(Tiempo de lectura: 2 min)

Antes de la crisis del coronavirus ya había “problemas estructurales“ en producción agroalimentaria. Así lo ha reseñado Isabel Bombal, la directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Formación de este sector.

Según Bombal no se pueden “perder de vista” la atomización, los precios bajos en origen o la falta de incorporación de jóvenes y mujeres al mundo agrario y rural.

Este viernes 8 de mayo en el seminario web “Agricultura, alimentación y COVID-19: Desafíos y oportunidades” los expertos opinaron que la digitalización e innovación son  “herramientas esenciales” para superar la crisis.

ARTÍCULO RELACIONADO

Invertir en bolsa guía

Invertir en bolsa con éxito: Los 4 pasos cruciales para ser un gran inversor

Invertir en bolsa es una actividad que siempre ha estado rodeada de una aura de cierto misticismo e inaccesibilidad. Muchas veces la cultura popular...

Bombal ha subrayado que la tecnología debe potenciarse entre administraciones públicas y entidades privadas para “asegurar un futuro viable” del medio rural y el sector”. En ese sentido consideró que se debe perfeccionar la producción.

Sin embargo, Bomba ve con optimismo la colaboración de los trabajadores del campo.

“No hubiera sido posible abastecer a todos los ciudadanos de alimentos, sanos, variados, seguros, de calidad y a precios razonables si no hubieran trabajado cooperando todos los eslabones de la cadena” ha recalcado.

La directora ha destacado el trabajo de los empleados del sector hostelero y de restauración, que en muchos casos han prestado servicios para la producción agrícola ya que sus trabajos han sido suspendidos por la pandemia.

Este sector “ha reaccionado muy bien ante los estímulos que la sociedad les demandaba”, dados los cambios de consumo y gasto, ha dicho la experta.

Problemas continúan

Al jucio del director de relaciones internacionales de Cooperativas Agro-alimentarias, Gabriel Trenzado, las dificultades no acabarán cuando finalice el estado de alarma.

En la campaña siguiente podrían continuar los problemas del campo que no solo provienen de la crisis sanitaria, sino también de vetos internacionales previos a la llegada del coronavirus o de falta de estructuración adecuada del sector.

En ese sentido, el director de innovación agroalimentaria de Cajamar, Roberto García Torrente, sugirió que las empresas agroalimentarias deben optar por la globalización, que aporta estabilidad ante crisis como esta, además de establecer modelos que garanticen el abastecimiento.

Ha puesto el acento en la importancia de la biotecnología a la hora de impulsar los cultivos, en especial en los regadíos.

Esto, además de ser eficiente para la producción, genera un impacto positivo para el medio ambiente, un factor en el que los participantes han recordado que también es otro tema a tener en cuenta a la hora de la recuperación del sector.

Modelo de proximidad

El secretario general técnico de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), Felipe Medina, también ha participado en el encuentro organizado entre el Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (Ceigram-UPM) y la Asociación Española de Economía Agroalimentaria (AEEA).

Medina ha destacado que el fenómeno de la pandemia ha sido una oportunidad para que los españoles aplicaran “el modelo de proximidad”.

En España la cantidad de supermercados y comercios especializados han permitido a los ciudadanos reducir los trayectos al mínimo a la hora de comprar, dirigiéndose a las tiendas cercanas.

Asimismo, ha destacado la labor de los trabajadores y de los empresarios que han cambiado sus hábitos de consumo y de negocio en pocos días por la crisis. Aludía a las compras “online” que subieron de un 1% a un 10% durante la crisis.

Por otra parte, ha planteado que “la economía no debe parar”, pero garantizando las medidas de seguridad a los trabajadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here