(Tiempo de lectura: 1 min)

El Ejército del Aire estadounidense planea destinar un presupuesto de 25 millones de dólares para desarrollar nuevos radares para sus aviones de combate F-16. La instalación de estos radares electrónicos AESA es una demanda de quienes trabajan en la misión de defensa interior del país. El general Stanley Clark, director de la Guardia Aérea Nacional, considera que los F-16 necesitan esta evolución para así mejorar su capacidad de vigilancia.

El general Mark Welsh, miembro del Estado Mayor Conjunto, se dirigió el martes pasado a los congresistas del Comité de Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes. Explicó en la reunión que si realmente querían equipar a todos los F-16 con los radares, necesitarían gastar  75 millones de dólares. Esta cantidad equivale a gastarse 3,2 millones por avión, lo cual es una cantidad difícil de obtener. 

De hecho, en el año fiscal 2013 la Fuerza Aérea ya había pedido presupuesto para esta evolución. Lamentablemente, al final formó parte de los recortes en Defensa. En esta ocasión, Defensa ha solicitado los fondos adicionales basados en una “Necesidad Operativa Urgente”. Este modelo de solicitud se usa en situaciones de conflicto o crisis. En esas condiciones se considera que, si no se satisface la demanda, puede haber pérdida de vidas o fracasa la misión. Welsh explicó que no duda de que este es el camino a seguir en este asunto de los radares

Radares para el F-16: AN/APG-83 es el seleccionado

El radar AN / APG-83 es un radar de control de fuego que fue inicialmente diseñado para ser instalado en el F-16 Fighting Falcon de la General Dynamics y otros aviones. Es conocido bajo las siglas SABR (Scalable Agile Beam Radar). Pertenece al tipo AESA (radar multifunción activo de exploración escaneada electrónicamente) 

Luego de ganar una licitación en 2013, Lockheed Martin seleccionó a SABR como el radar AESA para los programas de modernización y actualización de algunos F-16. Dentro de este grupo entraron las unidades de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y la Fuerza Aérea de la República de China (Taiwan).

Este AESA está diseñado para adaptarse a aviones F-16 sin modificaciones estructurales, de potencia o de enfriamiento. El SABR es escalable para adaptarse a otras plataformas de aviones y áreas de misión.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here