(Tiempo de lectura: 3 min)

 Hungría reforzará su frontera meridional desplegando más de 2 mil policías y varios helicópteros a partir del 15 de septiembre del año en curso. Por otro lado, el partido conservador gobernante ha iniciado un trámite legal que le permita movilizar al Ejército. Estos medidas se están tomando debido al incremento desmedido del movimiento de inmigrantes a través de sus fronteras. Según los reportes, se registró ayer la entrada récord este año de 2.533 inmigrantes en un sólo día. Se conoció que la mayoría de ellos eran refugiados de Siria y Afganistán.

La agencia de noticias MTI, reportó disturbios en el centro de refugiados de Röszke, cerca de la frontera con Serbia. La policía de Hungría usó gases lacrimógenos este miércoles para dispersar a unas 200 personas que protestaban por la lentitud de los trámites. Otras fuentes señalaron que algunos de los refugiados reaccionaron agresivamente. Informan que se negaron a que las autoridades registraran sus huellas dactilares. Esto es un requisito para solicitar asilo en otro país europeo.

Se pudo conocer que la mayoría de los inmigrantes ilegales que llegan a Hungría sólo utilizan el país como tránsito en su camino.  Se destino final se encuentra en Estados más ricos, como Suecia y Alemania, donde una gran parte de ellos espera solicitar asilo. Por esta vía más de 120 mil personas han entrado en Hungría en lo que va de año. Esta es la primera estación en una ruta de la UE que permite la libre circulación a través de 26 Estados europeos. 

Hungría y su valla fronteriza: un obstáculo que aparenta no no ser efectivo

Hasta el momento, la valla fronteriza que Hungría construye a lo largo de sus 175 kilómetros con Serbia no ha podido frenar la llegada de refugiados. Por el contrario, atrae cada vez más a muchos que intentan cruzarla antes de que esté terminada. Este país de Europa central pretende erigir una segunda alambrada que piensa tenerla lista antes de noviembre. Esta tendría cuatro metros de altura y se complementará con la primera valla con cuchillas, de metro y medio de altura.

Los medios de comunicaciones húngaros han mostrado al mundo  imágenes de cómo los refugiados cruzan la valla. Las gráficas muestran a mujeres y niños, usando mantas y sacos de dormir para protegerse de los cortes de las cuchillas. Las familias recurren a estos medios para lograr su cometido de poder pasar al otro lado.

Por otro lado, se calcula que unos 10 mil inmigrantes han llegado a Serbia desde Macedonia en los últimos días y se dirigen hacia Hungría. Estas personas siguen la ruta de los Balcanes, que les lleva de Turquía a Grecia por mar. De allí, el destino final es Macedonia. De esta manera se evitan una peligrosa travesía en barco por el Mediterráneo desde el norte de África.

Posición de los gobiernos ante la inmigración ilegal

El Gobierno húngaro del nacionalista Viktor Orbán mantiene un duro discurso contra los refugiados. Los vincula con el incremento del terrorismo y la criminalidad. De igual manera los acusa de ser un peligro para la identidad europea. Por lo tanto, la fracción gubernamental convocó a  las comisiones parlamentarias de Defensa y Seguridad Nacional. Busca de esa manera preparar una ley que autorice movilizar el Ejército para proteger las fronteras.

De acuerdo con declaraciones de Szilárd Németh, diputado del partido oficialista Fidesz, Hungría no debe defender sólo sus fronteras, sino también las de la Unión Europea. También, se lamenta de que Bruselas se muestra incapaz para tratar la situación actual. Remata diciendo que, dado que la UE no ha podido manejar la llegada de refugiados, Hungría adoptará las medidas necesarias para garantizar la seguridad de sus fronteras.

En Serbia, la ministra de Integraciones Europeas anunció que su Gobierno tendrá listo para el fin de semana un plan. A través de él buscará gestionar la afluencia de refugiados. Asimismo solicitará a la Comisión Europea ayuda financiera para paliar la crisis.

Por otro lado, Belgrado advirtió de que prohibirá cualquier manifestación contra los inmigrantes. Especialmente, las del tipo como la anunciada por organizaciones ultranacionalistas serbias para el 31 de agosto. “No vamos a permitir una expresión de intolerancia y odio”, aseguró el ministro del Interior, Nebojsa Stefanovic.

En República Checa, el viceprimer ministro y responsable de Finanzas, Andrej Babis, solicitó cerrar las fronteras exteriores de Schengen. Tal solicitud la hizo en el marco de una entrevista al diario “Právo”. “Tenemos que evitar la llegada de inmigrantes”, aseguró el político. De igual manera abogó por declarar que la UE no puede acoger a tantos refugiados llegados de todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here