(Tiempo de lectura: 2 min)

El turismo es uno de los sectores más golpeados por la crisis del coronavirus.

Con los viajes cercenados, tanto las aerolíneas como el sector hotelero está pasando el peor año de su historia, con miles de millones de dólares perdidos y compañías alrededor del mundo en estado de colapso.

Por ejemplo, ya hay numerosos casos de compañías aéreas de gran envergadura que se presentaron en quiebra, como Latam Airlines y Avianca, la número uno y dos de Latinoamérica respectivamente.

En Japón, con la idea de recuperar lo antes posible al sector (el turismo receptivo es una de las mayores fuentes de divisas del país), están terminando de diseñar un kit de prueba de coronavirus masivo que podrá determinar en 30 minutos, a través del hisopado de saliva, si un turista que llega del extranjero tiene o no la enfermedad.

De acuerdo con los publicado por Asia Nikkei, la compañía farmacéutica japonesa Shionogi firmará un acuerdo de licencia antes de que termine junio con el objetivo de producir en masa una prueba de coronavirus que proporcione resultados más rápidos que ninguna otra, sin requerir equipos o técnicos especiales.

La prueba fue desarrollada por el profesor de la Universidad de Nihon, Masayasu Kuwahara, y su equipo.

Japón podría tener el kit antes de octubre

Si resulta efectivo, Shionogi buscará la aprobación del Ministerio de Salud de Japón de forma inmediata, y la idea es que se pueda comercializar antes del mes de octubre.

Cuando Japón alivie las restricciones de viaje en las próximas semanas, requerirá que cada persona que llegue en un vuelo internacional sea sometida a una prueba.

El problema es que las pruebas de diagnóstico actuales demoran entre tres y cinco horas para obtener resultados, y requieren de equipos y personal especializado.

Y eso es costoso para el Estado y engorroso para los viajeros.

Además, el trámite podría hacer que los turistas desistieran de viajar a Japón.

Es por eso que el gobierno nipón busca una alternativa más rápida que pueda realizarse en grandes volúmenes para evitar cuellos de botella en los aeropuertos.

Soldados de la UME realizan labores de desinfección en el aeropuerto de El Prat.

Segunda ola

Una prueba rápida y fácil también podría ayudar a Japón a manejar mejor una segunda ola de infecciones, que probablemente acompañe la reanudación de las actividades económicas.

La nueva prueba utiliza muestras de saliva calentadas a 95 grados centígrados durante dos minutos, luego se coloca en un reactivo que cambia de color según los resultados. Esto sucede en 20 minutos.

La prueba es mucho más rápida y no necesita equipo especializado porque no requiere material genético amplificador, como la prueba de PCR, dicen el medio japonés.

Respecto del uso de este método, el ministro de Salud, Trabajo y Bienestar, Katsunobu Kato, les dijo a los legisladores nipones que “si es efectivo, lo utilizaremos”.

Las acciones de Shionogi subieron casi un 3% desde el cierre del viernes en la bolsa de Tokio.

La investigación sobre este nuevo método está siendo financiada por la Agencia de Investigación y Desarrollo Médico de Japón, organización respaldada por el Estado.

Nihon University y Tokyo Medical University ya están tramitando la patente.

Japón tiene la capacidad de realizar hasta 28.000 pruebas de PCR al día, aunque se realizan menos de 10.000.

Sin un método más veloz, solo unos 250 visitantes extranjeros por día podrían hacerse el test y esto no aliviará las restricciones de viaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here