(Tiempo de lectura: 5 min)

La Reserva Federal de los Estados Unidos tiene previsto esta semana el lanzamiento de un documento de consulta relativo a los beneficios y riesgos que conlleva la emisión de una moneda digital estadounidense. 

Mientras las autoridades monetarias estadounidenses analizan el tema, el Banco Central de China y otras entidades del mundo ya tienen en marcha programas piloto sobre una moneda fiduciaria digital.

Recientemente, siete bancos centrales de Europa y América, incluyendo el Banco Central Europeo y la Fed anunciaron que trabajan en un manual operativo de monedas digitales. Lo hicieron presionados por el avance de China en torno a su programa del yuan digital.

Opiniones divididas sobre el dólar digital

En la Fed, los funcionarios tienen opiniones divergentes sobre este tema. Por ello, se cree que la creación de un dólar digital tomará algún tiempo más, tal vez años. El dólar digital, a diferencia de las criptomonedas privadas, por ejemplo bitcoin o ethereum, tendría respaldo del gobierno, así como lo tienen los billetes y las monedas físicas actuales.

Quienes defienden el proyecto del dólar digital dentro de la Fed afirman que la moneda presenta grandes beneficios. Hará que las operaciones bancarias o los pagos sean más rápidos, atraerá a más personas al sistema financiero y el gobierno dispondrá de una forma eficiente y rápida para distribuir cualquier ayuda financiera.

La otra razón de peso es defender la preeminencia del dólar frente a otras monedas en el comercio internacional y nacional. Al respecto, la gobernadora de la Fed, Lael Brainard, ha hecho algunas afirmaciones.

“Es realmente difícil para mí imaginar que dado el estatus del dólar como la moneda dominante en los pagos internacionales, Estados Unidos no vendría a la mesa con una oferta similar en esas circunstancias”, indicó Brainard recientemente.

La Fed avanza con cautela  

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Pero, el presidente de la Fed, Jerome Powell, es más cauteloso sobre el proyecto del dólar digital. En septiembre el funcionario declaró que es más importante hacer las cosas bien sobre la nueva moneda digital del banco central (CBDC por sus siglas en inglés), que hacerlo rápido.

De acuerdo con Powell y otros funcionarios de la Fed, la investigación que pondrá en marcha esta semana tiene un carácter preliminar y exploratorio. El 22 de septiembre durante una conferencia de prensa, el presidente de la Fed lo dijo claramente. 

Solo emitirán una CDDC si ven “beneficios claros y tangibles que superan todos los costos y riesgos.” El funcionario explicó que el organismo está “trabajando de manera proactiva para evaluar si emitirá una CBDC y, de ser así, en qué forma”. 

Esos no son los únicos desafíos que ve Powell sobre la emisión de una moneda digital estadounidense. Él afirma que mucha gente todavía usa y prefiere el dinero en efectivo. Destacó los problemas de privacidad inherentes al sistema monetario digital, ya que la Fed podría en teoría saber como cada estadounidense usa su dinero.

Escepticismo sobre necesidad de una moneda digital

La consulta pública pretende “proporcionar una base para la toma de decisiones informadas tanto en tecnología como en políticas públicas”, según señaló el funcionario en sus declaraciones a la prensa.

Otros funcionarios como Randal Quarles, miembro de la Junta de la Fed y encargado de la regulación financiera, son más escépticos sobre la necesidad de una moneda digital en este momento. 

Quarles destacó que el dólar en realidad ya está “altamente digitalizado” y puso en duda que la Fed pueda ayudar a que a través de una moneda del banco central las personas no bancarizadas se afilien al sistema financiero. Señaló que este objetivo se puede lograr de otras maneras.

“Antes de dejarnos llevar por la novedad, creo que deberíamos someter las promesas de una CBDC a un análisis crítico cuidadoso”, dijo recientemente en un evento organizado por la Asociación de Banqueros de Utah.

Incluso, hay quienes consideran que la emisión de una moneda CBDC conlleva grandes riesgos. Un informe de la Fed de Filadelfia advirtió que el dólar digital podría generar una gran desestabilización.

Piensan que en qué pasará si durante una crisis del sistema financiero los usuarios deciden retirar su dinero de los bancos y cambiar sus inversiones en acciones, fondos mutuos y otras para invertirlo en la moneda emitida por la Fed, dado su respaldo y seguridad.

Bancos comerciales privados se sienten amenazados

A los bancos comerciales a nivel minorista tampoco les hace gracia que la Reserva Federal compita con sus depósitos del público. Al punto que han cuestionado la autoridad legal del organismo para la emisión de la CBDC sin la debida aprobación del Congreso. 

Aunque la Fed lanzará el documento en busca de comentarios y análisis del público, se cree que no contendrá una recomendación de política en firme. Se espera que la Fed de Boston, que trabaja en el proyecto del dólar digital con un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MTC), publique un documento más técnico.

Este documento indicaría con mayor detalle de qué forma podría funcionar la moneda digital. Teóricamente, el dólar digital emitido por la Fed sería usado como un complemento de los billetes y las monedas tradicionales. Pero no hay claridad sobre la forma como las personas podrán acceder al dinero digital y cómo operará en el sistema financiero.

La Fed debe determinar si los usuarios pueden acceder directamente a los dólares digitales a través de sus cuentas en el  banco central. O, si por el contrario, lo harán por medio de los bancos comerciales que existen, explicó el presidente de fintech y práctica regulatoria en Nelson Mullins Riley & Scarborough LLP, Richard Levin.

Los promotores del dólar digital sostienen que la moneda digital ayudará a mejorar la eficacia de la política monetaria. Debido a que permitirá a la Fed hacer cambios en las tasas de interés de manera directa en las cuentas con CBDC.

De ser así, los bancos centrales podrían eludir la participación de los mercados financieros, que son regularmente volátiles. La política monetaria entonces se trasladaría al nivel minorista.

¿Relevancia del efectivo en un mundo sin efectivo?

La Fed intenta descubrir cómo conciliar el uso del efectivo y del dinero digital dentro del sistema financiero. Quiere mantener la relevancia del efectivo en un mundo que se está quedando sin efectivo. 

El documento de la Fed de esta semana se publicará en un momento en que casi todos los bancos centrales de las economías más importantes del mundo están montados en planes de emisión de dinero digital.

Ninguno quiere quedarse atrás respecto al sistema financiero paralelo que se está levantando tras el boom de las criptomonedas. Los bancos centrales no solo quieren regular el dinero digital privado, sino crear su propio dinero. Con la salvedad de que sería dinero menos volátil y más seguro. 

Las autoridades monetarias asocian las criptomonedas poco reguladas con actividades delictivas y grupos criminales. Esta forma de dinero todavía no ha sido adoptada ampliamente en el comercio minorista (supermercados, cines, estaciones de servicio).

La creación del yuan digital por parte de China con la intención de desplazar el dólar y el euro del comercio internacional y los pagos, ha prendido las alarmas. La carrera por el mercado monetario digital, apenas está comenzando. 

Se espera que pronto los bancos centrales de muchos países hagan anuncios concretos sobre sus monedas digitales. Mientras la presión sobre los gobiernos de Occidente sigue con China queriendo dominar el comercio internacional en todos los frentes y las criptomonedas ganando cada vez más aceptación y uso a nivel global.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here