(Tiempo de lectura: 3 min)

La jornada del viernes en el mercado petrolero generó preocupación debido al retroceso experimentado por los precios del crudo en los principales mercados a nivel mundial. El dato negativo se replica por segunda semana consecutiva, al cierre. Entre otros factores, la restricción a la movilidad por el Covid-19 en distintos países podría estar desalentando la demanda.

Los principales indicadores del mercado petrolero, el West Texas Intermediate (WTI) para Estados Unidos y el Brent que rige para Europa retrocedieron en un entorno volátil. Alterado por la incertidumbre de la persistente crisis sanitaria, los temores recurrentes sobre la no reactivación de la economía y el retroceso que experimentan las principales bolsas en el mundo.

Los registros de cierre en Nueva York y Londres indican: el WTI se cotizó a 52,27 dólares por barril. La cotización refleja un retroceso de 1,6% (-0,86 centavos) para un total durante la semana de -2%. Por su parte, el Brent en Londres se cotizó este viernes a $56,10 el barril, lo que representa una baja de 78 centavos, 1.4%.

Vienen días duros para EE.UU

Tanto en Estados Unidos como en Europa, el tema viral vuelve a signar el comportamiento errático de la economía, afectando a sectores altamente sensibles, entre ellos el mercado petrolero. No se trata sólo de occidente. El temor de nuevas restricciones en China al reaparecer focos de la pandemia incide en esa especie de “recaída” en el mercado petrolero.

En los Estados Unidos el presidente Joe Biden inició su mandato con un mensaje destinado a sensibilizar sobre los efectos de la pandemia: Se esperan días duros, quizás los peores, en las próximas semanas. Lejos de ser un asunto interno para Norteamérica, las expectativas de los primeros anuncios impactan al resto de la economía mundial.

En Europa – también vale para América- algunos analistas consideran que la expectativa por la vacunación no alcanza a serenar los mercados, mientras persista la ola de contagios. Sin el freno esperado de la vacunación, la expectativa por las restricciones aumenta y con ello, se disparan los temores.

Política y volatilidad

Esta volatilidad se ha sentido en el mercado petrolero esta semana. El retroceso de los precios del crudo no fue el único dato preocupante. Hay varios factores atípicos que están incidiendo en el comportamiento de los precios. Además de la acumulación de reservas en los grandes mercados, se esperan los días más aciagos de la pandemia por el Covid-19, que podría elevar la cifra de muertes a medio millar sólo en los EEUU.

A la acumulación de 4.37 millones de barriles en reservas estadounidenses a mitad de enero, alimentada por una caída en las exportaciones de casi 750 mil bdp, se suman no pocos escollos al debutante presidente Biden desde el Senado y su Plan de estímulo de casi $ 2 billones para frenar la pandemia.

Se trata del gasto orientado a reactivar sectores claves de la economía, entre ellos el mercado petrolero. Es necesario ese acercamiento, sea este del agrado o no de los subrogantes. El proyecto de ley no pasará sin el concierto entre demócratas y republicados, recién salidos de una dura batalla cuya imagen aún permanece fresca en los salones del Congreso estadounidense.

Inicio de año optimista entre proveedores de servicios

Pero el año no comenzó del todo mal. Flamea la llama de mejores tiempos para el petróleo, particularmente en el sector servicios, expectativa alimentada en gran medida por las perspectivas que se tenían de un aumento de la demanda y el incremento de la actividad de perforación en regiones como Norteamérica.

Los proveedores de servicios de las grandes corporaciones que operan los principales yacimientos petroleros iniciaron el año con buenas noticias, puesto que el mercado de la producción comenzó a dar señales lentas, pero firmes de recuperación.

Las ganancias de los principales proveedores de servicios petroleros como Schlumberger (NYSE: SLB) rebasaron las expectativas y aportaron algo de sosiego. Después de un 2020 que podría catalogarse como sombrío, no sólo desde el punto de vista sanitario.

Los tres grandes proveedores de servicios para las empresas petroleras: Schlumberger, Halliburton y Baker Hughes, han aguardado durante largos meses por mejores tiempos. Aunque los efectos estacionales a inicios de 2021, han aportado heladas históricas como las de Europa, las cuentas comienzan a recuperar el color de los buenos tiempos.

Las ganancias de Schlumberger (NYSE) superaron las expectativas al cierre del 2020. Sus competidores Halliburton y Baker Hughes también aguardan optimistas, a juzgar por sus registros.

Si en 2020 nadie presagió los días grises del segundo semestre en el sector petrolero, la mejor noticia es su repunte, más pronto de lo esperado. Ya durante el tercer trimestre se aminoró el repunte de pérdidas y el año cerró con números favorables, al menos, durante ese último trimestre, lo que es alentador no sólo para proveedores de las compañías.

Retornan las ganancias

Schlumberger reportó ganancias cercanas a 37%, secuencialmente $ 0.22, más que el conservador registro de $ 0.17% estimado por Refinitiv IBES. Tanto Baker Hughes, como Halliburton reportaron beneficios netos. También mejoraron los ingresos en el mercado estadounidense, otro buen indicio alentador.

Inciden distintos factores en el comportamiento hacia la mejora, además de la sensibilidad de un mercado al que siempre se considera volátil, altamente sensible a cualquier cambio.

La OPEP presiona por mejorar la demanda y economías como la de EE.UU, hacen ajustes que pueden favorecer la mejora sustancialmente. De hecho, esta semana el secretario general de la organización, Mohammed Barkindo dijo estar “cautelosamente optimista” en su mensaje virtual ante el Atlantic Council Global Energy Forum.

Sin embargo, a pesar de las buenas noticias, es prematuro para hablar de un entorno estable. Schlumberger, pone la mirada en 2023 para volver al escenario previo a la debacle, que tuvo su momento más crítico a finales del primer semestre, con la consecuente pérdida de miles de puestos de trabajo en las empresas y la caída de la producción.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here