(Tiempo de lectura: 3 min)

Huawei Technologies retrocedió drásticamente en los puestos del ranking de venta de unidades de smartphones a principio de este año: ya no se encuentra entre las primeras cinco ubicaciones.

Está muy lejos de lo que vivía en 2020, cuando encabezaba el ranking.

Guo Ping, el presidente de la empresa china, no se mostró afectado y ha informado que tienen pensado la ampliación del comercio de smartphones “a pesar de las penalidades de EE.UU”.

En el 2019, el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, se encargó de acusar a la multinacional tecnológica porque representaba una “amenaza” para la seguridad nacional, por lo que la excluyó de las listas de exportaciones y la apartó del acceso a tecnologías clave que se manufacturan en ese país.

Todo ello fue lo que repercutió de manera negativa en sus desarrollos de diseño y en la producción de sus propios microchips y diversos componentes de proveedores externos.

El presidente de Huawei declaró que todos saben que los microchips utilizados en los teléfonos celulares necesitan tecnologías avanzadas y bajos niveles en el consumo de energía. Y agregó que la empresa es capaz de desarrollar esta clase de diseños, pero necesitan tiempo para desplegar sus proyectos.

No obstante, añadió que estas dificultades pueden solucionarse y que la compañía continuará en el mercado de los teléfonos inteligentes. “No nos vamos”, dijo, desalentando algunas voces que aseguraban que Huawei tiene pensado salir del negocio de los smartphones.

Huawei

Huawei y sus socios locales

Huawei tiene planeado una serie de acuerdos de cooperación con algunos de sus socios locales con el objetivo de optimizar su tecnología. Esto también va a beneficiar a la empresa, porque podría acceder al silicio que se produce en el país.

Guo dijo también que su compañía va a continuar siendo una de las más sobresalientes en el sector de los smartphones y va a recuperar la cima en la que estuvo. “Lo lograremos gracias a nuestros avances en la producción de nuestros propios microchips”.

Huawei Technologies retrocedió drásticamente en los puestos del ranking de venta de unidades de smartphones a principio de este año: ya no está entre los primeros cinco.

De igual manera, la gigante tecnológica ha presentado nuevos modelos, los P50, los cuales constituyen sus primeros teléfonos inteligentes con el sistema operativo HarmonyOS de fábrica. Si bien los P50 tienen chips Qualcomm, continúan teniendo tecnología 4G.

Esta característica empaña el alto nivel fotográfico que Huawei ha integrado en sus móviles como un aspecto relevante a la hora de competir en un mercado cada vez más atestado.

Por fuera del sector de teléfonos inteligentes, la compañía puso el foco en la ampliación de su ecosistema de productos impulsados por su reciente sistema operativo HarmonyOS, que demostró gran integración, pero que aún tiene mucho por delante para competir con iOS y Android.

Las trabas de EEUU siguen allí

Huawei continúa siendo uno de los protagonistas a nivel global en lo relacionado a la construcción de cadenas de infraestructura de telecomunicaciones con el objetivo de extender la red 5G.

Actualmente, Huawei es la empresa tecnológica que encabeza el mercado. Esto se debe a su gran experiencia y a los precios por debajo de los de otras compañías. Sin embargo, ha dejado de crecer más que el resto. Y eso se lo debe a Trump.

Por debajo de ella se encuentran las compañías nórdicas, Nokia y Ericsson, que han perdido los primeros puestos del ránking con el auge de los smartphones hace más diez años.

Con el objetivo de que Huawei no continúe su expansión, Estados Unidos sigue influenciando a sus aliados con el objetivo de que no recurran a la tecnología de la empresa asiática para las redes 5G en lo relacionado a la infraestructura que necesita este renovado sistema de telecomunicaciones.

El inconveniente es que los estadounidenses no pueden brindar otra opción y, además, no poseen una política fuerte en relación con este tema. De allí que los intentos de apoyar a rivales de Huawei en este sector del mercado sea casi imposible.

Una última estrategia del país de Joe Biden fue comprar acciones en Nokia y Ericsson. El plan ha sido respaldar el desarrollo de la infraestructura de nuevas redes proveniente de estos dos rivales de la gigante china.

Además, intentó sostener compañías locales, como Qualcomm e Intel, con el objetivo de convertirlas en piezas claves de la producción de los chips 5G.

A pesar de estas tácticas, actualmente Estados Unidos no tiene una empresa que sea capaz de brindar una red completa, a diferencia de Huawei.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here