inversión.

ARTÍCULO RELACIONADO

Invertir en Netflix: 5 razones para comprar sus acciones en 2020

Podemos debatir sobre si invertir en Netflix es una buena o mala opción, pero no hay discusión alguna en que la empresa de entretenimiento...

Disney+ apenas se estrenó a nivel mundial. Su acción al igual que Amazon, involucra más negocios que su servicio de streaming y estos no lo están pasando nada bien. La empresa de Mickey Mouse tendrá que cerrar sus parques temáticos de Disneylandia hasta que la cuarentena pase. De igual forma aplaza el lanzamiento de sus producciones cinematográficas y su industria de cómics también sufre una muy mala temporada. Esto hace a la empresa poca atractiva para invertir en el corto plazo. Disney seguramente tendrá que mover la grabación de sus producciones futuras, lo cual también hará que su estreno sea posterior a la fecha planeada. Según una declaración hecha por la empresa el 19 de marzo, es difícil pronosticar el rendimiento de la empresa este año. Incluso sus productos y el famoso merchandising de sus producciones no está siendo comprada debido a la falta de personas en las tiendas. Desde Disney auguran un golpe que mermará sus capacidades de préstamo, pero no tendrá un impacto profundo en la empresa.

Youtube es otra de las plataformas que también sumarán una gran cantidad de espectadores en los siguientes meses. La demanda por video en la red ya supera el 75% de toda la información intercambiada en la red. La división de Google es también uno de los grandes competidores por la atención de millones de personas. En ciertos lugares del mundo se está disminuyendo la calidad de sus videos (al igual que Netflix y otras plataformas) para poder sostener la demanda. Los productores de contenido también tienen que echar mano de la creatividad y del marketing para poder crear y promocionar sus canales. Respecto a la oportunidad de inversión, sufre del mismo problema que Amazon ya que la división de Youtube es sólo una parte de los negocios y la acción de Google engloba una gran cantidad de negocios. El precio actual de Alphabet (GOOGL) es $1.161,95 dólares por acción y viene de un precio máximo de $1,524 del 19 de febrero del presente año. Dadas las condiciones del mercado y la enorme cantidad de negocios que engloba la empresa, la inversión no es una opción.

La volatilidad del mercado y la posibilidad de una recesión mundial en el país nos dejan un panorama complicado para la inversión, pero al mismo tiempo abre la ventana para oportunidades únicas. Consideramos que todas aquellas empresas que tienen un modelo de negocio basado en ventas en línea o consumo en streaming son candidatas a reportar beneficios en los próximos días. Aún nos falta analizar empresas de música y videojuegos, pero ese tema lo dejaremos para otra ocasión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here