(Tiempo de lectura: 3 min)

La Covid-19 está suponiendo un impacto sin precedentes, no solo en la destrucción de empresas, sino también en la constitución de nuevos negocios. Según la última estadística mercantil publicada por el Colegio de Registradores de España, la constitución de sociedades se desplomó un 72,1% durante el mes de abril, con respecto al mismo mes de 2019. En el cuarto mes del año, el Colegio de Registradores contabiliza la creación de 2.454 nuevas empresas. Una cifra muy inferior a la lograda en abril de 2019, cuando se constituyeron 8.782 sociedades.

Las cifras son especialmente alarmantes en comunidades con un tejido empresarial consolidado, como la Comunidad de Madrid y Catalunya. Entre ambas comunidades apenas se constituyeron 1.000 empresas durante el mes de abril de 2020, debido al estado de alarma decretado por la Covid-19. Se trata de un desplome sin precedentes, que en algunos territorios ha llegado a superar el 80%. En concreto, en Catalunya la creación de empresas ha disminuido un (88,4%), seguida de Canarias (-86,9%) y Castilla-La Mancha (-82,7%). Por el contrario, el efecto es menor en Navarra (-29%), Murcia (-32,5%) y las Islas Baleares (-36,9%).

El Colegio de registradores avisa que, no solo se hundió la creación de empresas, sino que también lo hicieron las ampliaciones de capital. Así, según su estadística mercantil, en abril se generaron un 61% menos de ampliaciones de capital. Se han pasado de las 2.502 operaciones realizadas en abril de 2019 a solo 975 en el cuarto mes de este año.

La crisis de la Covid-19 habría destruido ya más de 120.000 empresas

Y si la constitución de nuevas empresas se ha desplomado, el tejido productivo de España también ha visto cómo se han destruido miles de compañías ya constituidas. Según las cifras divulgadas por la Seguridad Social en marzo, la cifra ya superaría las 122.000, contando empresas y autónomos. Una cifra que en abril se enfilaría ya las 130.000. Según los datos de la Seguridad Social, la destrucción de empresas vivida durante el primer mes y medio de estado de alarma decretado por la Covid-19 supone el 8,2% del tejido empresarial español.

Dicha destrucción de empleadores supone la peor caída del tejido productivo español de la historia desde que se tienen datos. De hecho, la cifra cuadriplica la peor registrada hasta ahora, en 2008. En el mes de diciembre de 2008, dos meses después de la quiebra de Lehman Brothers, se destruyeron 27.200 compañías. Una cifra que parece pequeña en comparación con la vivida durante el primer mes de estado de alarma. La Seguridad Social registra la evolución del número de empleadores desde 1994. Nunca antes en un mes se habían destruido tantas empresas.

La facturación de las empresas se hunde un 30% por la Covid-19

Y como era de esperar, aquellas empresas que han sobrevivido a los primeros meses de estado de alarma no han estado exentas de problemas con la facturación. Según un informe publicado hoy por la consultor Axesor, la facturación empresarial de las compañías españolas cayó un 30,6% en abril. Un porcentaje sin precedentes en la historia del país y que es todavía más acentuado entre las pequeñas y medianas empresas. Según el informe de Axesor, las pymes han visto reducida su facturación, de media, un 38,2%. En cambio, en el caso de las grandes empresas el porcentaje disminuye hasta el 29%.

Y como causa de esta bajada en la facturación, el informe también identifica una caída de los cobros. En concreto, del 27,5%. Ante el parón económico producido por la Covid-19 y su afectación en las empresas, se prevé también un repunte de la morosidad. Sin embargo, el estudio de Axesor fija que los plazos de pago se mantuvieron en los 55,5 días. Sin embargo, se prevé que el impacto de la Covid-19 en el impago por parte de las empresas se pueda empezar a visibilizar en los próximos meses.

Los registradores pronostican una cantidad de concursos de acreedores sin precedentes

Los datos divulgados por el Colegio de Registradores de España han llevado a la entidad a pronosticar una avalancha “sin precedentes” de concursos de creedores. De hecho, la propia entidad ha hecho un llamamiento a “perder el miedo” a declararse en concurso de acreedores. Según el Colegio de Registradores, el concurso de acreedores es un mecanismo que podría ser “clave” para la viabilidad de muchos negocios. Sobre todo si se solicita antes que la situación económica de la empresa se agrave. En este sentido, el Colegio recomienda a las empresas con problemas y sin “músculo financiero” que acudan cuanto antes al concurso de acreedores. Según los registradores, no tiene sentido esperar hasta finales de año cuando una empresa no tiene recursos financieras o cuenta con embargos que le impiden realizar su actividad.

Por otro lado, han alertado que la moratoria no es una solución eficaz para empresas con “problemas estructurales”, ya que lo único que se consigue es alargar el sufrimiento e incrementar la deuda de la empresa.

Las empresas cerradas por la Covid-19, exentas de cotizar e indemnizar

Ante las medidas del Ministerio de Trabajo para tratar de amortiguar la destrucción de empresas, destacan aquellas tomadas para las empresas que han perdido su actividad durante el estado de alarma. Según la última guía publicada por el Ministerio de Trabajo, el Gobierno exonera a las empresas “del abono de las indemnizaciones, en los casos donde se extinga el contrato por emergencia de protección civil”. Es decir, aquellas empresas que hayan tenido que extinguir contratos debido a la falta de seguridad del trabajo o a la inviabilidad de generar actividad durante el Estado de alarma, estarán exentas de abonar indemnizaciones.

Por otro lado, las empresas que se hayan visto obligadas a registrar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) no deberán asumir las cotizaciones de sus trabajadores. En estos casos, la Seguridad Social asumirá la cotización del trabajador durante el periodo de vigencia del ERTE.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here