(Tiempo de lectura: 3 min)

El banco de origen británico HSBC, uno de los mayores prestamistas en Europa, dejará el negocio minorista en los Estados Unidos. Las operaciones incluyen la venta de 90 oficinas y el cierre de aproximadamente 40 sucursales que se encuentran en ese país.

Actualmente, cuenta con 148 puntos de contacto con los clientes.

Todo esto, con el objetivo de reposicionar la actividad dirigida a clientes que poseen altos patrimonios y buscando otros destinos más rentables en el mercado internacional. En especial, en Asia.

De acuerdo con lo comunicado oficialmente, venderá parte de su patrimonio a otros bancos, entre los que se incluye el Citizens Bank, que recibirá el negocio minorista de la costa Este de los Estados Unidos.

Además de la cartera online y las sucursales, el HSBC transferirá al Citizens Bank cerca de 9 mil 200 millones de dólares (7 mil 525 millones de euros) en depósitos y 2 mil 200 millones de dólares (1.799 millones de euros) en préstamos.

Compradores

En el otro lado del país que conduce Joe Biden, en la costa Oeste, el banco británico le venderá el negocio a Cathay Bank.

La transacción incluye gran cantidad de oficinas y depósitos estimados en aproximadamente mil millones de dólares (unos 818 millones de euros) y 800 millones de dólares (654 millones de euros) en préstamos.

Por su parte, HSBC se quedará con una reducida red de oficinas, alrededor de 25.

Esas sucursales serán transformadas en diferentes centros internacionales de gestión patrimonial con el objetivo de prestar servicio a los clientes más adinerados, entre ellos, muchas compañías importadoras.

Unas 40 sucursales, en tanto, dejarán de existir, ya que no pasarán a formar parte de los negocios de los bancos compradores ni están en los planes de reconversión propios.

Nueva etapa

Noel Quinn, el consejero delegado del banco, habló sobre los negocios en los Estados Unidos y los calificó como “óptimos”.

Sin embargo, dijo que el problema ha sido que les hace falta más escala para poder competir con los bancos locales.

Además, explicó que la presencia de la empresa en EE.UU. es una pieza clave para la red internacional y significa un pilar importante en los planes de crecimiento.

Luego de los cambios, HSBC va a pasar de una base de clientes de 1,4 millones, a sólo 300 mil, pero con un alto valor patrimonial, porque dejará de prestar sus servicios tanto a consumidores que tienen balances por debajo de 75 mil dólares como a empresas con volúmenes de negocio menores a 5 millones.

Quinn habló de “un nuevo capítulo en la historia del banco” en el territorio estadounidense, que va a centrar únicamente sus objetivos en las fortalezas más competitivas, conectando a los clientes mayoristas y a los más ricos, con los mercados internacionales.

Nuevo rumbo

Además, el consejero delegado de HSBC para Estados Unidos y las Américas, Michael Roberts, dijo que la estrategia que llevarán a cabo es un “gran paso” para que la empresa sea de alguna manera “más simple” y con mayores niveles tanto de rentabilidad como de sostenibilidad.

A principio de este año, la entidad británica dio a conocer que se encontraban en estudio algunas opciones estratégicas que llevaran a un mejoramiento en la rentabilidad de su negocio minorista en EE.UU, ya que actualmente está centrado en el mercado asiático.

Ese es ahora su mayor objetivo.

HSBC: su estrategia

La estrategia en los Estados Unidos es parte de un plan más amplio de reestructuración de la entidad. 

A finales del 2020, y como parte de su esfuerzo para ahorrar costos por aproximadamente 4,5 mil millones de dólares, el banco decidió deshacerse de 35 mil puestos de trabajo en todo el planeta.

Según la entidad británica, no le costarían una pérdida significativa los acuerdos con Citizens Bank y Cathay Bank, sólo unos 100 millones de dólares en costos financieros de la transacción.

HSBC está obteniendo la mayor parte de las ganancias en Hong Kong

A principios de este año, el banco estableció además la ampliación de su negocio de gestión patrimonial en ese destino, donde obtiene grandes beneficios de las transacciones de empresas que comercian con China.

Tanto en China como en Hong Kong, el HSBC planea invertir casi 4 mil millones de dólares y emplear a más de 5 mil asesores.

Durante el 2020, HSBC ya había cerrado unas ochenta sucursales en Estados Unidos. Parte de la red se la vendió a sus competidores, como JP Morgan y Bank of America.

El bajo volumen de negocio en ese país y los cambios derivados de la crisis que dejó el coronavirus, además de un período de tasas de interés demasiado bajas, han precipitado la decisión del banco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here