(Tiempo de lectura: 2 min)

El volumen de inversión en el sector inmobiliario en España cerró con 9.000 millones de euros en 2020. En comparación al año pasado, tuvo una caída del 29,3%, debido a los efectos de la pandemia de COVID-19 en la economía española. 

Las oficinas concentraron el grueso de la inversión, de acuerdo con el informe “Mercado de Inversión en España”, de BNP Paribas Real Estate. Concretamente, el 26% del total, gracias a los registros elevados del primer trimestre. En total, la cifra de inversión de las oficinas fue de 2.382 millones, un 49% menos que el ejercicio pasado, debido a la abrupta caída de la actividad registrada desde abril. 

En segundo lugar está el retail, con un 22%. El volumen de inversión registrado en el sector en el último trimestre se ubicó en 645 millones de euros, aumentando la cifra agregada anual de inversión a 1.990 millones de euros. De esta forma, fue el único sector que tuvo un aumento en la actividad respecto a 2019. El incremento fue del 3%, gracias a las operaciones en supermercados e hipermercados.

Le sigue el sector de logística, con el 17% del total. Este llegó a una cifra de inversión de 1.550 millones de euros, lo cual implica una baja anual del 16%. Si se toma en cuenta únicamente el período de pandemia, a partir de abril, ambos sectores reunieron la mitad de los 5.628 millones de euros invertidos, seguidos de oficinas, con el 21% del total.

Durante el último trimestre del año, el balance aún era negativo, pues era un 31,3% más bajo que el ejercicio de 2019. No obstante, si se compara con los tres meses que le precedieron, la inversión subió un 27,7%.

Los fondos institucionales representaron el 68% del capital invertido en España. Las socimis, compañías inmobiliarias y aseguradoras concentraron el 38% del volumen de inversión. Además, el 17% de los principales inversores en este año fueron alemanes, el 15% estadounidenses, el 10% británicos y el 9% franceses. 

Pese al contexto pandémico, el elevado capital existente en los mercados y las rentabilidades atractivas del sector inmobiliario seguirán atrayendo inversores al sector. 

Sector de la construcción sufre por la baja inversión

Debido a la crisis sanitaria, la contratación de obras públicas licitadas y contratadas se hundió hasta el 63%. Esto representa una pérdida de casi 2.500 millones de euros en el caso de las licitaciones y de 3.000 millones en las contrataciones. El retroceso es similar al registrado en 2011, en plena crisis financiera. 

Es por ello que el sector de construcción espera que los 34.600 millones de euros procedentes de fondos europeos reactiven la maquinaria de la Administración para licitar nuevos proyectos. 

La patronal de las grandes constructoras (Seopan), junto con la patronal de las empresas de ingeniería Tecniberia, le propusieron al Gobierno un plan de inversiones.

El mismo tendría un valor de 100.428 millones de euros, los cuales serán destinados a la modernización de las infraestructuras en el país. Además, garantizaría hasta 1,4 millones de puestos de trabajo a tiempo completo en el área de construcción hasta el año 2026.

Las subvenciones por parte del Estado llegarían a los 12.740 millones de euros. Esto supone el 17,8% de las ayudas destinadas a España. Por su lado, la inversión privada coparía el importe restante, hasta los 100.000 millones de euros. Es decir, el 87,3%.

Entonces, por cada euro de inversión pública se activarían siete euros de fondos privados. El retorno fiscal alcanzaría los 43.292 millones de euros, con una actividad económica inducida total de 190.500 millones para todo el período.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here