(Tiempo de lectura: 3 min)

El adelanto del indicador de producción (PMI) de la zona euro, variable que lleva el análisis de la industria manufacturera y de servicio, marcó en diciembre en 49,78, frente a 45,29 que había anotado en noviembre.

Esa es una buena noticia.

La mala: todas las lecturas que no alcancen los 50 puntos todavía indican una retracción en las actividades comerciales en los países de la Unión Europea.

Los datos son preliminares (los llamados “flash”) y se basan en una encuesta realizada a gerentes de compras de la región.

Desde la consultora IHS Markit, luego de analizar esta información, dijeron en una nota que las economías de la eurozona “han mostrado una franca mejora” en diciembre “más de lo esperado” y que “están próximas a estabilizarse”.

La estabilización es necesaria luego de que se hubiera manifestado una caída inesperada en noviembre debido, entre otras cosas, al avance de las restricciones por la llegada de una segunda ola de coronavirus.

De confirmarse lo ocurrido en diciembre, todo indica que la recesión del último tramo de 2020 será menor a lo que se esperaba cuando llegaron los datos de octubre y de noviembre.

Igualmente, los analistas advierten que el escenario tiene una elevada heterogeneidad, ya que varía de forma notable según el sector que se analice.

El gobierno español impide a los bancos repartir dividendos, siguiendo así la recomendación del BCE para la eurozona de evitar la descapitalización de las empresas

 

Esta novedad impulsó el valor del euro, que llegó a cotizar este miércoles a 1,21 dólares.

También subió en relación con la libra un 0,149 por ciento, en este caso, a partir de las buenas novedades vinculadas con el avance en los acuerdos por el Brexit.

Nuevas restricciones en la zona euro

En el mes en curso se esperaba que las economías de la eurozona hubieran recibido un nuevo golpe por el aumento de los bloqueos y confinamientos que se instalaron en la mayoría de los países de la región.

Más aún cuando se cancelaron los permisos que se habían planeado en algunos países para la Navidad: varios estados, como Alemania y Holanda, por el contrario, endurecieron los bloqueos por la suba de casos.

Alemania, por ejemplo, sumó más restricciones con el cierre de colegios y tiendas no esenciales.

Alemania Angela Merkel

Estas decisiones se sumaron al cierre de lugares para comer y bares que se había producido en noviembre.

La situación no es buena en el país que gobierna Angela Merkel. Este martes 15 de diciembre se produjeron casi 28 mil nuevos contagios, elevando hasta los 1,38 millones los afectados por Covid-19.

Europa ha acumulado 22,1 millones de afectados de covid-19 desde que se esparció el virus en la región, a comienzos de marzo de 2020, de acuerdo con datos de la OMS.

En el mismo lapso se han producido 494 mil fallecimientos por el brote.

Perspectivas británicas

Los minoristas británicos son optimistas respecto de lo que sucederá con las ventas de fin de año. 

Sin embargo, aclaran que las compras pueden ser algo diferentes este año, ya que la gente ha adquirido nuevos hábitos.

Coronavirus UK

No es solo lo que los consumidores compran, sino también cómo compran en esta Navidad.

En el Reino Unido, como en muchos otros países, diciembre suele representar el mejor mes para las ventas de todo el año. Pero en medio de una de las peores crisis económicas de la historia, está latente la preocupación sobre cómo le irá al sector.

El optimismo se asienta en cuatro razones

Una de las razones para tener optimismo es la demanda acumulada.

Claramente, muchas personas han tenido dificultades financieras como resultado de la pandemia, pero otros hogares no vieron caer sus ingresos y dado que se han visto obligados a gastar menos en viajes, desplazamientos y salidas, viron la oportunidad de ahorrar y de pagar deudas. Esto favorecerá la demanda.

La tasa de ahorro de los hogares en Gran Bretaña aumentó del 9,5 por ciento en el primer trimestre de 2020, al 29,7 por ciento en el segundo.

Fue un récord desde que se comenzaron a relevar estos datos a mediados de la década de 1980.

El segundo factor es la aparición de nuevos hábitos. Se espera que la gente adquiera más equipos de gimnasio y juegos de mesa, por ejemplo, algo que no era habitual antes de la pandemia.

Por otra parte, no se espera que la ropa formal sea uno de los productos más vendidos, como años anteriores. Esto es porque mucha menos gente irá a fiestas de Navidad.

Finalmente, las ventas en línea crecerán notablemente respecto de otros años. Esto se comenzó a advertir con el inicio de la pandemia y aunque muchas restricciones finalizaron, el impulso continuó.

Según un cálculo de la consultora eMarketer, los consumidores del Reino Unido gastarán 156 mil millones de euros en compras en línea a lo largo de 2020, un incremento del 34,6 por ciento respecto del 2019.

Y una causa más que podría impulsar las compras navideñas: el “nos lo merecemos”.

Así es, se trata de una razón emocional. La gente estuvo encerrada casi todo el año y luego de este padecimiento inesperado dirá: “lo merecemos”. 

Las razones para estar alegres han sido pocas y espaciadas en 2020 y este “déficit de alegría” animará a muchos a tener un espíritu festivo más elevado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here