(Tiempo de lectura: 3 min)

Bancarrotas y tiendas vacantes son consecuencia directa de la crisis sanitaria y económica derivada del coronavirus. 

Un efecto más de esta pandemia es el precio de los alquileres de locales comerciales en las grandes ciudades, debido a la caída en la demanda y a una oferta cada vez mayor.

Esto pasa en Europa y del otro lado del Atlántico. 

En Nueva York, por ejemplo, los alquileres han caído a mínimos históricos, en algunos casos, hasta un 30 por ciento menos que los niveles de 2019, según un informe de la Junta de Bienes Raíces de esa ciudad estadounidense.

El precio de la renta en todo Manhattan cayó en 2020. Salvo en contadas excepciones en corredores muy puntuales, en el resto, el retroceso en el valor de alquiler fue notable.

Causa y consecuencia

La explicación no es otra que la pandemia de Covid-19, que provocó la salida de numerosas marcas de las grandes avenidas y calles comerciales, ejerciendo una fuerte presión sobre los propietarios, que bajan los precios buscando evitar tener sus locales vacíos.

El informe semestral de la Junta de Bienes Raíces de Nueva York dice que los alquileres minoristas registraron a finales de 2020, en ocho áreas de la ciudad, su promedio más bajo en al menos una década.

En esa lista están incluidas zonas famosas de la ciudad, como el SoHo, Madison Avenue y la Quinta Avenida.

La investigación también descubrió que 11 de los corredores principales han experimentado un aumento en los espacios vacíos disponibles para alquilar de forma inmediata. Esa variable pasó del 7 por ciento en 2019, al 60 por ciento en 2020. 

También dice que hubo una desaceleración sustancial en el volumen de transacciones minoristas de Manhattan, algo que habla de un fuerte ajuste del mercado en medio del impacto sin precedentes de la crisis del Covid-19.

Zonas afectadas

En el distrito comercial más caro de la ciudad de Nueva York, la Quinta Avenida entre las calles 49 a 59, los alquileres promedio de venta disminuyeron un 8,5 por ciento, hasta los 250 dólares por metro cuadrado.

Esta zona es clave, donde están radicadas marcas de alta gama, como Cartier, Versace y Tiffany.

Antes, muchas compañías se iban de estos lugares por todo lo contrario a lo que pasa ahora: no podían pagar los altísimos alquileres.

Los nuevos precios de las rentas en esta zona de Nueva York representan una caída del 32 por ciento respecto de mediados de 2018.

A lo largo de Broadway, en el SoHo, los alquileres promedio sufrieron la mayor caída de todos los corredores: un 30 por ciento si se compara año con año.

Ahora valen $ 33,7 por metro cuadrado, una disminución del 60% desde el máximo en ese corredor en la primavera de 2015.

La crisis provocada por el coronavirus ha sido particularmente difícil para el SoHo, que siempre ha visto crecer los locales vacíos siendo uno de los distritos comerciales más influyentes del país.

A menudo, es la zona donde las marcas internacionales abren sus primeras tiendas en los Estados Unidos.

Los locales vacantes pasaron del 19 por ciento a inicios del 2020 a más del 35 a fin del mismo año.

Qué dice Moody’s

Un informe paralelo de Moody’s también detalla que en el SoHo, la mitad de los locales que cerraron lo hicieron en la etapa más dura de la pandemia, cuando los aislamientos fueron más cerrados.

Ese mismo estudio dice que la recuperación “llevará años, no meses” y que las inversiones no regresarán hasta que no se despeje el horizonte sanitario.

En Bleecker Street, otra zona repleta de grandes marcas, los alquileres promedio cayeron un 10 por ciento, hasta 23,1 dólares por metro cuadrado, la cifra más baja desde que la Junta de Bienes Raíces registra los datos en esa área.

La menor caída en el precio de los alquileres se produjo en el centro. En Broadway, desde Battery Park a Chambers Street, sólo bajaron un 1,5 por ciento, hasta 37,4 dólares por metro cuadrado.

Por otra parte, la cantidad de grandes cadenas presentes en Nueva York descendió notablemente en 2020: un 13 por ciento hasta poco más de 6.890 empresas.

Varias de ellas, se declararon en quiebra. 

Una oportunidad

Algunos analistas ven en esta crisis una gran oportunidad para las marcas en crecimiento que no se vieron afectadas por la pandemia.

Incluso para aquellas que ganaron más a partir de las derivaciones de la crisis sanitaria.

Para esas empresas, los alquileres bajos pueden ser una muy buena manera de conseguir espacios a buen precio que hubieran sido inaccesibles en otros años.

Target, por ejemplo, firmó varios contratos de alquiler en Manhattan el año pasado, incluido uno en el SoHo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here