(Tiempo de lectura: 2 min)

Moody’s indica en su último informe que los vientos en contra que han provocado la pandemia, la inestabilidad en la cadena de abastecimiento y la escasez de mano de obra van a comenzar a desaparecer sobre el final de 2022, lo que permitirá que la economía mundial ingrese en una fase de desarrollo estable para 2023.

Sin embargo, señala que hay mucha dificultad para realizar predicciones teniendo en cuenta que el covid-19 continúa estando presente y sigue generando incertidumbre en muchos sentidos.

Según el reporte de Moody’s, se cree que las economías del G20 tengan un crecimiento del 4.5 por ciento de modo colectivo el próximo año y luego del 3.3 por ciento en el 2023, que van a verse impulsadas por grandes gastos familiares, el reabastecimiento de inventarios y un gasto de capital mayor al actual.

Además dice que tanto el desequilibrio entre oferta y demanda de la actualidad como la permanente escasez de mano de obra en el mercado tienen que mejorar en los siguientes trimestres y dejar lugar a la moderación de las presiones de la inflación en lo que se refiere a la oferta.

Madhavi Bokil, Senior Vice President de Moody’s y autor del informe, explica en el texto que las políticas monetarias y crediticias serán más restrictivas porque ahora los bancos centrales van a buscar suprimir la liquidez de los tiempos pandémicos y apoyar las tasas de interés, en vía a adoptar una postura neutral.

Señala, también, que si este ajuste se realiza de forma gradual, de modo que no hayan sorpresas en el mercado financiero, no esperan que influya negativamente en el crecimiento.

En relación a las condiciones fiscales y monetarias, el reporte indica que se van a ajustar mientras el crecimiento se estabilice y que las economías que se están recuperando no necesitarán de una clara política acomodaticia.

El incremento de la economía digital en España sigue siendo exponencial a pesar de la ínfima inversión en innovación del Estado

Los años que vienen para la economía, según Moody’s

Moodys confía que en los próximos dos años, la perspectiva de la política fiscal va a pasar de tener objetivos de estabilización con la idea de fortalecer el potencial de mejora a largo plazo y las posibilidad de contener el pasivo.

Además, indica que las políticas monetarias y financieras van a endurecerse debido a que los bancos quieren adoptar una postura neutral mientras buscan suprimir la liquidez.

La firma estadounidense agrega que si el ajuste se realiza de manera gradual y previamente se informan los pasos que se van dando para evitar sorpresas en los mercados financieros, no se espera que esto modifique el crecimiento.

Otro tema importante en el reporte de Moody’s es el impacto que se está produciendo en la cadena de abastecimiento, sumados a los recientes brotes de coronavirus en algunos países y la inflación que se sostiene en rangos elevados.

La pandemia continúa presentando incertidumbres acerca del futuro. Otro riesgo para los enfoques económicos es la sucesión de interrupciones en la cadena de suministro, la falta de gente para abastecer el mercado laboral y las presiones inflacionarias.

La inflación alta erosiona el poder adquisitivo de los hogares, ya que el salario real cae mientras los precios suben. La amenaza de acelerar la inflación puede llevar a que los bancos centrales suban las tasas de interés muy rápidamente y antes de lo que se espera.

FMI: perspectivas de la economía mundial

Otro informe, en este caso del Fondo Monetario Internacional, indica que el crecimiento global para 2021 está proyectado en el 5,9 por ciento, frente al 6 por ciento que el organismo había estimado a mitad de año, lo que significa una baja leve respecto de lo anticipado, según ha explicado las organización financiera en su actualización del reporte trimestral “Perspectivas de la economía mundial” (WEO).

El FMI mejora las previsiones para las grandes economía excepto para España
Kristalina Giorgeva, directora del FMI. 

Igualmente, estos números no dejan ver los grandes retrocesos en algunos países, señaló la economista en jefe del FMI, Gita Gopinath, diciendo que las perspectivas para el grupo de estados emergentes de bajos ingresos no se han observado debido al agravamiento de las dinámicas derivadas de la crisis sanitaria global.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here