(Tiempo de lectura: 3 min)

La Oficina Europea de Policía -Europol- efectúa su combate contra los cibercrímenes, un inconveniente de campo global y que reporta millonarias ganancias a los criminales, por medio de un conjunto de acción en el que participan once países, incluido España.
La Oficina Europea de Policía -Europol- efectúa su combate contra los cibercrímenes, un inconveniente de campo global y que reporta millonarias ganancias a los criminales, por medio de un conjunto de acción en el que participan once países, incluido España.

Desde principios de septiembre, 2 españoles, el inspector del Cuerpo Nacional de Policía Ignacio Sanjuán, y un comandante de la Guarda Civil son parte del proyecto J-CAT -Joint Cybercrime Action Task Force- o bien Conjunto de Acción contra el Cibercrimen.

El proyecto se enmarca en la Unidad de lucha contra el Cibercrimen de Europol, famosa como “European Cyber Crime Center” (EC3), y brota como contestación a las elevadas pérdidas económicas que supone el cibercrimen tanto en Europa o bien E.U., como de la necesidad de colaboración entre países para combatir en materia de delitos informáticos.

“Hoy el ciberdelito mueve más dinero que la droga y el tráfico de armas juntos. Hay que tener muy presente que se trata de “dinero simple, de campo geográfico mundial, con peligro mínimo y un beneficio máximo”, explicó a Efe el comandante de la Guarda Civil que solicitó el anonimato por resolución del cuerpo al que pertenece.

Con la creación de este nuevo “conjunto operativo de trabajo multinacional, Europol pasa de tener una estructura más analista y estratégica a tener una función más operativa”, precisó Sanjuán.

Aparte de España, en el J-CAT participan unidades policiales expertas en la investigación de delitos informáticos de países como E.U. (FBI y Servicio Secreto), R. Unido, Italia Australia, Colombia, Canadá, Holanda, Alemania, Austria y Francia.

“Lo interesante de un conjunto operativo como el J-CAT es que miembros de las fuerzas de seguridad de diferentes países que trabajan en un mismo equipo pueden conseguir información de otros países en minutos o bien horas. Cuando en un procedimiento estándar entre países es preciso arrancar los mecanismos de colaboración internacional y la información no es tan fluida”, agregó Sanjuán.

En materia de delitos organizados por medio de Internet ello se considera indispensable por el hecho de que “en el cibercrimen las fronteras no existen. Y además de esto la comunicación puede tener saltos entre 2 o bien más países”, explicó el mando de la Guarda Civil. En La Haya su función consiste en actuar como “oficiales de link” y de ahí que su función es “bidireccional”, explicó Sanjuán.

“Somos miembros en activo de las fuerzas y cuerpos de seguridad de nuestros países, en nuestro caso de España, a los que reportamos información, mas por su parte dependemos de las reglas Europeas y las propias estructuras de Europol”, agregó.

Añadió que desde el momento en que J-CAT lleva en funcionamiento ha habido “2 operaciones triunfantes” con “detenciones internacionalmente y aprehensiones de determinada cantidad de información, dispositivos”.

La primera operación, a fines de septiembre, desarticuló una organización internacional de origen búlgaro experta en la clonación de tarjetas a través de “skimming”, se detuvieron a treinta y uno personas y hubo cuarenta registros en España y Bulgaria.

La segunda, en el marco de la operación ONYMOUS, logró la detención de una persona en Barna por alojar una página en la que ofrecía billetes falsificados mediante la red anónima TOR, en lo que es conocido como la “deep web” o bien internet profunda.

Para Sanjuán, “estas operaciones seguramente se hubiesen desarrollado igual mas el lapso temporal hubiese sido más largo pues acá estamos ordenados y las órdenes de ejecución son más veloces y la comunicación considerablemente más fluida.”

El proyecto J-CAT se marcha a desarrollar en 2 fases, una primera conduzco que va a durar seis meses y otra siguiente, con el principal objetivo afianzarse como una plataforma de coordinación de operaciones internacionalmente contra el cibercrimen.

Para el comandante de la Guarda Civil, la meta final del J-CAT es “agilizar las operaciones, conseguir un enfoque global de la realidad del cibercrimen y establecer las necesidades que existen hoy como la adaptación de las legislaciones entre países”.

Explicó que en temas de delitos informáticos “no hay una sola red de cibercrimen organizado que opere solamente en un país” de forma que “no podemos hacer una normativa que solo afecte a España, por servirnos de un ejemplo”.

“La idea es que tras los seis meses que dura la prueba conduzco, brote una plataforma de cooperación continuada” que deje establecer mecanismos internacionales de colaboración policial y judicial que agilice la investigación de las operaciones, añadió.

Los oficiales españoles coincidieron en que experiencias como esta, aparte de la relevancia estratégica para el país, fortalecen la colaboración entre los cuerpos de la Guarda Civil y la Policía Nacional, aparte de que “dejan un intercambio fluido de información precisos para estimular el curso de nuestras operaciones”

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here