(Tiempo de lectura: 2 min)

El grupo aéreo International Airlines Group (IAG) ha perdido 1.683 millones de euros en el primer trimestre del año, por el cierre de fronteras que surgió a partir de la crisis sanitaria, y admitió que no vislumbra una recuperación hasta 2023. Por esta razón la aerolínea reducirá en sus operaciones.

El jueves pasado la compañía aérea había dado a conocer que obtuvo 4.585 millones de euros en el primer trimestre del año, lo cual representa un 14,5% menos que el año anterior.

El grupo – que está conformado por British Airways (BA), Iberia, Vueling, Aer Lingus y Level- ha sufrido un desplome comercial después de que países en todo el mundo impusieran estrictas medidas de confinamiento para contener la propagación del coronavirus y optaran por cerrar fronteras.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh reveló que marzo fue el mayor mes de declive, ya que los dos primeros meses del año, antes de que el COVID-19 se declarara pandemia, los indicadores habían sido similares a los del 2019.

Además, consideran que el segundo trimestre sea “considerablemente peor” por la incertidumbre generada a raíz de la pandemia y a futuro los viajes podrían verse mermados por la capacidad adquisitiva de los clientes, que se ha reducido un94% desde finales de marzo. De modo que la empresa no facilitará las previsiones de beneficios para todo 2020, ha dicho.

Intento por el balance

Antes de que se desatara la crisis, IAG contaba con un balance y una liquidez que a 31 de marzo sumaban 9.500 millones de euros, importe que en solo un mes, a 30 de abril, se incrementó hasta los 10.000 millones de euros, explicó IAG en una nota de prensa.

Para aumentar la liquidez, el grupo aéreo se ha advocado al Instituto de Crédito Oficial (ICO), así como a la británica Coronavirus Corporate Finance Facility. Además ha prorrogado la línea de crédito renovable de British Airways.

Para abril y mayo, el nivel de costes operativos se ha reducido a la mitad, al igual que su capacidad de transporte para julio, que planean recortar en un 50%.

La aerolínea no espera que el nivel de demanda de pasajeros registrado en 2019 se recupere antes de 2023, lo que hace “esencial” nuevas medidas de restructuración en el conjunto del grupo, según Walsh.

El directivo explicó una de las medidas que se plantea es el recorte de personal y para ello la compañía debe llevar a cabo un proceso en el Reino Unido en virtud de la legislación en vigor. Ya en España el grupo aéreo había aperturado expedientes de regulación temporal del trabajo (ERTE) para más de la mitad de sus empleados.

Antes de partidas excepcionales del primer trimestre, la pérdida de las operaciones de IAG fue de 535 millones de euros, frente al beneficio operativo de 135 millones el año anterior.

Junto con el desplome del turismo otro sector que se ha visto realmente afectado es el de la hostelería.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here