(Tiempo de lectura: 2 min)

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) proyecta que el PIB caerá un 11,3% este año debido a la pandemia de COVID-19. De ocurrir, la tasa de paro subiría un 15,9% y el déficit público un 13%. No obstante, también calcula una recuperación parcial en 2021 del 6%, pero la tasa de paro será del 18,8% y el déficit del 9,5% del PIB.

El IEE dio a conocer la información en su último informe de Coyuntura Económica, el cual corresponde al segundo semestre del 2020. Íñigo Fernández de Mesa, presidente del IEE, prevé que la recuperación podría completarse, a lo sumo, en 2023, pero será desigual por regiones y sectores.

El industrial y el de manufacturas tendrán una recuperación veloz. En cambio, el ritmo del de los servicios será más pausado, al igual que el de las islas por la baja afluencia de turistas.

El director general del IEE, Gregorio Izquierdo, explicó que hay mucha incertidumbre para el cuarto trimestre. Habrá un avance tenue del PIB, pero no está descartado que sufra una recaída durante dicho período por los rebrotes y la aplicación de restricciones en algunas regiones. 

Esta previsión del IEE está tres décimas por encima que la proyección de julio. Sin embargo, mejora en cinco décimas el repunte previsto para 2021, hasta el 6%. Se espera que la demanda interna suba un 5,3%, con un avance del consumo privado (+5,5%) y la inversión de capital fijo (+10,7%).

Por otro lado, el presidente del IEE valoró el impacto de los ERTE en la tasa de paro y de empleo. Las estimaciones iniciales ubicaban a la tasa de paro en el 20% para este año y el 22% para el año entrante. Ahora proyectan que la tasa de desempleo llegue al 15,9% este año y al 18,8% en 2021.

IEE prevé que el déficit llegará al 13% este año

En lo que respecta la consolidación fiscal, el IEE empeoró sus proyecciones, pues ahora estima que el déficit público será del 13% del PIB. En cambio, en 2021 bajará al 9,5%. La razón detrás de este aumento es el efecto de las medidas económicas para contener la pandemia sobre el endeudamiento público.

El presidente del IEE mencionó que, por sugerencia de la Comisión Europea, las reglas fiscales seguirán suspendidas. Sin embargo, a partir del año que viene, los países miembros tendrán que idear y aplicar estrategias para reducir su déficit y deudas públicas. 

Asimismo, resaltó la necesidad de hacer reformas estructurales y pidió que se ponga especial atención en la eficiencia del gasto. En vez de aplicar un aumento de impuestos, a su juicio, hay que reformar mecanismos de valoración y buscar mayor colaboración público privada.

En cuanto al plan de armonización fiscal del Ejecutivo, el IEE considera que esconde un aumento de la imposición patrimonial. Por ello, solicitó “no prohibir los modelos tributarios de los territorios que mejor desempeño alcanzan”. Además, defendió la corresponsabilidad fiscal, pues considera que es “buena y positiva para todos”.

Retos para el 2021

El IEE estima que el mayor desafío al que deberá enfrentarse la economía española el año entrante es evitar que los niveles de deuda y déficit no suban al ritmo que lo hicieron este 2020. 

Entonces, el organismo sugirió una estrategia a medio plazo en materia fiscal y de pensiones, así como para la sostenibilidad de la deuda pública. También aconsejó aplicar reformas en materia de formación, con el fin de aumentar la productividad. Asimismo, propuso dedicar mayor inversión pública en I+D+i, mejorando el sistema de incentivos fiscales.

De igual forma, pidió que el Gobierno aproveche adecuadamente los fondos europeos. Considera que es imprescindible invertir en proyectos “viables” con perspectiva de largo plazo que permitan retornos futuros.

Para el correcto uso de los fondos, el IEE afirma que es fundamental la colaboración público privada. Cada euro público puede acarrear tres euros de inversión privada. De este modo, el efecto multiplicador elevaría en 4,4 puntos el PIB.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here