(Tiempo de lectura: 3 min)

Un gigante de Asia, India, resolvió no permitir a dos empresas de otro gigante regional, China, ser parte del despliegue de las redes de telecomunicación 5G.

Esta decisión, que está en línea con lo que han llevado a cabo antes otros países –a instancias de los Estados Unidos–, promete sumar rispideces a la relación entre ambas potencias asiáticas.

Según se informó esta semana desde el Ministerio de Telecomunicaciones indio, se le otorgó permiso a una decenas de empresas, entre las que están Ericsson, Nokia y la unidad de redes de la surcoreana Samsung.

No tener la posibilidad de llegar a India con las redes de próxima generación no es un tema menor para las compañías chinas, el segundo mercado más grande del mundo por cantidad de usuarios de smartphones.

Hay que recordar que el mes pasado, los Países Bajos acusaron a Huawei de realizar espionaje a través de sus redes, algo que la compañía china negó.

Esta misma afirmación viene haciendo desde que los Estados Unidos comenzó la “guerra” contra la empresa china en 2018, cuando Donald Trump era presidente.

Aunque Huawei ha dicho recientemente que espera tener mejores relaciones con los Estados Unidos desde que está Joe Biden en la Casa Blanca, lo cierto es que en los hechos, hasta ahora, se demuestra lo contrario.

Pruebas en India con 5G

Desde el Ministerio de Telecomunicaciones de India explicaron que la selección de una decena de empresas respecto de las 5G es para que realicen pruebas de despliegue y seguridad, y no se trata de una confirmación contractual.

Jio es uno de los operadores que será parte del despliegue de las redes 5G.

Asimismo, el gobierno aclaró que deberán extender las pruebas a ámbitos rurales indios, y no sólo probar la eficiencia en las ciudades. De lo contrario, no serán seleccionadas.

Si bien Delhi no ha decidido bloquear la llegada de las empresas chinas, el hecho de no haberlas seleccionado para estas pruebas es una demostración más que evidente de que la decisión es no permitir su llegada al país.

Basta decir que Huawei es líder en el segmento de las redes de telecomunicaciones y que ZTE es una de las cinco más importantes del mundo por cuota de mercado.

Además del hecho que buena parte de los teléfonos que hoy están en uso en India son de esas dos marcas chinas.

Seguridad y confiabilidad, dos temas recurrentes

Para muchos no fue una sorpresa la decisión de India, toda vez que desde hace meses desde el gobierno se viene diciendo que harían foco en la seguridad y en que sean “equipos de fuentes confiables” los que se instalarán en ese país.

Cada vez que un funcionario indio ha hablado de las 5G, siempre ha remarcado a la seguridad y a la confiabilidad de las nuevas redes como temas prioritarios.

Esos dos son los puntos que más se le cuestionan a Huawei.

Además, se especula que el gobierno podría publicar un listado de proveedores que estarán prohibidos para ciertos dispositivos que conforman los kit de redes de telecomunicación, algo similar a la “blacklist” que llevó adelante los Estados Unidos en 2019 para evitar que sus empresas puedan comerciar con compañías chinas.

Huawei

Preocupaciones de seguridad global

Huawei ha sido excluido del desarrollo de 5G en varios otros países, desde el Reino Unido y otros países europeos, hasta Australia y los Estados Unidos.

Como explicamos antes, la empresa se encuentra en la llamada lista de entidades que el Departamento de Comercio estadounidense considera peligrosas y les restringe su acceso a productos fabricados relacionados con la tecnología y el software de Estados Unidos.

El país que hoy gobierna Biden dice que China podría utilizar a Huawei para espiar, a través de sus equipos 5G, y enviarle información a Beijing.

Incluso le ha ordenado a varias de las empresas de telecomunicaciones estadounidenses que quiten de sus redes a los equipos de Huawei.

Huawei ha negado siempre estas afirmaciones. Dice que no es una amenaza para la seguridad nacional de ningún país y que no comparte ninguna información con el gobierno de Xi Jinping.

Los operadores móviles, en tanto, advierten que excluir a Huawei de las redes 5G podría aumentar el costo y ralentizar el despliegue.

Las redes 5G conforman la quinta generación de tecnología inalámbrica, son mucho más rápidas que sus predecesoras y permiten conectar muchos más dispositivos al mismo tiempo. Opera en altas frecuencias, por lo que requieren más capacidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here