(Tiempo de lectura: 3 min)

A pesar de que la economía española haya sufrido una caída sin precedentes del 11% de su PIB, la capacidad de financiación del país se mantuvo estable en noviembre de 2020. Así lo aseguran los últimos datos publicados por el Banco de España, que identifica una capacidad de financiación de la economía española de 3,8 mil millones de euros. El informe del Banco de España calcula que el saldo de las cuentas corrrientes y de capital de España se sitúa en unos valores similares a los existentes en 2019, antes del estallido de la pandemia. De hecho, el informe asegura que incluso se habría incrementado levemente, pasando de los 3,7 mil millones en noviembre de 2019 a los 3,8 mil millones en noviembre de 2020.

Por otro lado, el supervisor español también identifica un comportamiento estabilizado del saldo de la balanza por cuenta corriente. El saldo de la balanza por cuenta corriente incluye los ingresos y pagos con el exterior por las exportaciones e importaciones de bienes y servicios y por las rentas primaria y secundaria. Y más concretamente establece un saldo de 2,2 mil millones de euros, una cifra calcada a la de noviembre de 2019.

Esta estabilización de la balanza por cuenta corriente se debe a la evolución favorable de los saldos de bienes y servicios y de renta primaria y secundaria. Sin embargo, el Banco de España sí identifica un hundimiento sin precedentes en el superávit de turismo, que fue prácticamente nulo. En el caso del turismo, la balanza por cuenta corriente pasó de los 1,9 mil millones en 2019 a los 0,1 mil millones en 2020.

El crédito de los bancos a las empresas aumentó un 5,6% en 2020

Y justamente los datos del Banco de España también demuestran el buen funcionamiento en la financiación para las empresas. A diferencia de la crisis económica y financiera de 2009 el contexto actual propicia la adquisición de crédito para hacer frente a la caída de la facturación de miles de empresas de España. Según datos del Banco de España, las entidades bancarias y financieras concedieron 942.405 millones de euros a las empresas durante el 2020. Esta cifra supone un incremento del 5,6% respecto a los datos de 2019. Por el contrario, la financiación a familias y entidades sin ánimo de lucro cayó este 2020 hasta los 696.509 millones de euros. La cifra es un 1,1% inferior a la registrada en 2019.

El leve decrecimiento de la deuda de las familias con entidades bancarias y financieras sitúa la financiación particular a los datos más bajos de los últimos 15 años. En cambio, el incremento de la financiación por parte de las empresas hace que se registre el nivel más alto de deuda por parte del tejido empresarial español desde 2014. En todo caso, este incremento de la deuda de las empresas también se explica por las facilidades de financiación aprobadas por el Gobierno a través de los créditos ICO. Y, según el Banco de España, este incremento de la deuda empresarial muestra un buen funcionamiento de los mecanismos de liquidez para haer frente a los estragos de la Covid-19 en numerosos sectores económicos del país.

Bajan los créditos al consumo y la formalización de hipotecas

El derrumbe de la financiación a los hogares y familias se debe, según los datos del Bano de España, a una caída sin precedentes de los créditos hipotecarios. Las pocas operaciones de compraventa de viviendas registradas en los peores meses de la pandemia ha hecho que 2020 se cerrara con una cifra de financiación por hipotecas de 511.914 millones de euros. Esta cifra supone un retroceso del 1,2% respecto al año pasado y situarse a niveles del 2006. Sin embargo, el Banco de España también identifica una caída de los créditos al consumo, con un ligero descenso del 0,6% respecto a 2019.

De hecho, el supervisor identifica una caída considerable en  diciembre (un mes propicio para el consumo) de hasta el 4,2% respecto al mes de noviembre. En términos anuales, la caída de los créditos al consumo a particulares habría bajado solo un 0,6%, según datos del Banco de España.

La morosidad de las empresas no sería un problema para la banca hasta 2022

Ante un contexto socioeconómico complicado y unas previsiones de crecimiento de la economía española cada vez más devaluado, uno de los grandes temores para las entidades financieras y bancarias pasa por un incremento exponencial de la morosidad. Pero a pesar de la dificultad de múltiples empresas para hacer frente a los pagos, el incremento de la morosidad no debería ser un problema este 2021. Así lo asegura un informe realizado por la agencia de calificación Standard & Poor, que retrasa el incremento de la morosidad de las pymes hasta 2022.

Standard & Poor calcula que la ratio de morosidad podría alcanzar un máximo del 10% en 2022. El porcentaje, a pesar de ser susceptiblemente superior al existente antes de la llegada de la pandemia, no alcanzaría los datos registrados en 2013, que llegó a situarse en el 13%. Así, la agencia de calificación considera que las microempresas y las pequeñas y medianas empresas serán las que tendrán  más dificultades para hacer frente a los pagos, sobre todo aquellos vinculados con créditos pedidos durante el estallido de la pandemia. Por otro lado, Standard & Poor también prevé un incremento de la morosidad en el caso de créditos al consumo, a pesar de su caída en 2020. En todo caso, los cálculos de Stndard & Poor marcan distancia con la situación vivida en 2012 y 2013. Y si bien el incremento de la insolvencia de muchas empresas se podría producir este 2021, el informe confía que las nuevas medidas aprobadas por el gobierno de España podrían amortiguar el incremento de la morosidad.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here