(Tiempo de lectura: 4 min)

Las dimensiones de la economía digital en España siguen creciendo año tras año y ya supone uno de los pulmones económicos de la economía. Así lo asegura el informe “Economía Digital en España” elaborado por la Asociación Española de Economía Digital (Adigital) y Boston Consulting Group. Según el informe, la economía digital abarca, aproximadamente, el 19% del PIB de España. Un porcentaje que es superior al de grandes gigantes tecnológicos como Estados Unidos o China.

El informe concluye que el peso de la economía digital en España representa el 19% del PIB, distinguiendo impactos distintos del sector TIC en la economía del país. De este modo, el impacto directo de la economía digital supondría el 9% del PIB nacional, mientras que el impacto indirecto representaría cerca del 10% del PIB. En todo caso, Adigital concluye que la economía digital se sitúa ya como el segundo sector productivo más relevante del país, solo por detrás del inmobiliario, que abarca el 12,3% de la riqueza española.

Según el documento, el rol del sector digital en la economía del país es “cada vez más determinante” y se ha ido multiplicando año tras años. Además, los impulsores del informe se muestran convencido que la crisis generada por la Covid-19 incrementará todavía más el peso de la economía digital en la riqueza de España.

La metodología utilizada para medir el alcance del mundo digital en la economía española determina la masa salarial y el excedente bruto de explotación generado por el sector TIC. Por otro lado, el impacto indirecto del sector se cuantifica por la actividad digital de la cadena de suministro y la renta disponible de los trabajadores con habilidades digitales.

La economía digital seguirá creciendo a pesar de la Covid-19

Y ante las previsiones catastrofistas de innumerables organismos sobre el impacto de la Covid-19 en el crecimiento económico de España, el sector digital sería el único capaz de mantener tasas positivas de crecimiento. Según el informe de Adigital y Boston Consulting Group, la inversión digital del sector privado podría crecer a un ritmo del 6-7% anual hasta 2025.

Por otro lado, la crisis provocada por la Covid-19 ha hecho crecer el ecommerce en un 50% durante los meses de confinamiento, según el informe. Los autores del estudio alertan que se trata de un “efecto coyuntural” que podría desvanecerse mayoritariamente tras la crisis. Sin embargo, la evolución de los últimos años del ecommerce en España hace pronosticar un crecimiento sostenido en los próximos años. En tan solo cinco años el comercio electrónico ha multiplicado por tres su volumen de negocio en España.

Además, el informe de Adigital y Boston Consulting Group también identifica efectos estructurales que justifican el crecimiento de la economía digital en España. Según el informe, la aceleración de programas digitales o el afianzamiento del teletrabajo son tendencias que se acabarán constituyendo como estructurales. De esta forma, el documento asegura que la economía digital será clave para conseguir la consolidación del modelo económico español tras la Covid-19.

Infraestructura, capacidades digitales, seguridad e innovación: las bases de la Agenda Digital para España

El informe “Economía Digital en España” también adjunta una serie de recomendaciones extraídas de los datos concluyentes en el estudio. De esta forma, el informe detalla una serie de recomendaciones para combatir la brecha digital y establecer una Agenda Digital para España. En este sentido, el informe dibuja cuatro ámbitos principales de actuación: la infraestructura y la conectividad, las capacidades digitales, la seguridad y regulación fiscal, y el emprendimiento y la innovación.

En relación a la Infraestructura y conectividad, el informe recomienda asegurar una red sólida de infraestructuras que incluya el despliegue del 5G. También apuesta por desarrollar un entorno que favorezca y promueva el desarrollo y uso de tecnologías habilitadoras. En este sentido, se apuesta para desarrollar herramientas de computación e inteligencia artificial para mejorar la conectividad del territorio. Finalmente, insta al gobierno a promover una Administración pública digital e inteligente. Para conseguirlo, el informe propone impulsar el uso del Big Data y aprovechar la capacidad de contratación del sector público para digitalizar la economía española.

Pero el informe también identifica la formación y educación como elementos clave para impulsar la economía digital y eliminar la brecha digital. En este sentido, el documento apuesta por implantar un plan de educación digital desde la educación infantil hasta la universidad. También recomienda crear un plan de formación digital y tecnológica de los trabajadores y autónomos, impulsar un mercado de trabajo de calidad e innovador y promover un plan de digitalización de las pymes.

Ética e instrumentos fiscales para fortalecer la seguridad digital

El informe destaca las grandes capacidades de las herramientas digitales y el Big Data para mejorar la eficiencia de la economía española, pero también alerta de sus riesgos. Por eso, el informe insta a las administraciones a garantizar un entorno de confianza, transparencia y seguridad para la economía del dato. En este sentido, el documento admite que el marco regulatorio de la UE ya ofrece ciertas garantías pero aboga por ampliar los esfuerzos para establecer mejores prácticas en el desarrollo de la Inteligencia Artificial. Según el documento, se deben crear reglas simples y armonizadas que aseguren un cumplimiento eficaz. Por otro lado, el informe también pide a las Administraciones que salvaguarden un entorno empresarial online justo. También se pide reforzar vías de cooperación con las Administraciones Públicas para promover una buena comprensión de la economía colaborativa que facilite el desarrollo de una normativa proporcionada y de unas políticas innovadoras.

La innovación, el gran olvidado de los gobiernos

Finalmente, el informe destaca la necesidad de una política de innovación que apoye la política de emprendimiento existente en el sector digital español. Por eso, al informe reclama como fundamental  “la acción urgente del Gobierno”. La inversión del Estado español en I+D+I se sitúa actualmente en el 1,24% del PIB, uno de los peores datos de la Unión Europea. De hecho, el objetivo de la UE es alcanzar el 3% del PIB destinado a la innovación y el desarrollo. Unos porcentajes que ya se cumplen en países como Suecia, Suiza, Dinamarca o Alemania. En el caso español, y a pesar de que en los últimos años el porcentaje de inversión ha subido discretamente, se cuenta con un “déficit tecnológico” evidente. Para revertir la situación, el informe de Adigital apuesta por tomar medidas como mejorar los incentivos fiscales para la I+D+I y promover la colaboración público privada.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here