(Tiempo de lectura: 5 min)

Todo comenzó el año pasado cuando los multimillonarios dueños de los equipos ingleses Manchester United y Liverpool plantearon la ruptura. Aunque desde hace años se ha venido hablando de una posible separación por distintos motivos, ahora es cuando la guerra total del fútbol llega al fútbol europeo.

El proyecto de liga alternativa de fútbol llamado Project Big Picture, supone el rompimiento con la UEFA Champions League. Hasta el momento son 12 los clubes del fútbol europeo que quieren abrir tienda aparte y crear su propia competencia, lo que ha provocado la inmediata y enfurecida reacción de las autoridades del fútbol.

Son miles de millones de euros los que están en juego en esta guerra tendiente a controlar la competencia de clubes más famosa del continente. Luego de que los equipos separatistas anunciaran su intención de desprenderse de la UEFA, lo que viene es una larga batalla por concentrar espectadores, derechos de transmisión, publicidad y entradas a los partidos.

La deserción equivalente a unos 4 mil millones de euros (USS 4.800 millones) es financiada por JPMorgan Chase & Co. Como era de esperarse, el anuncio provocó la acalorada protesta de los aficionados y los gobiernos involucrados, al igual que de la UEFA que rige al fútbol europeo.

Inglaterra, España e Italia lideran la separación

Para contrarrestar el movimiento separatista del fútbol, la UEFA explora conseguir un financiamiento de unos 6,000 millones de euros que aportaría el administrador de activos Centricus con sede en el Reino Unido. El dinero serviría para financiar el rediseño y renovación de la Liga de Campeones, de acuerdo con personas familiarizadas con el tema.

Esta guerra pone de manifiesto que el negocio del deporte más popular del planeta está cambiando y es, desde luego, un efecto más de la crisis desatada por la pandemia de origen chino. El movimiento separatista está liderado por clubes de Inglaterra, España e Italia. Son equipos con miles de seguidores pero también deudas muy altas.

Después de un año jugando sin afición en sus estadios mientras los costos se mantienen altos, los equipos tomaron la decisión de reclamar una tajada más grande del fabuloso pastel  futbolística. Quieren obtener más dinero por derecho de transmisión y prepararse para cuando los aficionados vuelvan a los estadios.

La mayor parte de los equipos que se han sumado a la propuesta de formar una nueva Superliga, tuvieron una pésima temporada. Ocho de ellos al menos, cargan en sus balances deudas superiores a los 100 millones de euros, según las cifras que maneja la empresa de contabilidad KPMG.

UEFA tomará medidas para impedir el proyecto

Al ser consultado sobre la arriesgada jugada de los equipos ahora calificados como la “docena sucia”, el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, dijo que la propuesta separatista representa un “escupitajo en la cara” para los aficionados al fútbol.

Así mismo, prometió que este movimiento desafiante no se quedará sin respuesta. La organización ya está preparando todas las medidas que considera necesarias para contrarrestar los efectos separatistas y detener el daño.

Se habla de prohibir a los equipos desde usar las canchas hasta impedir a los jugadores que participen en torneos internacionales de fútbol. De cumplirse estas amenazas, los equipos separatistas tendrán serios problemas para materializar su proyecto alternativo.

Todo dependerá de cuán rápido los clubes más endeudados puedan conseguir dinero por adelantado. “La mala gestión financiera en algunos clubes europeos los ha obligado a generar fondos anticipados para ayudar a aliviar su situación de endeudamiento”, afirma el profesor Kieran Maguire de la cátedra de finanzas del fútbol en la Universidad de Liverpool.

Agregó que “Los clubes lograrán su objetivo de esta competición u obtendrán más ingresos y certeza de la UEFA”. Mientras tanto Centricus ha estado negociando con la UEFA desde hace varios meses en relación con la financiación, dijeron fuentes cercanas al tema.

Ampliación de la Liga de Campeones y más partidos

Inicialmente, la firma de inversión había discutido un paquete de alrededor de 4.200 millones de euros. Tal cifra aumentó después de conocerse el proyecto de la Superliga. Las negociaciones siguen su curso pero no hay aun certeza de que ambas partes logren un acuerdo, según las fuentes.

Ni los representantes de Centricus ni autoridades de la UEFA quisieron por el momento hacer comentarios sobre esta negociación. Este martes, la UEFA celebrará su congreso anual y se espera que allí surjan algunas informaciones relacionadas con las conversaciones.

Lo que hay en el fondo es un plan de la UEFA para elevar el número de equipos participantes en la Liga de Campeones que pasaría de 36 equipos de 32. Igualmente, busca elevar el número de partidos, lo que ha generado reacciones en contra de varios clubes.

Los equipos se han quejado de que durante la temporada se juegan muchos partidos ya. Esto hace que el número de partidos se diluya como las mayores atracciones populares del continente.

Así operaría la Superliga

Según el plan previsto por la Superliga, la nueva competencia comenzará entre los equipos más grandes como el real Madrid y el Manchester prevista para agosto. Hasta ahora se han apuntado para el calendario seis clubes de Inglaterra, tres de España y otros tres de Italia. Los partidos se jugarían entre semana para no chocar con el torneo de la UEFA.

Por otro lado, además de los 15 equipos permanentes, habrá cinco más que cada año se clasificarán para competir en la Superliga. Aquí no participarían los clubes de Alemania y Francia, incluyendo el Bayern de Múnich, que ganó la Liga de Campeones 2020.

Tampoco del Paris Saint-German, patrocinado por Qatar, que para esta semana se prevé emita un comunicado de prensa desligándose del proyecto separatista y apoyando los esfuerzos unitarios de la UEFA.

En un comunicado emitido por la UEFA en su sitio web el organismo rector del fútbol europeo manifestó que de materializarse la propuesta de la Superliga “deseamos reiterar que nosotros y todas nuestras federaciones miembro permaneceremos unidos en nuestros esfuerzos para detener este cínico proyecto”.

Florentino Pérez: estamos salvando al fútbol

La liga rebelde es rechazada también por los gobiernos del Reino Unido y Francia. El propio príncipe William, actual presidente de la Asociación Inglesa de Fútbol, expresó su preocupación por este proyecto.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, quien se desempeñaría como presidente de la Superliga, en declaraciones a la televisión española dijo el lunes que el proyecto tiene el objetivo del salvar al fútbol.

Pérez argumenta que las deudas de los clubes y la profunda crisis de ingresos que vienen arrastrando los ha llevado “al borde de la ruina”. “No queremos que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. Tenemos que salvar el fútbol”, comentó.

La Superliga hace aguas

El martes, las acciones del Manchester United y la Juventus Football Club cayeron abruptamente, luego de que el club inglés se deslindara de la Superliga europea. En un inesperado giro de los acontecimientos, uno a uno los equipos comprometidos con la formación de la nueva liga se fueron retirando.

Chelsea, Arsenal, Tottenham Hotspur, Liverpool, Manchester City, Manchester United, Atlético de Madrid, Inter de Milan, AC Milan y la Juventus, decidieron abandonar el proyecto. Ahora solo el Real Madrid y el Barcelona permanecen en la Superliga, no se sabe hasta cuándo.

Es evidente que el nuevo bloque futbolístico que se atrevió a desafiar el poder de la FIFA y la UEFA tiene las horas contadas. Bastaron 48 horas para que los sindicatos del fútbol aplastaran el proyecto.

Sin embargo, tras la crisis del fútbol europeo han aflorado viejas rivalidades con las todopoderosas y cuestionadas autoridades del fútbol continental y mundial. ¿Se avecinan cambios en el fútbol?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here